La democracia en México no se percibe como ciudadana: Carlos Barra

Publicado Por

Alcaldes de México

Por Ignacio García

El régimen actual democrático en México produce desencuentro y desencanto entre los ciudadanos, debido a que no es una condición de oportunidades, sino que únicamente se percibe como parte de un régimen político vertical ajeno a la población, así lo afirma el investigador de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), Carlos Barra Moulain.

 

El académico del área de Ciencias Políticas dijo que la democracia en México no se percibe ciudadana, por lo que no permite generar oportunidades para la población, aunado a que los partidos políticos no son vistos como referentes de una ideología marcada, sino como parte de una oferta en el servicio y función pública administrativa.

Carlos Barra, investigador de la UAEH.

De acuerdo con el también docente, ante el desencanto que se percibe en México surgieron nuevos modelos de postura ideológica, como las candidaturas independientes en los procesos electorales, que es una condición de contracultura política, aunque paradójicamente forman parte del orden sistémico establecido por los partidos políticos.

Las nuevas figuras de participación política se han vislumbrado en personajes ajenos al escenario político, debido a que existe una percepción negativa hacia las personas que se han dedicado a este sector, según reveló en datos del Latinobarómetro.

Descartó que la aparición de personajes de otras áreas en la esfera política no afecta la democracia, pues históricamente en América Latina han existido casos de personas que no tienen ninguna trayectoria en la vida pública y pueden ejercer de forma positiva sus cargos, como Salvador Allende que fue presidente de Chile siendo médico de profesión.

Aunque reconoció que es necesario profesionalizar la política, admitió que una trayectoria académica no necesariamente representa una mejor función pública en un cargo de elección popular, pues debe ser sensible de la realidad y cómo puede atender las problemáticas de su sociedad.

Para el investigador, las alianzas entre partidos de derecha e izquierda son válidas cuando tienen la misión de combatir dictaduras militares, como ha ocurrido desde la década de los setenta en América Latina, pero no se trata de un posicionamiento antisistema, sino que se intentan fijar nuevas reglas de operación; pero en México se ha tergiversado por los intereses de mantener los registros.

Sin embargo, la sociedad civil no está organizada, lo que avala los juegos políticos que han trazado los partidos políticos, y por ello cada vez surgen nuevas formas de expresiones de organizaciones civiles que buscan evidenciar dichas situaciones.

Asimismo, indicó que la figura de la reelección puede ser plausible si esta ratifica un poder que fue capaz de desarrollar su tarea en la función pública y mantuvo un equilibrio en la generación de oportunidades; no obstante, es indebido cuando hay personajes que no tuvieron resultados en el ejercicio de sus respectivos cargos.

Consideró necesario impulsar la participación ciudadana para que se organice a través de diferentes mecanismos, como organizaciones civiles y partidos políticos, por lo que serán los ciudadanos quienes fijen las nuevas reglas de ejecutar los sistemas de democratización.

La configuración de la relación de fuerzas de los partidos políticos, dijo, puede provocar el equilibrio de los poderes de la federación, pero en el caso de México no existe una Ley de Participación Ciudadana, siendo uno de los pocos países en América Latina que no tienen una normativa para impulsar la toma de decisiones en la construcción pública.

Para el especialista, en México apenas se está descubriendo que la democracia es una forma de influir en el poder político, aunque todavía no ha planteado nuevas maneras de organización social.

Publicado originalmente por Agencia Informativa Conacyt bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons. Ver original aquí

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: