Tecnología y ciudadanos una mancuerna contra la delincuencia

Publicado Por

Frente al aumento de la violencia en México, los ciudadanos demandan herramientas para proteger su patrimonio y estar en constante comunicación con las autoridades

 

FOTO: DREAMSTIME

En los últimos cinco años, la demanda de equipos tecnológicos de seguridad para personas, casas y negocios, especialmente de circuitos cerrados y cámaras de videovigilancia, se ha incrementado como consecuencia de un aumento en los delitos y la percepción de inseguridad de la población.

Los sistemas de videovigilancia son de los más demandados en la última década; las importaciones crecieron casi 15 veces, al pasar de 181 mil 891 sistemas en 2007 a 2 millones 870 mil 512 soluciones en 2017, detalla el Sistema de Información Arancelaria Vía Internet (SIAVI) de la Secretaría de Economía, con una tasa de incremento promedio anual de 23.7 por ciento de 2013 al año pasado.

Según la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Inseguridad 2017 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la tasa de incidencia delictiva por cada cien mil habitantes en 2016 fue de 37 mil 17 víctimas, cifra superior a la estimada en 2015, que fue de 35 mil 497.

Alfredo Peña, director de Cultura de la Legalidad de la organización México Unido Contra la Delincuencia (MUCD), señala, con base en el informe, que la percepción de inseguridad de la población en general es de 74.3 por ciento y la sensación de inseguridad en los ámbitos más próximos como colonia, delegación o municipio es de 46 por ciento.

HERRAMIENTAS EFECTIVAS

De acuerdo con organizaciones civiles, los equipos de seguridad son herramientas que ayudan a la población para disuadir la intención de algún delito. Pero para realmente ayudar a prevenir y perseguir ilícitos, deben estar integradas a buenas prácticas y coordinadas con autoridades.

Orlando Camacho, director de la organización México SOS, indica que ellos apoyan el uso de botones de pánico, sistemas de alerta vecinal y videovigilancia para mejorar la seguridad ciudadana; siempre y cuando formen parte de un proyecto coordinado, apuntalado entre la población y las autoridades de seguridad, y acompañado de la denuncia.

Los equipos, considera, deben estar conectados a un Centro de Comando (CC) de las dependencias de seguridad, ya sea nivel C3, 4, 5 o 6, que cuente con agentes preparados para atender las llamadas de emergencia y personal capacitado para responder a emergencias.

Menciona que en la parte tecnológica no se necesitan muchas cámaras, sino saber colocarlas estratégicamente; con las especificaciones técnicas adecuadas y conexión de datos para mantener comunicación con los centros.

“Los CC deben tener capacidades multicanal para contestar llamadas de emergencia del 911, alertas de los botones de pánico y recibir el video de los sistemas de videovigilancia de los particulares. También tener personal que trabaje bajo protocolos para canalizar de inmediato las acciones adecuadas para cada emergencia; además de contar con policías suficientes y preparados para poder reaccionar efectivamente ante una urgencia médica, secuestro, ataque con arma y asesinato”, precisa Camacho.

Alfredo Peña, de MUCD, agrega que éste es el principal reto. Al activarse una alerta, desafortunadamente, es común que no haya elementos de seguridad disponibles, que tarden en llegar al lugar de los hechos, que no estén adecuadamente capacitados para responder al problema o atender a las víctimas, incluso en las ciudades con mayor número de policías, como la capital de país. Además, el directivo de México SOS advierte que los responsables de los CC deben estar alerta para evitar que sean operados por personal involucrado con la delincuencia que pueda brindar información a las personas incorrectas.

Detalla que en México SOS se crearon Mesas de Seguridad y Justicia (a la fecha cuentan con 33 mesas en 15 estados) donde se reúnen representantes de todos los niveles de gobierno, especialmente alcaldes, y del área de seguridad con grupos de empresarios, académicos e iglesias, entre otros, con el objetivo de generar una agenda común para combatir la delincuencia y darle seguimiento puntual a través de un comité.

En el tema de tecnologías, describe, busca instrumentar buenas prácticas, con una solución integral —equipos, ciudadanía y autoridades— para trabajar perfec tamente coordinados, en un entorno de honestidad y limpieza operativa.

Son proyectos que benefician especialmente a los municipios, que están limitados para poder cubrir completamente su localidad; pero que si se conectan los dispositivos de los negocios y ciudadanos pueden hasta quintuplicar la cobertura.

Desde las Mesas, México SOS busca generar corresponsabilidad entre ciudadanos y autoridades. Por ejemplo, para que el ciudadano conecte sus equipos y abra su información a las autoridades, primero necesita saber cómo funciona el CC de su comunidad y la policía de su entidad; eso garantiza por mucho que se mantenga el control, limpieza y buen uso de la tecnología y la información.

APLICACIONES EN APOYO A LAS VÍCTIMAS

Pero las tecnologías van más allá, las organizaciones civiles impulsan y desarrollan aplicaciones móviles (apps) para apoyar a las personas que han sido víctimas de un delito y reducir la impunidad.

En el caso de MUCD (especializada en apoyar a víctimas del secuestro, homicidios, violaciones y extorsión con acompañamiento jurídico y atención psicológica), en trabajo conjunto con el laboratorio de políticas públicas Ethos y los desarrolladores de tecnología Factico, lanzaron en 2017 Escudo Ciudadano, para evaluar la atención de los Ministerios Públicos (MP) y alertar en caso de corrupción.

Actualmente, la app —que sólo opera en la Ciudad en México— les permite a las víctimas ubicar el MP mejor calificado para levantar su denuncia y en caso de algún problema, darle su apoyo jurídico.

Por su parte, el Instituto Mexicano para la Competitividad, lanzó la app Norma, que ofrece asesoría gratuita paso a paso en tiempo real a las personas que necesitan levantar una denuncia, bajo la tecnología SMS y sin costo, de manera independiente de la autoridad y anónima, para el resguardo de la víctima. Actualmente corre su prueba beta y opera sólo en la Ciudad de México, pero se espera que crezca su cobertura a nivel nacional.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: