Tres tareas para el nuevo presidente

Establecer una coordinación efectiva con los alcaldes para mejorar las condiciones de seguridad, agilizar la implementación de programas sociales y fomentar la generación de más recursos locales propios son puntos clave en los que deberá trabajar el mandatario federal

 

FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO

Con el triunfo de Andrés Manuel López Obrador y del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en varias zonas del país, el 1o de julio de este año, el mapa geopolítico del país ha cambiado en varias entidades federativas y municipios del país.

El reto que le espera al nuevo titular del Poder Ejecutivo en México a partir de este mes es mayúsculo, desde el recibimiento de la constancia de mayoría de votos que avala su triunfo, Andrés Manuel ha llevado una gira de trabajo por todo el territorio nacional, en la que se han abordado temas relevantes.

Adán Larracilla.

Uno de los pendientes del Gobierno Federal que encabezó Enrique Peña Nieto, y que deberá enfrentar la administración entrante es el impulso y desarrollo de los gobiernos municipales. López Obrador ha hecho público su plan de trabajo en 15 ciudades del país, las cuales se caracterizan por tener altos índices de marginación y pobreza, lo cual no implica que la labor con los municipios se l imite a éstas únicamente, pero serán el estandarte del proyecto del próximo titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (Sedatu), Román Guillermo Meyer Falcón, con el nombre de Programa de Mejoramiento Urbano, el cual forma parte de los 25 proyectos prioritarios.

Sin embargo, los pendientes y trabajos que se deben llevar a cabo en los gobiernos municipales de la mano con los alcaldes de todas las regiones del país involucra a todos los actores, apunta Adán Larracilla Márquez, Secretario Ejecutivo de la Asociación Nacional de Alcaldes (Anac).

Desde el inicio de su campaña presidencial y hasta el momento, el Presidente López Obrador ha dejado claro que los objetivos de los proyectos prioritarios de su gestión se basan en impulsar a los gobiernos locales con el fin de bajar la desigualdad y pobreza del país y así lograr también la disminución en los índices de inseguridad. De 2008 a 2016, es decir, en casi nueve años, el número de mexicanos en situación de pobreza creció casi 4 millones pasando de 49.5 millones a 53.4 millones a finales de 2016, según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

En cuanto a la seguridad en el país, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) detalla en los resultados de su Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana, correspondientes al cierre del primer trimestre de 2018, que 76 por ciento de la población de 18 años o más considera insegura la ciudad en la que vive. Por su parte, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), al finalizar septiembre de este año se han superado los 25 mil homicidios en el año.

Adán Larracilla comenta que trabajar en los temas de seguridad es uno de los puntos principales de los 16 que se tienen que trabajar con el nuevo Gobierno Federal. “No ha habido una coordinación real en materia de seguridad, el sistema federal mexicano ha complicado con normas y reglas la coordinación entre los órdenes de gobierno para actuar eficazmente y lo que queremos es lograr una línea de trabajo que impulse a los más débiles en seguridad y reforzar a todos en general.”

Por su parte, Hermilo Pérez Cabrera, Director General de la Asociación de Autoridades Locales de México (AALMAC), comenta que en el tema de seguridad, el nuevo mandatario “propone crear de nueva cuenta la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), un proyecto que viene acompañado de un rediseño de la estrategia nacional de seguridad en el cual se involucre a las alcaldías”, es decir, una relación cercana entre el Gobierno Federal y los gobiernos locales, con el fin de que estos últimos se integren al nuevo modelo de seguridad que “es uno de los puntos principales que tenemos en la agenda municipal, estatal y federal, y uno de los temas actuales que urge resolver”.

Aunado a la reincorporación de la SSP al escenario de la administración federal, existe la propuesta de crear una Guardia Nacional, “un proyecto en el cual es necesario estudiar el impacto y el trabajo que se tendrá y que debe ser de manera coordinada con los gobiernos municipales y los gobiernos estatales”.

TRABAJO COORDINADO

A la par de la seguridad, se han anunciado los programas de desarrollo social y territorial, los cuales tienen injerencia en lo que corresponde a los municipios y, en la opinión de Hermilo Pérez, también se deben trabajar en conjunto. Un ejemplo es el programa de mejoramiento urbano para impulsar el desarrollo de 15 ciudades consideradas como de alta marginación.

El proyecto pretende ser uno de los más ambiciosos de la administración entrante, sin embargo, Hermilo Pérez asegura que no se deben dejar de lado las urbes más pobladas del país, las cuales también tienen sus complicaciones que, de no trabajarlas, pudieran acrecentarse.

“Nosotros, como asociación municipalista, creemos que es importante tomar en cuenta a la población de las zonas metropolitanas más grandes del país, la concentración poblacional que en los últimos 10 años se ha dado en las 56 zonas metropolitanas es de urgente atención.” El apunte del directivo de la AALMAC hace referencia a que, de acuerdo con el último Censo de Población y Vivienda, poco más de 72 por ciento de la población en el país vive en zonas metropolitanas, se estima que para 2030, ese número se incremente exponencialmente, por lo tanto, las principales demandas son servicios públicos y vivienda.

La idea del nuevo mandatario con el proyecto de las 15 ciudades es terminar con “los contrastes que duelen e indignan” tanto en regiones del centro como del sur del país, cuyos habitantes tienen que hacerle frente a una gran cantidad de carencias.

Adán Larracilla refiere que por primera vez, el Presidente presentará el presupuesto después de la toma de protesta, “lo que implica un tiempo mayor para los presidentes municipales, en el que podrán hacer propuestas a los legisladores, así como al equipo de transición y de esta manera sus proyectos puedan ser considerados en el presupuesto”.

Ambos representantes de organizaciones que agrupan a alcaldes de diversas regiones del país, aseguran que dentro de los temas que se tienen que tratar a la brevedad con el Presidente Andrés Manual López Obrador, se encuentran: seguridad y organización de las diferentes dependencias involucradas para una mejor implementación y adecuación de los modelos existentes, nuevos y especiales; también es necesario tratar el tema de los programas sociales que, como menciona Adán Larracilla “llega a haber un exceso de burocracia y tiempo de espera para obtener financiamiento para los proyectos”; por último, impulsar el desarrollo municipal, para lo cual, asegura Hermilo Pérez “debemos trabajar en conjunto con la nueva figura de delegados estatales”.

IMPULSO AL CRECIMIENTO LOCAL

En opinión de Mauricio Merino, académico del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), “el Presidente tiene por objetivo principal hacer llegar la mayor cantidad de recursos económicos a las personas que más lo necesitan y a los grupos marginados, esa fue su promesa de campaña y ha sido una constante en su discurso. ¿Cómo se puede lograr eso? a través y en colaboración con los gobiernos municipales”.

Para lograr que dicha promesa sea posible es necesario tener la decisión, los mecanismos adecuados y un correcto funcionamiento de las instituciones y, en caso de fallar, se requiere, como lo menciona el académico del CIDE, una reestructuración de las formas. “El presupuesto destinado a las políticas públicas es la expresión monetaria de una decisión política”, es decir, que el primer elemento lo tiene cubierto el nuevo gobierno entrante, las instituciones encargadas serán los tres órdenes de gobierno en coordinación con las secretarías especializadas. López Obrador aseguró la creación de una Secretaría del Bienestar, que tendrá la consigna de lograr la principal promesa de campaña, la igualdad social.

Mauricio Merino asegura que, si bien el Gobierno Federal entrante tiene una de las mayores encomiendas, que es lograr que en los municipios se consigan los recursos económicos necesarios para proyectos sociales, programas y políticas públicas, es obligación de los mismos munícipes recobrar su labor de origen y enfocarse en la calidad de vida, en mejorar las condiciones y la salud de quienes en la localidad habitan, “no hacer obras sin ton ni son que no ayudan”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: