Estas ciudades apuestan por el crecimiento urbano “de altura”

Los casos de éxito en ciudades donde apostaron por el crecimiento vertical indican que las construcciones verticales permiten el mejor aprovechamiento del espacio y mejoran la calidad de vida.

Muchas de las edificaciones de altura cuentan con servicios para la comunidad además de que utilizan fuentes de energía renovables, tratan y captan agua de lluvia, entre otras obras que les otorgan etiquetas de sustentables y autosuficientes.

En Guadalajara, Jalisco, Distrito Iconia tiene 5 hectáreas de terreno privado con uso de suelo mixto de alta densidad, donde el grupo Operadora Hotelera Salamanca SAPI (OHS) planea un megaproyecto con vivienda vertical.

El sitio colinda con 8 hectáreas del municipio, donde OHS sumará obras de recreación, parques lineales y un complejo deportivo de alto rendimiento que se irán edificando de acuerdo a las obras de vivienda que se vayan concretando en el terreno privado.

La construcción es a largo plazo, en un plan de obra de varios años que es también parte de la política pública del gobierno municipal de repoblar la capital jalisciense que ha tenido una drástica despoblación al perder 150 mil habitantes en la última década.

Ciudades que confirman las bondades del crecimiento vertical son Tokio, Japón, donde la falta de espacio en una aglomeración urbana que sobrepasa los 20 millones de habitantes fue la solución más viable.

En Rio de Janeiro, en Brasil, se combinaron las grandes edificaciones verticales con espacios recreativos.

En Dubái, en los Emiratos Árabes Unidos, la apuesta por el crecimiento vertical tuvo novedosas islas artificiales y a la par las torres más altas del planeta.

Shanghái, en China, y Londres, en Inglaterra, también son ciudades que apostaron por la edificación vertical a la par de parques públicos como la respuesta sustentable al reto que presenta el crecimiento urbano.

La Ciudad de México, con la construcción de edificios de uso mixto, como es el caso de la zona corporativa de Paseo de la Reforma, Santa Fe o Nuevo Polanco; son ejemplos que alientan a Guadalajara a tener un espacio sustentable en la reserva más importante que le queda para el desarrollo urbano, con una obra que sumará a repoblar la capital jalisciense a la par de crear nuevos espacios de activación social, recreación y deporte de alto rendimiento que requiere la zona de Huentitán.

Con información de: El Informador

 

Descubre más.

Deja un comentario

91562
A %d blogueros les gusta esto: