La ciudad de los 15 minutos: ‘el big bang’ de las proximidades

Por Isaías Ocampo

Alcaldes de México | 15 de octubre de 2020.- Vivir en una “ciudad de 15 minutos” significa contar con empleo, acceso al comercio, a la salud física y mental, a la cultura y la educación, y a un descanso placentero, todo a cuestión de minutos del lugar donde habitas, explicó Carlos Moreno, director científico y catedrático de Emprendimiento, Territorio e Innovación (ETI) de la Universidad Sorbona de París.

Estamos viviendo en una situación anormal respecto al mundo que nos rodea; agrediendo al planeta desde hace muchos años por un modo de producción, de consumo y de vida que está cavando nuestra propia tumba, consideró el creador del concepto “ciudad de 15 minutos” durante la última jornada de trabajo en el Smart City Expo Latam Congress.

Se trata de un concepto que actualmente se lleva a cabo en la ciudad de París, Francia, pero que, a decir de Carlos Moreno, se puede aplicar a cualquier ciudad o territorio, por ello la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, asegura que es el “big bang de las proximidades”.

Estamos hablando de ciudades de proximidades, respondiendo a las preguntas sobre en qué tipo de ciudades queremos vivir y cómo queremos movernos, apunta el catedrático. Además, en el contexto de la pandemia por COVID-19, estas preguntas se mueven a primer plano dada la reorganización que están obligados a llevar los centros urbanos de todo el mundo.

La investigación de Carlos Moreno se ha centrado en un elemento mayor que asegura se ha ignorado: el tiempo.

El tiempo ha desaparecido de nuestras vidas, porque el ‘tiempo creador de calidad de vida’ ha desaparecido para priorizar el ‘tiempo calendario’, el que nos ha esclavizado viviendo en ciudades anónimas, pasando largos desplazamientos de nuestro lugar de trabajo a nuestra habitación, sin tiempo para actividades privadas, familia o seres queridos, detalla el científico de la Universidad Sorborna.

Los elementos científicos de la ciudad de proximidades

Carlos Moreno plantea que el productivismo ha hecho que la proximidad desaparezca como cualidad de vida porque sacrificamos nuestras vidas urbanas para ganar sostenibilidad como humanos, por lo que expone tres elementos científicos mayores:

El cronourbanismo, el cual representa la transformación del ritmo de vida de la ciudad. Cortar ese ritmo que nos tiene esclavizados con nada de tiempo disponible para nosotros o quienes nos rodean.

La cronotopía, que cambia a las ciudades con cientos de miles de metros cuadrados y que representan sólo decenas de años de construcciones monofuncionales y verticalizados por un multifuncionalismo. Contar con una posición multifuncional bajo un lema cronotópico es un lugar de muchos usos, cada uno con muchas posibilidades que ni siquiera hemos imaginado.

La topofilia, que es pasar del amor por los lugares a conocerlos mejor. Desarrollar nuevas urbanidades para salir del estrés de los lugares donde vivimos, porque sólo pernoctamos y no los conocemos.

Se trata de tres elementos que permiten sociedades urbanas en smart cities, “no sólo con humanos inteligentes, sino humanos felices con sus ciudades”.

Las 6 funciones de una alta calidad de vida social

Carlos Moreno explica que para tener una alta calidad de vida social se requiere el acceso a seis funciones urbanas en un cuarto de hora en las ciudades, o de media hora en otros territorios no urbanos.

Esas funciones son: condiciones de vida dignas; trabajo cercano; acceso a compras o comercio; salud física y mental; acceso a cultura y educación; y espacio para el descanso u ocio placentero.

Si esas funciones no se segmentan, sino que se cruzan, ofrecen la posibilidad de enriquecer la poximidad, porque si en ese lugar donde vivo puedo trabajar, abastecerme con un bajo impacto ambiental, si hay posibilidad de acceder a los servicios de salud integrales, a espacios verdes donde pueda descansar o contar con ratos de ocio, aumentan tres índices de calidad de vida: mejoramiento personal, índice de sociabilidad y mi relación con el planeta, detalla el experto.

¿Qué es la ciudad de los 15 minutos?

Finalmente, Carlos Moreno puntualiza que la ciudad del cuarto de hora es el humano presente en nuestras calles. Está en el corazón de la ciudad al servicio de los corazones de los hombres. Son los servicios locales, accesibles a todos en un cuarto de hora, a pie o a bicicleta.

Es la naturaleza de la biodiversidad, cerca. Calles peatonales, calles verdes, menos tráfico.

Son las escuelas que están abiertas a los barrios. La ciudad del cuarto de hora es un lugar con muchos usos. Es dejar atrás la movilidad que sufrimos obligados y avanzar hacia la movilidad que hemos escogido.

Es saludar a todo el mundo.

Son servicios que ayudan a hacer una ciudad más tranquila. Significa poder vivir más libremente en la ciudad, aprovechando el vecindario. Es la ciudad para todos.

La vida urbana en tiempos de COVID impone un nuevo paradigma, voluntad política y el desarrollo de los ciudadanos; la mejor herramienta que existe es el común urbano. Si hacemos una ciudad de proximidad la hacemos común, sin admitir opacidad, corrupción y que lleve un instrumento de cambio económico, social y ecológico, señaló Carlos Moreno.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: