RIESGOS POR MAL MANEJO DE LA CRISIS: J.J. Rendón

El consultor que hace 2 años ideó la campaña de marketing ganadora de EPN, hoy cree que el gobierno ha pecado de exceso de confianza. Debe corregir su comunicación y hacer cambios en el gabinete

Marcha
El furor que provocó la aprobación de las reformas estructurales, la bandera insignia con la que navegó la administración del presidente Enrique Peña Nieto durante los dos primeros años de su administración, fue opacado por dos sucesos que despertaron la indignación de los mexicanos.

Uno de ellos fue la desaparición de 43 estudiantes normalistas en Guerrero. El otro fue la revelación de la Casa Blanca, una residencia propiedad de la primera dama, Angélica Rivera, ubicada en una exclusiva zona de la Ciudad de México y vinculada a la compañía constructora Grupo Higa, la cual formaba parte del consorcio que construiría el tren de alta velocidad México-Querétaro.

Luego de estos hechos, la aprobación del presidente cayó a niveles históricos. A inicios de diciembre de 2014, sólo 4 de cada 10 personas aprobaba la gestión del mandatario, la cifra más baja para un presidente en los últimos 20 años.
Se trata de la peor crisis de confianza en un gobierno; una en la que, en palabras del jefe de la Oficina de la Presidencia de la República, Aurelio Nuño Mayer, en entrevista con el diario español El País, “la estrategia de comunicación no está funcionando”.

Juan Jose Rendon

Juan José Rendón

SUBESTIMAN AL CONTRARIO

Juan José Rendón, director de la agencia de estrategia y publicidad política JJ Rendón & Asociados Creatividad Estratégica, y autor de la campaña de marketing político del entonces candidato a la presidencia Enrique Peña Nieto, explica en entrevista con Alcaldes de México que ha habido exceso de confianza en el manejo de la crisis.

“Creo que es exceso de confianza o subestimación del contrario. No son los papás (de los estudiantes desaparecidos) el contrario son los grupos que capitalizan lo que les pasó a los papás, y van contra el gobierno”, asegura.

J.J. Rendón, como también se le conoce al asesor de otros 28 candidatos presidenciales en Latinoamérica, considera que en el caso del gobierno mexicano, estos “contrarios” son grupos que han promovido una agenda de la izquierda bolivariana en el país; grupos a quienes les interesa que no se descubra la realidad de los cárteles del narcotráfico en el estado de Guerrero; personas a quienes les interesa que el gobierno esté debilitado para negociar cosas con él; gente que tiene intereses electorales en los próximos comicios; gente que apuesta por una anarquía o una revolución como una forma de salir del estatus quo; grupos que creen que México “mientras esté más enredado” mejor prosperan los negocios ilegales, y la gente resistente al cambio que no quiere ni la reforma fiscal ni la reforma energética, y que se sienten afectados por este gobierno.

“En México hay una cantidad de insatisfacción acumulada que ha sido capitalizada por partidos como Morena, por los macheteros de Atenco, por Marcos en su momento, hay que hablar de todas las crisis que ha habido de manifestaciones, lo que pasó en Guerrero, en Oaxaca, las manifestaciones en el congreso y la acumulación de esa rabia no tiene nada que ver con Peña. Hay actores políticos en México que necesitan, no esta crisis, alguna crisis para generar lo que quieran, unos ganar la elección que viene, no necesariamente a costa de la estabilidad del país, y otros que quieren la anarquía, quieren acabar con las instituciones, que les interesa que el sistema colapse, que el país sea más inviable, que la autoridad tenga menos posibilidad de estar en el poder”, expone

URGE CORREGIR

El experto venezolano, quien en diciembre participo en la VI Cumbre de Comunicación Política que se realizó en la Ciudad de México, es opositor al presidente de ese país, Nicolás Maduro, quien lo ha mantenido exiliado y calificado de apátrida. Desde el año 2000 viste totalmente de negro las 24 horas del día, los 365 días del año, en señal de protesta contra el régimen. Con una larga trayectoria, identifica, como el aire que respira, las señales de una buena o mala estrategia de comunicación política, y por ello sostiene que en el manejo de la crisis por la que atraviesa el gobierno mexicano, no ve agilidad para marcar agenda.

“Lo malo es que cuando esto ya ha ocurrido es muy difícil revertirlo, porque las percepciones que son viscerales, son difíciles de voltear, cuando la gente se convence de que algo pasó de cierta manera, por más vueltas que se le dé sigue entendiéndolo así por años.”

No obstante, Rendón considera que aún no es tarde para revertir la situación. “Yo no digo que por esto ya se crucificaron. En política un día es un siglo, una semana una centuria, es cierto que la gente se olvida de las cosas y cambia, pero hay que aprender de las experiencias.”

Para solucionar una crisis de este tipo, el especialista asegura que desde el punto de vista del manejo de la comunicación integral, el gobierno tendría que hacer una medición a fondo, cualitativa y cuantitativa de la situación, además de buscar los mejores talentos.

También explica que en la dinámica de las crisis se necesitan grupos de tarea, conformados por personas preparadas que estén por encima de la estructura burocrática normal y que hayan trabajado previamente en muchas crisis. Estos grupos de expertos deben entrar en escena, resolver el problema y salir de la misma manera que lo hacen los equipos especiales.

Una actitud acertada del gobierno de Enrique Peña Nieto sería decir: “Que vengan refuerzos, los mejores, donde estén; porque los contrarios están haciendo lo mismo, ven a la sociedad civil quejándose, a la gente molesta y es la tremenda oportunidad para fastidiar al gobierno: se preguntan todo el tiempo ¿cómo hacemos para que caiga, renuncie o pierda puntos? pongamos carteles, en las redes sociales hagan esto o lo otro; háblenle a los amigos de la prensa”. Del lado contrario se ve una estructura sólida trabajando, mientras del lado del presidente Peña Nieto no se ve que la haya.

J.J. Rendón asegura que éste es un buen momento para un “sacudón” del gabinete, es decir, para hacer cambios. “Es un buen momento para cambiar, para entender y para la humildad, para aceptar errores, ofrecer disculpas, la gente lo entiende; a veces es tarde para eso, en este momento no lo es.”

 

Visita nuestro «Estado del Mes»

Banner Estado del Mes

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: