Gobernadores presentan la Alianza Centro-Bajío-Occidente

Los gobernadores de Aguascalientes, Guanajuato, Jalisco, Querétaro y San Luis Potosí, se reunieron con el Jefe de la oficina de la Presidencia de la República, Alfonso Romo Garza, en Palacio Nacional para presentar el proyecto de Integración Regional de la Alianza Centro-Bajío-Occidente.

Esta alianza la conforman los gobernadores Martín Orozco Sandoval de Aguascalientes, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo de Guanajuato, Enrique Alfaro Ramírez de Jalisco, Francisco Domínguez Servién de Querétaro y Juan Manuel Carreras López de San Luis Potosí, con el propósito de fortalecer a sus estados en materia económica, logística e incluso de infraestructura, según ha declarado anteriormente el mandatario guanajuatense.

La alianza inició con cuatro de los cinco gobernadores en el Pacto de San Miguel, firmado el 23 de noviembre de 2018, pues Jalisco se unió el pasado 8 de mayo. Las cinco entidades cuentan con al menos 20.5 millones de habitantes, y de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, estos estados se ubicaron en el top 10 de crecimiento económico, como media de las variaciones anuales del último sexenio, que en conjunto promedian una tasa de 4.3 por ciento.

Estos estados de la región cuentan con un Producto Interno Bruto (PIB) de 90 mil millones de dólares, lo que representa 16.7% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional, destacando que Jalisco es la cuarta economía más grande del país (participación de 6.9% en el PIB) y Guanajuato, la sexta (4.2 por ciento). En conjunto esperan que esta región crezca, en materia económica, 4.5 por ciento en 2019.

El gobernador de Querétaro y actual presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), habló de la Importancia de impulsar modelos que permitan generar consensos y pactos regionales para crear gobernanza y atender el interés colectivo, así como de la pertinencia de replicarlo en otras regiones del país.

Este plan tiene como metas detectar:

  • Problemas comunes
  • Diseñar Políticas Públicas conjuntas
  • Realizar proyectos regionales

Las entidades trabajarán en colaboración con el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), bajo ocho objetivos principales y 10 estrategias para generar proyectos que impulsen la economía de la región y el país.

Los objetivos son:

  • Lograr el liderazgo en materia de crecimiento con calidad,
  • Ser la región con el mayor desarrollo humano en América Latina,
  • Disminuir significativamente la pobreza en la región,
  • Alcanzar los mayores niveles de competitividad en el país,
  • Consolidar un modelo de desarrollo sustentable que sea ejemplo a nivel nacional,
  • Desarrollar un modelo de movilidad regional,
  • Elevar los índices de seguridad y
  • Resolver los problemas públicos a través de la participación ciudadana.

Las principales estrategias son:

  • Construir nuestro futuro sociedad y gobierno,
  • Lograr la más alta competitividad en América Latina,
  • Posicionar a la región a nivel global como una de las más atractivas,
  • Convertir a la educación, ciencia, tecnología e innovación en la palanca del desarrollo,
  • Ser el centro logístico del país,
  • Asegurar la disponibilidad energética para el desarrollo de la región,
  • Garantizar un desarrollo con sostenibilidad ambiental,
  • Potenciar el desarrollo humano y el bienestar social,
  • Consolidar el Estado de Derecho, garantizar la seguridad y
  • Fortalecer el Federalismo a través del desarrollo regional

En mayo pasado se solicitó al gobierno federal que la alianza se incluya como un anexo en las modificaciones que hagan los diputados federales al Plan Nacional de Desarrollo (PND).

Las problemáticas de la región

En la reunión con Alfonso Romo participó también Gustavo de Hoyos Walther, presidente nacional de Coparmex, quien habló de la importancia de la iniciativa desde la perspectiva del sector empresarial y de articular una estrategia de colaboración conjunta sector público-privado, tanto a nivel nacional como estatal, para dar impulso a un verdadero desarrollo regional.

La Coparmex señala que, a pesar de los números positivos de la región, más de medio millón de personas que habitan estas entidades viven en condiciones de pobreza extrema. Además, la violencia y la inseguridad se han encrudecido en los últimos meses, especialmente en entidades como Jalisco y Guanajuato, quienes en marzo ocuparon el tercer y cuarto lugar a nivel nacional por número de delitos registrados.

A estos retos deben agregarse, por mencionar algunos, la falta de infraestructura, y de una estrategia en materia de sustentabilidad ambiental. Además sufre problemáticas relacionadas a la escasez de agua, el rezago educativo de la región, la ausencia de planeación estratégica con la ciudadanía, y los retos de movilidad en las ciudades. Aunado a esto, existe una fuerte dependencia económica y legal del Gobierno Federal.

«Los trabajos de la Alianza Centro Bajío – Occidente están encaminados a cambiar esta realidad. A través de acciones específicas, así como proyectos estatales y regionales, se buscará consolidar un crecimiento sostenido y de calidad, que ayude a disminuir significativamente la pobreza en estas entidades, y eleve sus índices de seguridad», señala la Coparmex al respecto en su sitio web.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: