Municipios ahorradores de electricidad

Una mejor iluminaciónLa creciente demanda de energía de parte de la población y la necesidad de establecer procesos más amigables con el medio ambiente para la generación de electricidad han llevado a los gobiernos municipales a emprender proyectos sustentables, incluyendo la adopción de energías renovables. La cruzada apenas comienza, aunque distintos ayuntamientos del país ya trabajan en acciones que les han permitido, además, lograr ahorros importantes en sus costos de operación por un menor gasto en electricidad

Daniel Gurrión Matías, alcalde de Juchitán, Oaxaca, comenzó a planear su estrategia de gobierno 2011-2014, y habiendo recorrido las cinco agencias y la cabecera municipales sabía que la optimización de energía eléctrica le permitiría tanto ahorros económicos —de al menos 1.3 millones de pesos (mdp) al mes—, como llevar luz a más población y entrar en el desarrollo de energías renovables, como sucede en las grandes ciudades del mundo.

“Nos está costando la energía eléctrica, entre alumbrado público y los gastos del ayuntamiento, en promedio, 1.3 mdp mensuales y eso es mucho dinero; sabemos que podemos ahorrarnos esto y ocupar el recurso para otras cosas. Estamos iniciando un programa en el cual nos vamos a ahorrar en promedio 45 por ciento, lo que se podrá ocupar en muchas cosas que requiere el municipio, en primer lugar”, asegura con optimismo.

Añade que están proyectando un ahorro en su trienio y además la ciudad juchiteca estará bien iluminada, con el alumbrado perfectamente instalado, pero sobre todo con el compromiso de que los trabajos tienen garantía para nueve años; es decir, dos trienios después tendrán iluminada la ciudad a un costo 45 por ciento menor de lo que se paga actualmente. De modo que las próximas autoridades podrán hacer uso de los recursos para otras necesidades.

PresaArturo Fernández Madrigal, investigador titular B de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) aclara por su parte, que ejemplos de ahorro de energía y uso de nuevas tecnologías —al mismo tiempo— son comunes en el país. En San Nicolás de los Garza, Nuevo León, opera el primer proyecto de energía en México y América Latina utilizando como combustible el biogás que se genera en el relleno sanitario de Simeprodeso para obtener electricidad a través de los desechos.

Se dedicaron a confinar los tiraderos de basura, los taparon y al hacerlo queda atrapado el gas que se está generando (metano), el cual tiene los mismos usos que el gas propano que venden en las compañías para uso doméstico. Este gas, a partir de desechos de basura, genera electricidad que se utiliza para el alumbrado público.

En el municipio de Temixco, Morelos, igualmente se confina un tiradero de basura, cerca del centro turístico de Xochicalco, que estuvo abierto durante muchos años. Ahora están quemando el gas que sale al ambiente, pero bien podría utilizarse para generar electricidad.

Con todo, las acciones por parte de los municipios en este ámbito apenas comienzan. “El uso de energía renovable en los municipios todavía es muy incipiente, porque la política del país aún está enfocada en el uso del petróleo”, lamenta el investigador

Recomienda, incluso, tener cuidado en las mediciones y estadísticas que se hacen respecto a este tema, porque la producción de energía renovable no está contabilizada de manera adecuada. La Secretaría de Energía hace, por lo general, un recuento de las instalaciones solares (celdas, calentadores) en todo el país, pero muchas veces no se cuantifica el origen y uso que se les está dando. “Dicen que se vendieron tantos kilowatts (kW) y ya, pero no está especificado para qué sector se está haciendo. Esto porque no se han generado las políticas adecuadas para promoverlo.”

A nivel mundial, la iluminación representa aproximadamente 15 por ciento del consumo total de energía eléctrica. Se estima que en México, el consumo energético por iluminación representa aproximadamente 18 por ciento del consumo total de energía eléctrica. Entre 1997 y 2007, el consumo de electricidad para iluminación creció a un ritmo de 3.9 por ciento anual y se espera que continúe creciendo.

MODELOS DE SUSTENTABILIDAD

Conciencia local

San Nicolás de los Garza, Nuevo León, es quizá el municipio modelo en materia de sustentabilidad energética. Desde hace ocho años ha coordinado tres programas de producción y uso racional que, de 2003 a febrero de 2011, han generado ahorros por 23 millones 964 mil 577 pesos, y que han permitido reducir la generación de electricidad a un monto equivalente a lo que consumen 70 mil casas.

A través de esquemas de cogeneración y autoabastecimiento, se ha impulsado un programa de energía hidráulica que consiste en la producción de electricidad desde unas presas que aprovechan el movimiento del río Coróngoros, ubicado en Michoacán, así como el citado programa de generación de electricidad mediante biogás capturado de los desechos sólidos urbanos. En ambos casos, la producción se usa en alumbrado público.

Martín Rodríguez Méndez, secretario de Servicios Públicos del municipio, refiere que estos planes han sido posibles gracias a la creación de sociedades entre el gobierno local y las empresas Enel, para el caso de la energía hidráulica; y Bioenergía de Nuevo León, en el caso del biogás, que implican necesariamente acuerdos de largo plazo.

“Sí hay que hacer compromisos de más largo plazo porque no se pueden emprender estos trabajos en menos de tres años, y ahí es donde se atoran los gobiernos municipales. Nosotros lo hicimos a un plazo de siete a ocho años y nos vimos conservadores”, comenta el funcionario.

Los beneficios para el medio ambiente y la administración están a la vista. El programa hidráulico arroja, de febrero de 2006 a febrero de 2011, un total de 34.5 millones de kilowatts por hora (kWh) utilizados y ahorros por 15 mdp; en tanto que el programa de biogás aporta 15.9 millones de kW y 4.4 mdp.

Rodríguez Méndez también menciona la instalación de ahorradores electrónicos en los circuitos de alumbrado público, los cuales atenúan la emisión de luz a partir de las 10 de la noche en determinadas zonas de la ciudad. Explica que este programa ha dado como resultado 4.61 millones de kWh utilizados y ahorros por 4.6 mdp.

Para complementar estas acciones, que le han valido a San Nicolás premios del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), el funcionario también menciona la creación de un comité de ahorro de energía municipal, el cual revisa las políticas a seguir en la demarcación, así como las formas de ahorro dentro de la misma administración local.

Vía de nocheOtro ejemplo es Tepalcingo, Morelos, que el año pasado recibió el Premio Estatal para Ahorro de Energía. El plan consistió en sustituir el alumbrado público por luminarias sustentables, tipo VSAP (vapor de sodio en alta presión), lo que ha implicado un ahorro económico de casi 50 por ciento.

Anteriormente, las arcas municipales tenían que cubrir una facturación de aproximadamente 500 mil pesos mensuales, gasto que disminuyó a 260 mil pesos, precisa Felipe Incháustegui Calderón, funcionario municipal y encargado del programa

Incháustegui explica que, desde hace exactamente un año, se cambiaron cerca 2 mil lámparas incandescentes en todo el municipio, con una inversión de aproximadamente 5 mdp. Este programa fue organizado con apoyo del Fideicomiso para el Ahorro de Energía (Fide), que prestó la asesoría técnica y el financiamiento.

“Las condiciones de contratación del apoyo económico fueron muy favorables y terminaremos de cubrirlo a principios de 2012”, comenta el funcionario, quien agrega que Tepalcingo ha sido el primero de los ayuntamientos morelenses en instaurar este tipo de políticas.

El funcionario comenta que el interés del gobierno local era reducir los gastos del municipio, pero también disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero. La electricidad consumida bajó de un promedio de 183 mil 563 kW a 88 mil 727 kW mensuales.

POLÍTICAS DE APOYO

En diciembre de 2010, el presidente Felipe Calderón anunció el programa “Luz Sustentable”, mediante el cual se propone cambiar 47 millones de focos incandescentes por lámparas ahorradoras; y también que todas las hipotecas que otorga el Infonavit a partir de 2011 deberán ser “verdes”: orientadas al uso de tecnologías ahorradoras de energía y agua.

Entonces anunció la Norma Oficial Mexicana (NOM) que elimina del mercado nacional los focos incandescentes para ser sustituidos por otros ahorradores de energía. A partir de diciembre de 2011 no se permitirá la venta de los de 100 watts (W), en diciembre de 2012 saldrán del mercado los de 75 W y en el mismo mes de 2013 los de 40 a 60 W.

En Juchitán se busca aumentar el número de luminarias de 6,600, que existen hoy en día, a un total de 8 mil lámparas, indica Gurrión Matías. El siguiente paso, anuncia, será contar con dos aerogeneradores tanto para el alumbrado público como para todas las instalaciones municipales, como pozos de agua potable, plantas de tratamiento, oficinas, gobierno municipal, bibliotecas, entre otros.

“Todas las oficinas y dependencias municipales estarían teniendo energía que va a ser producida por aire. Con eso abatiríamos los costos y lograríamos acumular 25 por ciento de energía generada para venderla a la Comisión Federal de Electricidad (CFE)”, detalla.

La Comisión estaría devolviendo ese recurso en el recibo de las casas que consumen energía eléctrica, un pequeño descuento proporcional al Impuesto del Alumbrado Público —de 8 por ciento—. “De esa forma se reflejaría en cada casa (el ahorro de energía) porque no hay una buena recepción de la población en general para este tema. Y tenemos que pedir elapoyo del gobierno del estado y Federal porque el costo es elevado (entre 90 y 100 mdp) y solos sería imposible, y se trata de un proyecto que tiene mucha viabilidad.”

Arturo Fernández Madrigal, de la UNAM, destaca que hay mucho interés por las energías renovables y en todos los aspectos de ahorro de energía, pero todavía no se logra al mismo nivel que cualquier otra fuente (petróleo o hidroeléctricas).

Por ello, puntualiza la necesidad de realizar un programa con políticas que promueven estas energías renovables (en el campo y la ciudad), y el ahorro de energía. “El gobierno debe establecer los mecanismos de apoyo para que estos sistemas se instalen en los hogares, en los municipios, donde se ha demostrado que hay ahorro.”

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: