Presentan soluciones para reducir basura

Publicado Por

Compartieron experiencias exitosas que pueden replicarse en territorio mexicano sobre generación de energías limpias y destino final de los RSU

Michael Pollmann.
FOTO: ROSALÍA MORALES

Ciudad de México.- El problema de la acumulación de los desechos sólidos urbanos se ha incrementado a medida que la población aumenta, tan solo en México las autoridades del gobierno de la Ciudad de México estiman que diariamente se generan en la zona metropolitana entre 14 mil y 19 mil millones de toneladas de residuos sólidos, de los cuales casi la mitad son generados por los hogares y 23 por ciento por comercios y mercados, de los cuales se recolecta apenas 70 por ciento.

Ante la creciente preocupación de la ciudadanía y los gobiernos locales sobre la generación, acumulación y deposito final de los residuos sólidos urbanos (RSU), se llevó a cabo en México el Foro Internacional de Valorización Energética de los Residuos Urbanos, organizado por la embajada de Alemania, en el que participó como ponente Michael Pollmann, biólogo que hasta principios de este año se desempeñaba como director del Programa de Gestión Ambiental, Urbana e Industrial de la Agencia Alemana para el Desarrollo (GIZ por sus siglas en alemán), y que ahora es subsecretario de Medio Ambiente de la ciudad autónoma de Hamburgo.

El motivo de la v isita de Michael Pollmann a la Ciudad de México y el tema de su ponencia principal en el foro y las reuniones que sostuvo con miembros e integrantes de diversos órganos de gobierno, dedicados a la preservación y sustento de los recursos naturales y el medioambiente, fue compartir experiencias de éxito en diversas ciudades sobre la generación de energías limpias y el destino final de los RSU.

Comenta en entrevista para Alcaldes de México que “no se pueden trasladar las políticas que funcionaron en otras partes del mundo a este país, pero podemos colaborar para que surjan alternativas y adecuaciones que puedan satisfacer la necesidad de disminuir la cantidad de basura que se acumula en el suelo y subsuelo, así como en la búsqueda de energías limpias”.

Tanto Michael Pollmann como la GIZ tienen una amplia experiencia en la colaboración con el manejo de los RSU, razón por la que compartir sus conocimientos con diferentes autoridades de los tres niveles de gobierno, resulta benéfico para los ciudadanos. “En esta ocasión nos enfocamos con alternativas de proyectos ambientales que se puedan implementar, den ventaja a los gobiernos municipales y que puedan también ser adecuados a las necesidades de los estados”, comenta Pollmann.

La finalidad de la colaboración con la GIZ y con Hamburgo, comenta, “es la procuración a través de la aportación de experiencias, de políticas públicas orientadas al bien común que permitan el suministro de los bienes y servicios indispensables para poder vivir acorde con los tiempos que la población requiere”.

Si bien es cierto que en México las condiciones jurídicas, sociales, culturales y políticas distan mucho de ser semejantes a las de Hamburgo, Michael Pollmann asegura que “en México, autoridades tanto locales como estatales y federales, han iniciado procesos de avance en el tema de de residuos sólidos así como su destino final y la búsqueda de alternativas de energías, también se ha mostrado trabajo en la conservación del medio ambiente. Los principales preocupados son los gobiernos municipales, aún falta trabajo por hacer pero se han dado las primeras acciones”.

En el caso de Hamburgo, la prestación del servicio de recolección, manejo y depósito de los RSU es controlado por una agencia estatal “que opera con los estándares de eficiencia y transparencia de una empresa privada aunque no lo sea en su totalidad. El gobierno otorga subsidios dejando que los ciudadanos paguen por el servicio una cantidad de dinero menor y la empresa proporciona los contenedores de colores que permiten la separación de los residuos sólidos. “Esta transición de la administración municipal a empresas publicas independientes del gobierno local ha sido bien recibida por su efectividad”.

El proyecto de cooperación de GIZ con Hamburgo y México permite que se discutan y presenten alternativas que obtengan resultados positivos. “Compartir experiencias es muy importante porque es de esa forma en la que los administradores públicos pueden generar nuevas formas para resolver los problemas ocasionados por los desechos sólidos”, concluye.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: