Estos desafíos enfrentan las políticas públicas ante el cambio tecnológico

Publicado Por

Alcaldes de México

Por Verenise Sánchez

Los cambios tecnológicos que se avecinan representan una oportunidad de crecimiento y desarrollo, pero también un gran desafío para el diseño de políticas públicas que permitan aprovechar y regular esta revolución tecnológica.

 

Durante el Foro Internacional Mundo 4T: Tecnología, Trabajo, Transformación para Todos, que se realizó del 22 al 24 de agosto en la Ciudad de México, un grupo de investigadores, responsables de las políticas públicas del país, y empresarios se reunieron para reflexionar en torno a estos retos.

En el conversatorio “Políticas públicas en materia laboral en el marco de la evolución tecnológica”, los participantes analizaron la importancia de contar con una visión estratégica que permita al sector gubernamental hacer frente en estos desafíos.

En su participación, Javier Lizárraga Galindo, coordinador de la Sociedad de la Información y el Conocimiento, de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), citó unas cifras del Banco de Información de Telecomunicaciones (BIT) para dimensionar el tamaño del reto.

“Actualmente en México tenemos 115 millones de líneas telefónicas, además de 77 millones de internautas y calculamos que tenemos alrededor de 220 millones de dispositivos conectados a Internet”.

Si esto ya resulta asombroso para un país de más de 119 millones de personas, las proyecciones indican que el crecimiento será exponencial en los próximos años, ya que se espera que en 2021 en el país existan más de 650 millones de elementos conectados a Internet.

“Si los gobiernos dejamos que entren las tecnologías sin una política pública de relación y adaptación, no aprovecharemos la revolución, porque cómo vamos a emplear a las personas, tenemos que plantear que se vayan reentrenando”.

Además, enfatizó de las políticas necesarias para garantizar la seguridad y el respeto al derecho en la nueva era digital que llegará en los próximos años. Para ello, se debe empezar desde ahora a diseñar las políticas públicas de cómo transformarnos y preparar a México para el futuro.

En tanto, Víctor Carreón Rodríguez, oficial mayor del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), señaló que lo ideal es que los tomadores de decisiones pudieran anticipar lo mejor posible cuáles son los impactos del desarrollo tecnológico para ir adecuando el marco institucional que permita que todos (gobierno, ciudadanos y empresas) tengan la mayor ganancia posible.

“Sabemos que en todo cambio tecnológico hay ganadores y perdedores, si podemos anticipar y rediseñar nuestro marco institucional, podríamos aminorar el impacto de los que van a perder y eso hay que compensarlo con las ganancias que van a tener los que van a salir más beneficiados”.

En su intervención, el experto en economía hizo un recuento rápido desde la primera revolución industrial hasta la actual, y subrayó que a diferencia de las anteriores, para la revolución tecnológica en la que entra la automatización y la inteligencia artificial, se tiene muy poco tiempo para elaborar las políticas públicas adecuadas.

“No tenemos 50 años o más, que era más o menos el tiempo que se tardaba el diseño y desarrollo de nuevas tecnologías. Ahora tenemos una ventana de 10 años, sabemos que ahí viene algo, no sabemos exactamente qué y no sabemos exactamente a quién le va a impactar, pero sabemos que algo va a ocurrir y debemos incorporarlo en nuestros marcos institucionales… Si lo tenemos bien mapeado, podemos diseñar mejores políticas públicas”.

Destacó que actualmente, para diseñar mejores políticas públicas es imprescindible trabajar en coordinación con todos los sectores involucrados, de lo contrario, no se podrán aprovechar todos los beneficios que los cambios tecnológicos ofrecen.

Con información de Agencia Informativa Conacyt, publicado bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons. Ver original aquí

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: