Policía pacificadora en Río de Janeiro

Rogeiro SeabraLa ciudad de Río de Janeiro, Brasil, vive una nueva etapa de crecimiento gracias a la instalación de la Unidad de Policía Pacificadora (UPP), la cual ha ayudado a que la delincuencia disminuya de tal manera que el desarrollo social de la metrópoli ha crecido desde su creación. Rogéiro Seabra Martins, asesor de Relaciones Institucionales de la Policía Militar del Estado de Río de Janeiro, comenta que la situación en dicha capital hace cinco años era deplorable, ya que la gente convivía con las bandas de narcotraficantes, quienes tenían el control de las favelas desde 1980 y la autoridad no estaba presente en la mayoría de las comunidades.

COMBATE SIN DISPAROS

Anteriormente, las fuerzas policiacas combatían dichos actos con una estrategia agresiva, por lo que existían batallas entre ambos bandos con resultados muy preocupantes.

Los criminales se enfrentaban a la autoridad con armas de fuego por el control del territorio, lo que ocasionaba la muerte de 200 efectivos en promedio cada año. Por tales motivos, la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Río de Janeiro (Seseg-RJ) decidió impulsar una táctica distinta para cambiar la situación en la que se encontraban. Hace cinco años inició la con formación de la UPP, cuyo objetivo es combatir a las bandas delincuenciales, pero también escuchar y cumplir las demandas de las personas, refiere Seabra Martins. En 2008 empezó a funcionar la primera unidad dentro de la comunidad Dona Marta, recuerda el funcionario brasileño.

Actualmente existen 32 unidades de UPP conformadas por 8,900 policías que tienen a su cargo 266 comunidades de las mil que constituyen al municipio de Río de Janeiro.

Alrededor de un millón y medio de personas se benefician con esta medida. Cada unidad –bajo el mando de la Coordinación de la Policía Pacificadora (PPC)—, se encarga de vigilar entre dos y diez favelas, las cuales pueden contener entre mil y 10 mil habitantes, refiere el experto en seguridad.

ESCUCHAR A LA GENTE

Logros de la uppLos resultados han sido tan positivos que a un año de haberse instalado las UPP, los homicidios provocados por la delincuencia disminuyeron 80 por ciento. Si bien actualmente ocurren tres o cinco muertes de policías al año, los avances son muy significativos, explica Seabra Martins, quien fungió como comandante de las UPP en los inicios del programa.

Asimismo, José Mariano Beltrame, titular de la Seseg-RJ, ha dicho públicamente que los crímenes por robo u otras faltas a la ley se redujeron 30 por ciento, por lo que el turismo y las inversiones en dicha ciudad han aumentado.

En cuanto a las labores que realizan los efectivos de la UPP, Seabra Martins aclara que cuentan con una formación distinta a la de los colegas de hace algunos años, pues no combaten la delincuencia con la violencia o con las armas. “Ellos tocan las puertas de las comunidades con el propósito de escuchar a los ciudadanos. Y ese es el éxito de esta policía, que está cerca de las personas y los habitantes tienen confianza en los uniformados.”

El funcionario brasileño aclara que en Río de Janeiro no existen elementos de seguridad a nivel municipal, como sí existen en México. En Brasil sólo hay policías estatales y federales, por lo que la gente tiene la oportunidad de contar con una figura de autoridad más cercana.

De esta manera, el gobierno ya no tiene pretextos para no proporcionar los servicios públicos que la población necesita. Hace algunos años el discurso de las autoridades se sustentaba en el hecho de que no podía llegar a esas comunidades porque eran muy violentas, “pero lo eran precisamente porque no había presencia del Estado”, afirma Seabra Martins.

SERVICIO SOCIAL

Colorado regula venta de cannabisMotoNo es raro que las personas soliciten la presencia de los nuevos policías. Los elementos pacificadores se encargan de hacer llegar las demandas ciudadanas a los funcionarios correspondientes. Asimismo, apoyan a los habitantes a suplir los requerimientos sociales. “Hay policías que llevan a las personas a los hospitales pues no hay suficientes ambulancias; también ayudan a restablecer el servicio de luz o informan a los ciudadanos sobre sus derechos para exigir los servicios que el Estado debe proporcionar, ya que desde hace 40 años existen carencias de salud, transporte, electricidad y agua”, comenta Rogéiro Seabra. Aunque ha habido grandes avances, los retos aún existen, pues la gente todavía no goza de todos los servicios que requiere. Sin embargo ahora se vive un mejor clima, ya que la gente puede salir a la calle, sacar una silla y sentarse a disfrutar del día sin tener miedo, aclara.

El experto en seguridad comenta que para este año se espera instalar ocho UPP más, con lo cual se beneficiará a 860 mil personas. Asimismo, se pretende que 12 mil efectivos resguarden la integridad de los ciudadanos.

En cuanto a la polémica que se ha generado en torno a las medidas que el gobierno de Río de Janeiro ha emprendido para asegurar el bienestar de los turistas en la próxima Copa Mundial de Futbol, a realizarse en junio de este año, Seabra Martins afirma que tales acciones no son una limpieza para dar una buena imagen como se ha argumentado. Comenta que los operativos se realizan para proteger a los ciudadanos y han dado buenos resultados, por lo que las críticas son simplemente comentarios falsos de quienes están en desacuerdo con el poder en turno.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: