Sin capacitación, gobiernos arcaicos.

Publicado Por

Gobiernos, Arcaicos, CapacitaciónMéxico ha dado pasos hacia adelante en la preparación y dignificación de sus empleados públicos, sin embargo todavía falta camino por avanzar, ya que en el ámbito federal no todos los puestos están considerados dentro de un esquema de servicio público de carrera.

Pero en los estados y municipios, la situación es más complicada, ya que los cortos lapsos de gobierno —entre otros obstáculos— reducen los incentivos para impulsar un sistema integral de recursos humanos, asegura José Antonio Ardavín, director del Centro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en nuestro país.

Advierte que sin un impulso al servicio profesional de carrera en todas dependencias de los tres niveles de gobierno, la modernización de la administración pública se quedaría trunca, porque sería tan perjudicial como relegar los criterios de transparencia y rendición de cuentas o la adopción de las tecnologías de la información.

PANORAMA MIXTO

Con base en un estudio elaborado por la OCDE en 2011, el experto refiere que el servicio profesional de carrera federal, cuyo marco legal data de hace 10 años, sólo cubre a 74 instituciones de un total de 274 —entre secretarías, organismos descentralizados y autónomos—, en tanto que participan 36 mil trabajadores de una base de 1.6 millones.

Esto significa que sólo una parte de la fuerza laboral se encuentra sujeta a criterios definidos de selección, reclutamiento y ascensos, en tanto que el resto de los empleados del Gobierno Federal ingresan mediante mecanismos de designación directa, entre otros.

Sin embargo, el experto describe el anorama de la siguiente forma: “Lo que vemos hoy día es una combinación de dos tipos de funcionarios. Por un lado, tenemos a los que podemos llamar de lealtad, como los secretarios de Estado, y por otro, a funcionarios capacitados que llegan hasta el nivel de directores generales”.

Ardavín considera que esta fórmula genera un aceptable equipo de trabajo, pero reconoce que es preciso consolidar el sistema y extenderlo a más instituciones. Lo fundamental, es que este trabajo de expansión promueva la adopción de principios clave como igualdad, imparcialidad y transparencia, para así fortalecer la credibilidad y la utilidad del paradigma.

Naturalmente, el representante de la OCDE destaca la importancia de compartir experiencias con los estados y municipios, quienes han tenido más dificultades para instaurar y mantener un esquema de gestión de personal. No obstante, hace ver que el sector subnacional ha ganado mayor presencia en el reparto del presupuesto, ya que absorbe más del 50 por ciento de los recursos federales, de modo que el gasto en salarios y prestaciones debe realizarse de forma más inteligente.

REFORMAS NECESARIAS

Con base en el conocimiento que tiene de otros países y sus análisis elaborados sobre el caso mexicano, el organismo internacional recomienda a nuestro país ampliar a cuatro años el periodo de los alcaldes o bien aprobar la reelección, porque de esta forma se garantizaría la continuidad de los programas y por tanto habría oportunidad para que los empleados acumulen experiencia.

En lo que se refiere a los puestos de confianza, que existen en los tres niveles de la administración pública, se pueden retomar ejemplos de otros países que han formulado dos esquemas de servicio público de carrera: uno para cargos administrativos y otro para cargos técnicos. También podría considerarse el caso de naciones como Eslovenia, que cuenta con un programa específico para el personal de base. Otra posibilidad es la instauración de una sola reglamentación nacional que, abarque a los estados y a la Federación, de modo que los empleados puedan trasladarse de una dependencia estatal hacia cualquier institución del centro.

Asimismo, José Antonio A rdavín insiste en que un adecuado reglamento de gestión de recursos humanos debe garantizar la posibilidad de desarrollo y crecimiento de la gente, con base en el desempeño y los resultados de cada quien.

Un punto básico es que todo servicio profesional de carrera debe estar alineado con los objetivos estratégicos de las instituciones públicas, de modo que el personal enga claro qué se espera de él. Pero tambiénes fundamental que se despolitice el sistema, porque cuando se introducen criterios que no son técnicos en la designación de un puesto, sobreviene la pérdida de confianza.

DIPLOMÁTICOS, INSPIRACIÓN

Al hacer un comparativo con otros países, el experto admite que la profesionalización de los trabajadores de gobierno en México es reciente, por lo que su grado de avance es más limitado que el de otras regiones del mundo, como Europa, que tienen una tradición más larga que se remonta al siglo XIX. “No debemos desesperarnos, pero tampoco frenarnos en este camino”, comenta Ardavín.

El especialista considera que el servicio exterior mexicano es la muestra más acabada de lo que debe ser un sistema de gestión de personal, con base en el mérito de los recursos humanos. Su antigüedad es de 50 años, por lo que la experiencia teórica y práctica de dicho reglamento bien puede ayudar a los gobiernos locales a formular modelos propios.

“Vale la pena que las alcaldías, principalmente las más grandes, instituyan estándares de profesionalización de la plantilla de trabajadores, porque es la mejor forma de atender al ciudadano, que aspira a que sus autoridades tomen decisiones técnicas y no discrecionales”, concluye Ardavín.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: