Ampliarán un año más el Reto de Edificios Eficientes

Un año más se ampliará el Reto de Edificios Eficientes (REE), el cual busca reducir el consumo energético en edificaciones y mantener las medidas de eficiencia energética que han mostrado beneficios económicos, ambientales y sociales.

Esta iniciativa, impulsada por la Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México (Sedema) y el Instituto de Recursos Mundiales México (WRI México, por sus siglas en inglés), con el apoyo de la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (Conuee) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), busca contribuir a la consecución de las metas globales, nacionales y locales de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

Se inscribieron al reto 9 empresas con 27 edificaciones, de las cuales 16 son oficinas y 11 más inmuebles de diversos usos como fábricas de confección de ropa, tiendas comerciales, centrales de telecomunicaciones, escuelas, entre otros. En conjunto, comprenden 249 mil 532 metros cuadrados de construcción.

Durante la inauguración del evento, Adriana Lobo, directora ejecutiva de WRI México y Colombia, dijo que la pandemia mostró la necesidad de la interdependencia de los sistemas y el valor que tiene la colaboración, y en ese marco el Reto de Edificios Eficientes ayudó a cambiar la conciencia colectiva y los hábitos.

El objetivo de esta primera etapa, dijo, fue lograr un ahorro de 10% anual en el consumo energético de las edificaciones, y que a pesar de haber enfrentado años atípicos, el reto logró apoyar el ahorro energético y sus medidas llegaron a implementarse hasta los hogares.

“Continuará la segunda fase el siguiente año e integrará iniciativas como los Objetivos Basados en Ciencia (SBTi, por sus siglas en inglés). De hecho, el mundo va caminando a que todas las empresas midan y certifiquen que funcionan de una manera cada vez más efectiva, y creemos que eso va a comenzar a ser parte del sistema económico y del modelo de transacciones comerciales en los siguientes años. No es un esfuerzo vano, sino que nos está preparando para un mundo bajo en emisiones de carbono”, indicó.

Para el director de Cambio Climático y Proyectos Sustentables de Sedema, Oscar Vázquez Martínez, la eficiencia energética es primordial y el reto es superar la crisis en las mejores circunstancias, mediante el mejoramiento de hábitos y la forma en la que operan edificios y edificaciones.

“Ahora que se plantea con nuestros socios comerciales internacionales una integración más agresiva, hay que ser más eficientes: ¿cómo vamos a competir con otros mercados del otro lado del Atlántico y del Pacífico? Tenemos que ser más competitivos, tenemos que generar empleos dignos y la eficiencia energética es básica”, aseguró.

Por su parte, Mireya Ímaz, directora general de Atención a la Comunidad de la UNAM, indicó que las ciudades concentran a la mitad de la población mundial, y además son responsables del 70% de gases de efecto invernadero, a lo cual las edificaciones contribuyen con 28% de las emisiones.

“Debemos ser capaces de actuar con responsabilidad para reducir la huella de carbono de las edificaciones, y aprender las lecciones de la pandemia en relación con el trabajo a distancia y el desplazamiento de horarios laborales para evitar saturación de transporte. Las empresas, los gobiernos, las instituciones y personas tenemos la responsabilidad de aprovechar la coyuntura y replantear el futuro en todos sus elementos económicos sociales y ambientales”, llamó.

El reto, dijo, fue una oportunidad para avanzar en las complicadas condiciones de la pandemia, tanto en la sustitución de equipos eficientes, como en la concientización de las comunidades para adoptar hábitos para el uso eficiente de la energía.

Durante su intervención, Odón de Buen, Director General de la Conuee, aseguró que los edificios residenciales y comerciales consumen más energía que la industria, y confió en que el reto ayude en el replanteamiento del concepto de oficinas.

“Hacia adelante, esta iniciativa puede ser una oportunidad para replantearnos cómo serán las oficinas del futuro, los espacios de trabajo”, propuso.

Participaron en el reto, que inició en febrero de 2020, el Banco Nacional de México, S. A. (Citibanamex); C&A México; Cámara de Diputados; Asociación Mexicana de Promoción y Cultura Social, A.C. (IMDOSOC); Industrias Manufactureras MyR S.A. de C.V.; PUMA México Sport S.A. de C.V.; Telefónica Movistar México; Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Azcapotzalco y Zentrix S. de R.L. de C.V.

El reto constó de cinco etapas:
  • Registro y análisis de datos
  • Desarrollo de capacidades
  • Campaña de concientización en eficiencia energética
  • Selección e implementación de medidas en eficiencia energética
  • Análisis y presentación de resultados y retroalimentación

Al final, los participantes aseguraron que, además de beneficiar a la población con crecimiento económico, las medidas de eficiencia energética contribuyen a la generación de nuevos mercados y empleos verdes, a la reducción de inversiones en infraestructura eléctrica y al mejoramiento de la calidad de vida de la población.

 

 

Descubre más.

Deja un comentario

95252
  • A %d blogueros les gusta esto: