Las lecciones sobre el estado de Guerrero

Por José Alberto Márquez Salazar

El nivel de discusión y rechazo a la candidatura de Félix Salgado definió posturas claras, pero también nos dejó ver una diferencia notable: a nivel nacional hubo un rechazo evidente, pero a nivel local, en el Estado de Guerrero, el candidato incrementó su nivel de simpatía […] Las observaciones (la línea) del presidente de la República dio resultado.

Es muy probable que este 6 de junio, la candidata del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) a la gubernatura del estado de Guerrero, Evelyn Salgado, obtenga el triunfo electoral. Hasta este 31 de mayo, la mayoría de las encuestas le dan una clara ventaja sobre el candidato de la Alianza PRI-PRD, Mario Moreno Arcos, segundo lugar.

El proceso electoral, desde antes de su inicio, es controvertido. En primer lugar, las acusaciones en contra del precandidato del MORENA, Félix Salgado Macedonio, por presuntas violaciones y abusos en contra de diversas mujeres lo situó, prácticamente, en el ojo de los medios nacionales e internacionales: ¿cómo puede un violador gobernar una entidad en donde los abusos sobre las mujeres son históricos?

Ya como precandidato, Salgado Macedonio fue cuestionado por sus propios compañeros de partido y, en un proceso poco claro, a través de encuestas –nunca expuestas públicamente- obtuvo la candidatura. Cabe señalar que dos de sus principales contrincantes en la precandidatura fueron excluidos de la encuesta por violar las “reglas” para la elección de candidatas/os.

El proceso electoral del Estado de Guerrero adquirió dimensiones nacionales porque en él intervino el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, quien –velada o abiertamente- apoyó a Salgado Macedonio y derivó los cuestionamientos a un “tema político”, un ataque político, contra el Senador con licencia.

El nivel de discusión y rechazo a la candidatura de Félix Salgado definió posturas claras, pero también nos dejó ver una diferencia notable: a nivel nacional hubo un rechazo evidente, pero a nivel local, en el Estado de Guerrero, el candidato incrementó su nivel de simpatía de tal forma que llegó a tener un 53 % de preferencias. Las observaciones (la línea) del presidente de la República dio resultado.

Grupos y activistas feministas en diversos lugares de la República, y especialmente en la Ciudad de México, se manifestaron contra Félix Salgado y en algunos sitios en Guerrero. Y, aunque el denominado movimiento feminista, cuestionó al mismo presidente de la República, la candidatura de Félix Salgado avanzó.

Ya como candidato del MORENA, y en controvertidas decisiones, tanto el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) como el Instituto Nacional Electoral (INE) resolvieron retirar la candidatura de Salgado Macedonio debido a la falta de informes sobre sus gastos de campaña.

Salgado Macedonio cuestionó la decisión, acusó a su propio partido de no haber cumplido y llegó al punto de amenazar, junto al presidente del MORENA, Mario Delgado, a dos consejeros del INE: “Los vamos a hallar, los vamos a buscar y vamos a ir a ver a Córdova, ¿no le gustaría al pueblo de México saber dónde vive Lorenzo Córdova? ¿Si les gustaría saber cómo está su casita?”

Entonces, gran parte del país discutía y rechazaba a Salgado Macedonio, pero en Guerrero, su simpatía crecía más. México no entendía que las mismas mujeres en el Estado lo siguieran apoyando. Hubo más señales de alerta, seguramente las que el presidente de la República debió considerar antes de apoyar al Senador con licencia. El 26 de marzo, el periodista Raymundo Riva Palacio, escribió en El Financiero: “Su caso es un microcosmos de lo que está sucediendo en el país, donde los jefes del narcotráfico se han (ido) apoderando de decenas de municipios donde negocian con los alcaldes que les entreguen el control de las policías. Para los narcotraficantes, esa opción es más barata y segura para sus fines de seguridad en las rutas de distribución de drogas y protección… ¿Qué tanto se metió el alcalde de Acapulco con los cárteles de la droga?”

Después de los consecutivos enfrentamientos entre TEPJF y el INE, la candidatura de Salgado Macedonio pasó a la historia, pero no así su presencia en Guerrero, pues, en un proceso “poco claro”, el MORENA en Guerrero decidió que la hija del ex candidato, Evelyn Salgado, ocuparía su lugar en la contienda por la gubernatura de Guerrero.

Al margen de toda la historia de vida que tenga este proceso sobre Félix Salgado Macedonio, hay elementos, lecciones que el proceso en Guerrero nos deja, me refiero específicamente al proceso cultural e institucional:

1.- El movimiento feminista que se ha fortalecido a nivel nacional en estos últimos dos años, tiene un gran dique en las culturas locales.

¿Qué ha sucedido con la cultura de la violencia contra las mujeres en el Estado de Guerrero? A diferencia de lo que sucede en otros estados de la República, por ejemplo, en la Ciudad de México, conceptos como “sororidad”, “resiliencia”, “violencia feminista”, no tiene permeabilidad entre las mujeres. La misma violencia se ha normalizado y la denuncia no se produce porque hay temor.

Ese México bronco que pensamos se quedó atrás con el proceso de institucionalización postrevolucionaria no se ha ido, está presente en un Estado geográficamente agreste, con baja movilidad y deficiente comunicación.

¿Cómo se explica la venta de niñas y adolescentes, cómo se explica que lo hagan los familiares?

Hay algo que desde el centro de la República no se ha entendido: el retroceso cultural que ha generado el crimen organizado, la pobreza y el hambre, en muchos estados de la República.

Los diferentes grupos feministas y “colectivas” cuestionaron al candidato de MORENA, pero su voz no encontró un camino institucional o eco con la mayoría de mujeres en el Estado.

Si bien, las redes sociales lo “evidenciaron” como un personaje violentado y abusador de las mujeres, no hubo una respuesta institucional que diera cause a las voces. La fuerza del presidente de la República –poco cercano a las posiciones feministas- borró las posibilidades y ha enviado un terrible mensaje para el futuro de la violencia contra las mujeres.

2.-  La opinión nacional puso mucha atención a una figura, la de Félix Salgado Macedonio y olvidó que en la competencia por Guerrero había otros personajes que podrían hacer contrapeso al candidato de MORENA.

Centrar el debate en la figura de Félix Salgado Macedonio, indirectamente promovió la cultura “presidencial” contraria a la de las instituciones.

El proceso electoral de Guerrero tuvo que ver más con el candidato de Morena y se olvidó, prácticamente, qué decían otras candidatas y candidatos, qué otras propuestas, o planteamientos tenían los demás.

La mayoría de los medios nacionales puso a la persona Félix Salgado como el eje de la elección no a MORENA. La atención mediática sobre una persona regresó nuestro sistema a la dependencia de los líderes populares o populistas: al Presidencialismo que no queremos.

Ahí está el poder presidencial de Andrés Manuel López Obrador, a Salgado Macedonio –velada o abiertamente- que derivó los cuestionamientos a un “tema político”, de ataque político, y lo hizo más popular, de tal forma que en Guerrero su nivel de preferencia llegó al 53 %.

¿Los medios nacionales fortalecieron la imagen de la supuesta víctima política por sobre las víctimas del candidato?

3.- Centrar los cuestionamientos sobre Félix Salgado Macedonio y sus agresiones a las instituciones y a los árbitros electorales opacó su supuesta relación con grupos del crimen organizado y el peligro que esto traerá para Guerrero.

¿Cómo vamos a detener el avance “institucional” del crimen organizado? Con un grupo político que gobernará uno de los Estados con mayor desigualdad y pobreza.

El caso de Félix Salgado Macedonio también refleja la ceguera del centro de la República para entender lo que sucede localmente y la deficiencia que tienen nuestras instituciones para frenar las intenciones y decisiones personales frente a las reglas generales. Que gane Evelyn Salgado la gubernatura de Guerrero es un error que va más allá del Estado de Guerrero y que debemos advertir para el futuro de la seguridad y democracia.

Deja un comentario

90394
A %d blogueros les gusta esto: