La importancia de la participación de las mujeres en el sector público

Por Olivia Segura*

Contar con mujeres en cargos públicos podría traducirse en acciones, programas y políticas públicas que denoten mayor empatía con las necesidades de las mujeres en diversos ámbitos.

La participación de las mujeres en cargos públicos permite contar con la diversidad necesaria para mantener la representatividad de la población de sus países, desarrollar políticas incluyentes y tener modelos a seguir que promuevan mayores niveles de participación de talento femenino en las nuevas generaciones.

La diversidad en las posiciones de liderazgo del sector público en México es cada vez más representativa del número de mujeres que conforman nuestro país y esto podría influir positivamente en las decisiones que se toman, la innovación y la resolución de los problemas sin precedentes que se enfrentan, gracias a que se cuenta con diferentes perspectivas.

El sondeo Mujeres de la Alta Dirección en México. Liderazgo femenino en la nueva realidad realizado por KPMG en México, destaca fortalezas personales reconocidas por las mujeres en posiciones de liderazgo para superar la crisis, como la adaptabilidad, agilidad y resiliencia (65%); la inteligencia emocional y la conexión con otras personas (57%); el pensamiento estratégico, la visión y la innovación (49%), así como la capacidad de trabajar en equipo (45%), que podrían contribuir de forma importante en el sector público.

México, entre los países con mayor avance

México se encuentra en el lugar 34 de 156 y en cuarto lugar a nivel regional en el índice global Gender Gap 2021, del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés). Este índice evalúa cuatro dimensiones:

  • Participación y oportunidades en la economía
  • Logro educativo
  • Salud y supervivencia
  • Empoderamiento político

En el informe se destaca que, al ritmo actual, se requerirán 136.5 años para cerrar la brecha de género a nivel global; sin embargo, la brecha del empoderamiento político sigue siendo la mayor de las cuatro que se registran.

En los 156 países considerados en el estudio del WEF, las mujeres representan solo 26.1% de los 35,500 escaños en los parlamentos, y solo 22.6% de más de 3,400 ministros en todo el mundo. En 81 países, nunca ha habido una mujer como jefa de Estado (al 15 de enero de 2021).

Por lo anterior, y al actual ritmo, se estima que se necesitarían 145.5 años para alcanzar paridad de género en la política. En este índice, México se encuentra a nivel global entre los primeros 20 lugares: las mujeres ocupan más posiciones en el sector público, y también entre los seis países en Latinoamérica con más participación en cámaras de diputados (48.2%), al igual que entre los cinco países con mayor participación en posiciones ministeriales (42.1%).

La importancia de la perspectiva femenina

Estos hallazgos constituyen un mensaje alentador, ya que contar con mujeres en cargos públicos podría traducirse en acciones, programas y políticas públicas que denoten mayor empatía con las necesidades de las mujeres en diversos ámbitos.

La influencia para promover políticas que permitan mayor acceso a la educación, a los servicios de salud y a la seguridad para las mujeres y para las minorías será de suma importancia.

Como mujeres, podrán aportar perspectivas que enriquezcan la toma de decisiones y mejoren las oportunidades y calidad de vida de las familias, sobre todo de aquellas que son encabezadas por una mujer.

Kofi Annan, ex Secretario General de las Naciones Unidas (ONU), reconoció en la sesión de apertura de la Commission on the Status of Women (CSW) de la ONU en 2005: “No hay herramienta para el desarrollo más eficaz que el empoderamiento de las mujeres. Ninguna otra política tiene tantas posibilidades de aumentar la productividad económica o reducir la mortalidad materna e infantil. Ninguna otra política es tan segura para mejorar la nutrición y promover la salud y la educación”.

Asimismo, las mujeres consideran que lograr un impacto positivo en el mundo es un gran motivador de acuerdo con Global Female Leaders Outlook 2020. Entre sus prioridades y motivadores se encuentran: definir acciones para reducir el cambio climático (43%); mejorar la equidad de género (39%), y abordar la pérdida de empleos debido a la automatización (31%). Su influencia en temas de carácter urgente podría representar el avance hacia soluciones que aún continúan pendientes.

Mantener y promover una mayor participación de las mujeres, que trabajen en conjunto con los hombres en el sector público, será necesario para afrontar los retos actuales. Las fortalezas y motivaciones de hombres y mujeres permitirán continuar avanzando hacia una realidad más incluyente, que fortalezca el desarrollo y crecimiento de nuestro país.

*Olivia Segura es Directora de Asesoría en Capital Humano y Gestión del Talento de KPMG en México

 

 

 

 

Descubre más.

Deja un comentario

90166
A %d blogueros les gusta esto: