No sólo es un asunto de costos

EdificiosPongamos atención en los siguientes datos acerca del ambiente construido, el cual tiene un inmenso impacto en nuestra vida cotidiana, sobre nuestra sociedad y, principalmente, en el mundo natural. Según el Consejo del Edificio Verde del Reino Unido (UKGBC por sus siglas en inglés), a nivel mundial las construcciones emplean entre 40 y 50 por ciento de los materiales provenientes de los recursos naturales, utilizan 20 por ciento del agua, consumen de 30 a 40 por ciento de la energía generada y contribuyen con 30 por ciento de la producción de emisiones de bióxido de carbono a la atmósfera.

Es frecuente escuchar las advertencias sobre el cambio climático y el consumo de recursos renovables y no renovables. En este sentido, los edificios públicos se constituyen como promotores idóneos para la transformación de conciencias, sobre la urgencia de mejorar la eficiencia y la eficacia de las construcciones.

En la construcción de un nuevo edificio, o bien en la adaptación o remodelación de alguno existente para uso público, se deben tomar en cuenta los siguientes aspectos: la ubicación del edificio; las características del destino público del edificio y de su diseño en condiciones específicas de ubicación, tiempo y recursos considerados; las especialidades que participan en su diseño y construcción; las características del financiamiento que impulsan su ejecución; las mejores prácticas empleadas en la gerencia del proyecto; las condiciones de operación y mantenimiento a lo largo de su vida; la evaluación y lecciones aprendidas sobre la ejecución del proyecto. A continuación se refieren comentarios breves sobre cada tema.

• UBICACIÓN

Como requisito indispensable, un edificio público requiere áreas que cuenten con un uso de suelo definido para el fin que se pretende y que además exista el equipamiento urbano necesario, como transporte, suministro de agua potable y abasto energético.

La ubicación debe seleccionarse con base en la historia del terreno, es decir, que esté libre de riesgos, entre ellos, contaminación de suelo, grietas, áreas inundables, suelos altamente deformables y cercanía a infraestructura con alta probabilidad de sufrir riesgos, como ductos de hidrocarburos.

• DESTINO DEL EDIFICIO

Se ha establecido como una práctica necesaria, la identificación de los involucrados en llevar a cabo el proyecto, tanto de aquellos a favor, como de aquellos que están inconformes y cuyas acciones pueden bloquear su ejecución.

Un equipo de trabajo identificará los riesgos asociados con el proyecto y propondrá medidas de mitigación de impactos y de los tipos de remediación de los mismos, con énfasis en promover los beneficios del proyecto, a partir de estrategias que involucren la participación de los grupos interesados y que están a favor del proyecto.

• ESPECIALISTAS

A nivel nacional e internacional, se considera conveniente involucrar a integrantes de capacidad reconocida, desde los inicios del proyecto, con el fin de que aporten conocimiento, experiencia y propuestas de solución a las expectativas que se tienen en cuanto a los recursos necesarios, el tiempo disponible para la ejecución y las limitaciones o restricciones impuestas al proyecto.

Es necesario identificar el “ciclo de vida del proyecto”, desde sus etapas de validación de factibilidad, pasando por las etapas de diseño, construcción, operación y mantenimiento, llegando quizá a la etapa de desmantelamiento o cambio de uso. En cada etapa participan nuevos integrantes del equipo que deben ser cuidadosamente seleccionados.

• FINANCIAMIENTO

Las empresas constructoras deben usar métodos de planeación y gestión de proyectos para aumentar la eficiencia de sus procesos productivos. Asimismo, el sector privado tendría que establecer relaciones de tipo partnering (asociación de varias empresas), con el propósito de ofrecer condiciones de alta eficiencia y calidad a precios competitivos.

No se trata de que la obra tenga el presupuesto más bajo, sino que el proyecto logre integrar las características de sustentabilidad planteadas desde su inicio.

Algunas limitaciones para la ejecución de proyectos sustentables son la disponibilidad de recursos económicos públicos, los tiempos para la aplicación de los nuevos proyectos y la falta de consenso del cabildo para su autorización.

Sin embargo, la autonomía municipal facilita una óptima toma de decisiones, a partir de la consideración de los factores involucrados en la concepción del proyecto, así como de emplear mecanismos que redunden en la captación de recursos aplicables al proyecto.

La participación de los gobiernos estatales en obras municipales implica sujetarse a la Ley de Obras Públicas estatal , y la participación de recursos federales implica sujetarse a la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las Mismas. Otro esquema es la participación público-privada.

• MEJORES PRÁCTICAS

Existen instituciones a nivel internacional que han generado metodologías afines a la planeación y gestión de proyectos que, en mucho, se sustentan en mejores prácticas generadas a partir de la experiencia y bases teóricas.

Algunas de esas instituciones son: Project Management Institute, Lean Construction Institute, Construction Industry Institute y United States Green Building Council. También es posible informarse de las mejores prácticas en construcción, a través de las cámaras industriales, colegios de profesionales y las universidades.

• CONDICIONES DE OPERACIÓN

Lograr la sustentabilidad en edificios públicos puede tener dos enfoques: visualizar la eficiencia de un solo edificio, ya sea nuevo o remodelado; y visualizar la eficiencia de un grupo de edificios.

El primer caso se refiere a organizar, desde su inicio, un proyecto para un edificio nuevo o para su remodelación; mientras que el segundo considera la operación, mantenimiento y estado actual del grupo de edificios. Bajo esta última perspectiva se debe buscar, paso a paso, el logro de eficiencias y de mitigación de impacto al medio físico-natural.

• EVALUACIÓN

Una de las etapas de la gerencia de proyectos de construcción está constituida por el cierre del proyecto. Dentro de esta etapa, una de las mejores prácticas es realizar un análisis de los aciertos y oportunidades aprovechadas en el desempeño global del equipo que concretó la ejecución del proyecto, así como un profundo estudio de aquello que salió mal con el fin de identificar las causas y establecer medidas para evitar las situaciones de riesgo, inviabilidad o falta de compromiso.

• OPORTUNIDADES

El mejoramiento continuo, tanto a nivel de dependencia pública, como de empresa privada, es una tarea que debe realizarse día con día. Estar al tanto de las innovaciones, alternativas de acción y mejores prácticas es indispensable para aprovechar las oportunidades en el desarrollo de proyectos de edificación.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: