Depende desarrollo urbano y territorial de la plusvalía de las ciudades: expertos

Por Martha Palma

El desarrollo urbano debe surgir de las ciudades, donde vive el 80% de la población del país, ya que éstas aportan el 90% del PIB, coincidieron académicos, expertos y miembros de la sociedad civil.

Durante su participación en el conversatorio de análisis y discusión organizado por la Comisión de Desarrollo Metropolitano, Urbano, Ordenamiento Territorial y Movilidad de la Cámara de Diputados, señalaron que el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 (PND), carece de una estrategia territorial que dé prioridad a la plusvalía generada a partir del desarrollo urbano, un  financiamiento urbano sostenible y el uso obligatorio de atlas de riesgo.

“El desarrollo urbano es central para el desarrollo del país pero lo vemos crecer de forma desordenada y en una desigualdad manifiesta en la informalidad de la vivienda, fenómeno que se ha acelerado en los últimos años. Esto también provoca aumento de zonas de riesgo”, explica Alfonso Iracheta.

México necesita una estrategia de financiamiento urbano que sea sostenible, porque existen muchos impedimentos para el desarrollo local, que debilita a los municipios, señaló Salvador Herrera.

“El PND debe considerar las atribuciones de los gobiernos locales en el manejo de residuos sólidos, alumbrado público, mantenimiento de vialidades, etcétera; mismos que están plasmados en el artículo 115 constitucional, apelando a un espíritu federalista para fortalecerlos, añade el directivo de Urbanística.

Roberto Eibenshutz reconoce que por primera vez un PND incorpora de forma simultánea al medio ambiente y el territorio, pero debe considerar las regiones donde operan sistemas urbanos rurales y utilizar el concepto de accesibilidad que es más amplio y más rico que la movilidad.

Respecto al uso y creación de un atlas de riesgo obligatorio con escala local, Francisco Zepeda dijo que los sistemas de monitoreo en zonas urbanas vulnerables reducen costos cuando ocurren fenómenos naturales, gracias a la cultura de la prevención.

“Los sistemas de alerta temprano solo detectan fenómenos a gran escala y desconocemos lo que sucede a nivel local. Podemos implementar seguros o instrumentos económicos para financiar estos sistemas de monitoreo como se hace en países europeos”, concluyó el académico.

En lo referente al proyecto del Tren Maya incluido en el PND, Suhayla Bazbaz y Cecilia Soto coincidieron en que los derechos de vía deben modificarse conforme a los impactos ambientales y difundir las evaluaciones de impactos sociales, económicos y culturales, a fin de realizar consultas públicas en apego a los estándares internacionales. Advierten que el sistema de cuevas submarinas de Yucatán se vería amenazada por el proyecto.

Deja un comentario

76247
A %d blogueros les gusta esto: