Inseguridad e impunidad, las razones del cierre de Coca-Cola en Guerrero

Publicado Por

Alcaldes de México

Las operaciones de Coca-Cola FEMSA en Ciudad Altamirano, Guerrero, fueron cerradas desde el viernes 23 de marzo debido al hostigamiento de grupos delincuenciales hacia sus colaboradores, y ante la ausencia de un estado de derecho y prevalencia de la impunidad, informó la empresa.

FEMSA informó que la medida fue tomada anteponiendo la seguridad de más de 160 colaboradores que laboran en el Centro de Distribución. La falta de condiciones necesarias para operar de manera eficiente y segura en esta zona del estado de Guerrero, así como la reciente agresión injustificada hacia uno de nuestros colaboradores, llevó a la empresa a tomar esta decisión.

Por si parte, el vocero del Grupo de Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia, lamentó la decisión y reconoció que faltó coordinación para dar seguridad en la zona. Manifestó su preocupación por la inseguridad que afecta a la región de la Tierra Caliente, donde reconoció que hay cierre de empresas. Estamos obligados a garantizar la seguridad no sólo de los pobladores, sino de las empresas que generan desarrollo económico en la región, dijo.

El miércoles anterior, desconocidos atacaron la fachada de la refresquera, donde un empleado resultó herido; en un segundo ataque la madrugada del viernes, presuntos delincuentes usaron un camión y dañaron la puerta principal, pero fueron repelidos por la Gendarmería.

La empresa rechazó enérgicamente toda acción de violencia en contra de sus colaboradores, familias y comunidades donde opera; lamentó que la ausencia de un estado de derecho y la prevalencia de la impunidad que afecta a la región, la lleve a detener sus labores en un territorio en el que ha tenido presencia por más de cuatro décadas, generando valor económico y social a sus clientes, consumidores, comunidad, colaboradores y familias.

Desde enero de este año, los integrantes del Centro de Distribución de Coca-Cola FEMSA en Ciudad Altamirano comenzaron a recibir constantes amenazas y agresiones por parte del crimen organizado, así como afectaciones a las instalaciones de la empresa.

Según datos de la Confederación Patronal de la República Mexicana, casi la mitad de los empresas (43.9 por ciento) en el país han sido víctima de algún delito, que va desde asaltos hasta ataques a las instalaciones, y Guerrero ha sido señalado por las encuestas de DataCoparmex, como uno de los estados donde hay más inseguridad.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: