Gobernadores esperan que en 2020 el Gobierno de AMLO tenga mayores avances

Tras acudir al Zócalo capitalino para escuchar el mensaje del presidente Andrés Manuel López Obrador con motivo de su primer año de gobierno, los gobernadores de Puebla, Baja California, Tabasco, Zacatecas, Colima y Veracruz, señalaron que hay una buena coordinación con el actual gobierno federal y, aunque reconocieron que siguen temas pendientes, confiaron que en un año se muestren mayores avances.

También acudió la Jefa de gobierno capitalino, y los gobernadores de Oaxaca, Durango y Michoacán.

Al concluir el acto, los mandatarios de Nuevo León, Guerrero y estado de México dejaron el sitio en medio de abucheos por parte de los asistentes.

Por lo menos una docena de gobernadores de distintos partidos políticos acudieron en la zona de invitados especiales, colocada al frente del templete para presenciar el mensaje el presidente López Obrador.

La Jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, fue de las más vitoreadas por los asistentes, quienes se acercaron a ella para tomarse fotografías. Al momento de llegar, sólo expresó que acudió “con mucha convicción y entusiasmo, feliz, feliz”.

Por su parte, el gobernador de Colima, José Ignacio Peralta Sánchez, -quien sostuvo que en esta entidad la economía va relativamente bien y con crecimiento en empleo- señaló que por parte del presidente “a Colima nos ha tratado bien, ha ido dos veces y ha estado entregando los apoyos en los programas sociales; nos atienden los secretarios del gabinete por instrucción del señor presidente, y cuando es necesario hablar con él, nos atiende y recibe con institucionalidad”.

No obstante, reconoció que en el presupuesto en el presente 2019 no le fue bien a Colima, y para 2020 tendrán mil 300 millones de pesos menos en relación con lo autorizado para este año.

Alejandro Tello, gobernador de Zacatecas -y al igual que Peralta, emanado del PRI- agregó que hay que trabajar de la mano con el gobierno federal y “entender que es un nuevo país, y si queremos que salga adelante, pues requiere de todos construir”.

Al señalar que “queremos ser parte de que cosas buenas sucedan”, subrayó que desde los gobiernos priístas “seremos críticos cuando sea necesario, seremos una oposición responsable pero apenas va un año y hay que esperar a que se consoliden las cosas”.

Entre los bemoles en la presente administración, dijo que ha pedido al presidente que no se vaya el fondo minero de Zacatecas, ni el programa 3×1, pero insistió: “también le reconozco el respaldo y amistad en temas de salud y educación, ojalá y este año consolidemos muchas cosas”.

El morenista Miguel Barbosa, gobernador de Puebla, dijo que el gobierno federal está instalando un nuevo modelo para ejercer el poder público, pero que aún enfrenta múltiples resistencias.

Como principales características, destacó que prevalece un combate a la corrupción y pobreza, y “hay un crecimiento, finalmente estamos creciendo, a una tasa baja, pero estamos creciendo. En el mundo así están las cosas, y sobre todo que hay claridad en el rumbo de qué hacer en el política interior y exterior”. Además, confió que el próximo año habrá resultados más notorios.

En tanto que Jaime Bonilla, gobernador de Baja California, señaló que “la intensidad el trabajo del presidente ha sido un ejemplo para todos los gobernadores, independientemente de qué partido sean”.

Al finalizar el acto, en medio de una multitud que permanecían alrededor de la plancha del zócalo, los gobernadores del estado de México, Alfredo del Mazo, y de Guerrero, Héctor Astudillo, salieron en medio de una rechifla al ser identificados por los asistentes. Al instante, el gobernador de Durango prefirió evitar la fila que se hizo para el paso de los mandatarios y salió por otra vía.

También el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, recibió rechiflas y varios de los asistentes le lanzaron al regiomontano: “cuándo te vas a mochar las manos”.

Con información de: La Jornada

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: