Accesibilidad Universal, base de las ciudades inteligentes

Una ciudad inteligente debe tomar como objetivos la mejora de la calidad de vida y del bienestar, así como satisfacer las necesidades de toda la ciudadanía y la creciente diversidad que ella alberga, señalan expertas en el ámbito de la accesibilidad.

Virginia Real y Cristina Dueñas señalaron en The Smart City Journal, que “es conveniente pensar en un concepto que vaya más allá de lo tecnológico, sostenible y energético, es decir, con lo que siempre hemos relacionado a la idea de Smart City”.

Las especialistas refieren que ese concepto es la Smart Human City, acuñado por la Fundación Once en 2014, dicho de otra manera, una Ciudad Inteligente Humanizada dónde el foco esté en la persona y sus necesidades.

“Cuando definimos como tiene que ser una Smart Human City, hay que partir de la base de cómo es la ciudadanía en el presente pero también con vistas al futuro. Es decir, sabemos que cada año que pasa la población está más envejecida (129% año 2020 INE, la tasa de natalidad está bajando (descenso del 5,9% en 2020 con respecto al año anterior INE), y va en aumento la cantidad de personas con discapacidad (alrededor de 4,12 millones de personas, un 9% de la población total en España 2020 ODISMET) por lo que hay que dotar de las mejores condiciones a nuestras ciudades sin perder de vista estos datos poblacionales”.

Explican que dos elementos esenciales que caracterizan a la Smart Human City son la participación ciudadana y la accesibilidad.

“El primero juega un papel clave dentro del puzzle de creación de una ciudad porque no hay que olvidarse que las ciudades son para las personas. Si ellas pueden decidir cómo quieren que sea su ciudad y exponer sus necesidades lo que se consigue es fomentar el sentimiento de pertenencia de ese lugar y tener ciudades adaptadas a las personas y no al contrario. Hay que conceder mecanismos a la ciudadanía, como las TICs o apps, que sirvan de conexión con las instituciones públicas que al final son quienes toman las decisiones. Pero, si éstas escuchan y tienen en cuenta a los ciudadanos y ciudadanas las decisiones serán más acertadas”.

“Por otro lado, con la accesibilidad conseguimos ciudades inclusivas, donde todas las personas tienen cabida, ciudades amigables. En definitiva, ciudades para todos y todas. Por estos motivos, es completamente esencial tomar la accesibilidad como un eje trasversal dentro de la misma. Si hablamos de su diseño, el desarrollo de planes de Accesibilidad Universal es básico para un crecimiento inclusivo de nuestras ciudades pero no los tradicionales, sino planes de accesibilidad dinámicos, interactivos y actualizados, dónde se tenga una visión global de la situación actual de la ciudad teniendo como base la cadena de accesibilidad y la aplicación de la normativa desde la excelencia. Con cadena de accesibilidad nos referimos a poder ir desde un punto A hasta un punto B y que no nos encontremos barreras ni en el origen, ni el destino y ni en el trayecto. Para ello, nos podremos apoyar en la innovación y tecnología que nos ofrece la Smart City”.

Precisan que la accesibilidad afecta a la movilidad, los servicios, el urbanismo, la eficiencia energética, la gobernanza, la comunicación e información, en definitiva, a todas las partes integradas dentro de una ciudad, y el beneficio de su implantación en ella reporta verdadero bienestar a la ciudadanía.

 

Descubre más.

Deja un comentario

91745
  • A %d blogueros les gusta esto: