Cómo impulsar el desarrollo sostenible desde los gobiernos locales

Por Martha Palma

Alcaldes de México | 8 de septiembre de 2021.- El desarrollo sostenible se define como el progreso que satisface las necesidades del presente, sin comprometer las necesidades de futuras generaciones; y se basa en tres dimensiones: social, económica y ambiental.

La sostenibilidad social fomenta el desarrollo de las personas, comunidades y culturas para conseguir un nivel global de calidad de vida, sanidad, educación e igualdad de género.

La sostenibilidad económica se basa en la riqueza equitativa, sin perjudicar los recursos naturales.

Asimismo, los beneficios de la sostenibilidad ambiental son diversos, entre ellos, la disminución de gases de efecto invernadero, al incentivar el uso del transporte público, las alternativas de movilidad, como las bicicletas y apostar por las energías renovables.

Los gobiernos subnacionales gozan de atribuciones para ejecutar proyectos sostenibles, mediante sus Planes o Programas de Desarrollo, que den prioridad a los grupos vulnerables, el respeto a los derechos humanos y la igualdad de oportunidades.

La participación de las empresas

Un plan de desarrollo sostenible debe garantizar la participación de las empresas, la sociedad civil, la academia y la ciudadanía para compartir conocimientos, tecnología y recursos que permitan el diseño, implementación y evaluación de acciones.

Las autoridades locales pueden implementar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de la ONU, a través de políticas públicas en áreas prioritarias como el acceso al agua potable y saneamiento; transporte público de calidad; vivienda adecuada; alumbrado público; regulación del uso del suelo y protección de los ecosistemas en el territorio; así como impulsar el trabajo y el crecimiento económico local.

La Guía para la elaboración de Planes Municipales de Desarrollo con el enfoque de la Agenda 2030, señala la posibilidad de desarrollar infraestructura de agua potable que disminuya la pobreza y las desigualdades, y que además:

  • Incluya elementos de protección de los ecosistemas y cuerpos de agua para asegurar la disponibilidad y el acceso efectivo a este recurso, desde una perspectiva de justicia intergeneracional.
  • Considere en su diseño factores de riesgo y resiliencia que eviten su afectación o destrucción a causa de desastres naturales y fenómenos hidrometeorológicos, como huracanes, inundaciones o temblores.
  • Fomente la celebración de acuerdos con otros municipios y comunidades para evitar conflictos que puedan generar cortes en el servicio, al tiempo que promueva esquemas de gobernanza intergubernamentales para una gestión del agua más eficiente.

Para ejecutar proyectos de desarrollo sostenible, se requieren recursos humanos, técnicos y financieros, a fin de atender mejor los problemas de pobreza, desigualdad y deterioro del medio ambiente en las comunidades.

 

Descubre más.

Deja un comentario

92882
A %d blogueros les gusta esto: