Historia del Horario de Verano

Alcaldes de México | 08 de julio de 2022.- Después de 26 años, el presidente Andrés Manuel López Obrador, firmó la iniciativa de reforma para eliminar el Horario de Verano en México.

Foto: Freepik

El horario de verano inició en 1996 en México, durante el gobierno de Ernesto Zedillo, por medio del “Decreto por el que se establece el horario estacional que se aplicará en los Estados Unidos Mexicanos”.

El objetivo del Decreto es hacer mejor uso de la luz solar durante los meses de mayor insolación, para así obtener una reducción en el consumo de energía eléctrica en las horas de mayor demanda de electricidad.

Quedaron exentos 31 municipios fronterizos de Sonora y el estado de Quintana Roo debido a que su uso horario esta sincronizado con el de Estados Unidos.

En 2015, Quintana Roo adoptó el meridiano 75° oeste “Horario del Sureste”, para estar una hora adelante, respecto del centro del país, y así beneficiar al turismo con una hora más de luz en la playa.

Mientras que en la mayor parte del territorio nacional, se aplica la hora del meridiano 90º.

El primer cambio se llama horario de verano y de acuerdo con cada país, se adelanta el reloj una o dos horas durante el mes de abril.

El segundo cambio se llama horario de invierno y de acuerdo con cada nación, se atrasa el reloj una o dos horas durante el mes de octubre.

Eliminación del Horario de Verano

El pasado 15 de marzo, el Senado de los Estados Unidos informó la eliminación del horario de verano, medida que entrará en vigor hasta noviembre de 2023, de esta forma en el país estadounidense ya no se contará con dos horarios estacionales.

En las ciudades europeas el horario de verano también ha quedado eliminado desde el 2021, y solo en algunas regiones la medida sigue vigente. La decisión del pleno de la Eurocámara para retirarlo, es que forma parte de una idea antigua que en su momento había sido aceptada para ahorrar energía ante las guerras registradas en el mundo y que en tiempos actuales sólo adquieren un “ahorro mínimo”.

El pasado 5 de julio, el presidente Andrés Manuel López Obrador firmó la iniciativa de reforma para eliminar el horario de verano, debido a los efectos adversos en el sistema nervioso y psicoemocional.

Daños a la salud

El horario de verano tiene efectos adversos en el sistema nervioso, lo que ocasiona somnolencia, irritabilidad, problemas de concentración y de memoria, así como trastornos digestivos, con disminución del apetito durante el día y aumento en la noche, confirmó el secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela.

En lo psicoemocional, el cambio de horario incrementa la depresión y las ideas suicidas en algunas épocas del año; representa mayor riesgo para quienes requieren de concentración al iniciar el día, como pilotos, escolares y docentes, entre otros. Aunado a esto, debido a la fatiga, disminuye el rendimiento escolar y laboral, así como la productividad en general.

En cambio, el horario de invierno, es decir, el horario real, promueve un ritmo biológico más estable que el de verano, mejora el rendimiento intelectual y ayuda a disminuir enfermedades del corazón, obesidad, insomnio y depresión.

Las personas adultas necesitan de tres a siete días para adaptarse al cambio de hora y la niñez requiere más tiempo, además de que la falta de sincronización con el ambiente altera el orden temporal interno y causa problemas físicos y mentales.

 

Conoce Nuestra Revista Digital.

Escucha nuestro Podcast.

Deja un comentario

100860