La transformación de la vivienda social en México

Por Martha Palma

De los 31 millones de viviendas en México, más del 30% no están dentro de una lógica adecuada de desarrollo urbano, por ello es importante aplicar mecanismos para integrar a las cien mil familias que anualmente no encuentran una vivienda diga, aseguró el titular de SEDATU, Román Meyer Falcón, en el panel La transformación de la vivienda social en México, organizado por la Alianza para la Regeneración Urbana (ARU).

El nuevo modelo de vivienda y ciudad que propone SEDATU se basa en cuatro ideas fundamentales:

  • Mejorar las características materiales de la vivienda, conforme a las necesidades regionales y condiciones climáticas.
  • Esquemas de financiamiento y subsidio acordes a las diferentes necesidades poblacionales, con especial atención a los no afiliados, buscando mejorar la seguridad jurídica de la tenencia de la vivienda.
  • Contar con reserva territorial para vivienda, bien ubicada y dotada con infraestructura básica y complementaria. Una política de suelo progresista.
  • Incluir el enfoque de sustentabilidad en la planeación y ordenamiento territorial, mejorando la calidad de vida especialmente en la región centro, sureste del país y zonas metropolitanas.

Los programas de vivienda de la actual administración tendrán una inversión de 9,700 millones de pesos, con atención prioritaria a la población de escasos recursos, comunidades indígenas y con mayor índice de violencia ubicadas en los estados de Chiapas, Oaxaca y Guerrero.

Román Meyer, titular de la SEDATU y Louise David, Directora de la ARU

Román Meyer recordó que la CONAVI está trabajando en campo para conformar estructuras operativas y realizar las acciones de vivienda dentro del programa nacional de construcción, con acompañamiento técnico a fin de determinar el tipo de proyecto ejecutivo.

Los programas prioritarios de vivienda se dividen en tres modalidades:

Programa de Vivienda Social

Programa de Mejoramiento Urbano

Programa Nacional de Reconstrucción

“Trabajaremos estrechamente con los municipios porque son los responsables de proveer las reservas territoriales dentro de sus planes de desarrollo urbano, pero carecen de cuerpos técnicos que puedan enfrentar estos retos y desarrollar sus propias herramientas y programas de desarrollo urbano. Además, no tienen actualizados sus planes de urbanización y siguen otorgando permisos de uso de suelo”, señaló Román Meyer.

Una vez aprobado el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 por el Congreso de la Unión, la SEDATU tendrá 180 días hábiles para emitir los lineamientos de la política nacional de vivienda.

“Tenemos que empezar con un programa serio de recuperación de la vivienda en desuso o abandono, con metodología, bases y lineamientos. Actualmente existe una desconexión entre el desarrollo urbano, la política de suelo y la vivienda”, dijo Román Meyer.

Propuesta metodológica integral y replicable a gran escala desarrollada por ARU

José Antonio Díaz, fundador y director de Comunidades Que Renacen

José Antonio Díaz, fundador y director de Comunidades Que Renacen expuso los resultados obtenidos al aplicar su modelo de recuperación de vivienda: “gracias a nuestro modelo de regeneración urbana hemos logrado recuperar nueve mil casas, generando una plusvalía por más de 5 millones de pesos, reducción del índice de inseguridad del 51% y generación de más de 200 empleos directos y 500 indirectos.

Actualmente, el Infonavit tiene registro de poco más de 58 mil créditos en situación de abandono, por lo que las acciones planteadas y la colaboración conjunta ayudarán a impulsar el panorama actual del desarrollo urbano y la vivienda “si bien, son muchos los retos a los que nos enfrentamos, también es cierto que somos muchas las personas que estamos dispuestas a contribuir para que todo cambie y se transforme, la colaboración nos permitirá replicar el modelo de regeneración urbana con participación social en México”, apuntó José Antonio Díaz.

“El problema de las viviendas abandonadas en nuestro país representa una oportunidad para rehabilitar zonas marginadas y brindar a millones de personas, la oportunidad de contar con un patrimonio adecuado para sus familias, por eso es trascendental la participación de todos los sectores”, comentó.

Al respecto señaló que “la metodología propuesta por la ARU es el método más efectivo para que la regeneración urbana sea integral y exitosa, por ello invitamos a todos a participar en esta transformación”.

Hacer frente al deterioro habitacional

Inserción social, mejoramiento integral del hábitat y creación de una nueva industria de regeneración urbana es la propuesta de ARU para medir, comprender e incentivar la participación de la gente en el desarrollo de una estrategia nacional de vivienda utilizando el Índice Nacional de Deterioro Habitacional (INDH).

“Necesitamos reconocer que cada espacio es particular y específico, las condiciones de los miles de barrios y colonias son distintas al igual de los planes de acción”, explicó Alfonso Iracheta director de Centro Eure.

El INDH requiere capacitación y seguimiento de aliados locales que puedan elaborar sus propios diagnósticos internos y planes de acción con apoyo de inversionistas. “Es fundamental transitar de un problema de cartera a una nueva industria de regeneración urbana”, añade Iracheta.

Bernardo Altamirano Rodríguez, subdirector general de administración de cartera del Infonavit, aclaró que el objetivo social del instituto no es la construcción de vivienda, sino maximizar las condiciones crediticias para que los derechohabientes adquieran una casa digna.

El compromiso del Infonavit es generar mayores rendimientos que las Afores y recuperar la plusvalía de las viviendas abandonadas o en situación de vulnerabilidad, así como identificar los polígonos en niveles de deterioro, restablecer las condiciones de uso de suelo e infraestructura para servicios básicos.

El panel La transformación de la vivienda social en México, también contó con la participación de la directora de la ARU, Louise David, el director del IMPLAN Tijuana,  Alejandro Ruiz; el director de Grupo MIA, Guillermo Jaime, la directora de Iberobienes, Ana Herrero y Salvador Herrera, miembro del Consejo de la ARU quien moderó la discusión.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: