Historia de la megalópolis

AvenidaLos años 1968, 1977, 1985 y 1997 tienen en común que fueron momentos de cambio social, pero también se parecen en que tuvieron como escenario la capital del país. Por eso, no es exagerado decir que la transición democrática de México tuvo como epicentro el DF.

Ésta es una de las reflexiones que se desprenden del libro Distrito Federal: sociedad, economía, política y cultura, elaborado por la investigadora Lucía Álvarez Enríquez y editado por la UNAM. Dicha obra hace una reflexión sobre los acontecimientos que dieron forma a la capital en la segunda mitad del siglo XX.

La autora refiere que el año de 1997 es una fecha clave, porque por primera vez el PRI perdió el control del Congreso de la Unión, en tanto que el PRD ganó la primera elección para jefe de gobierno en el DF, lo que transformó el reparto del poder en México en los años subsecuentes.

Pero nada de esto hubiera sido posible sin la larga tradición de movilizaciones sociales que se gestó en la Ciudad de México, a través de grupos de vecinos, mujeres, sindicatos independientes, partidos de oposición y estudiantes, entre otros, quienes como dice el libro, hicieron evidente la decadencia de un sistema político obsoleto e incompetente.

En el ámbito económico, el DF ha sido un claro reflejo de los claroscuros de la apertura económica y la globalización. La desindustrialización de la economía local y el impulso a los servicios profesionales, comerciales y financieros, le dieron un aire moderno a la ciudad; sin embargo, lo que se generó fue un grave desempleo —que todavía no se revierte—, y que ha sido el caldo de cultivo para todo tipo de actividades informales.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: