Los lujos del dueño de Ficrea

Rafael Olvera Amezcua, socio mayoritario de Ficrea, creó una red de más de 100 empresas y sociedades en México, Estados Unidos y España. Además cuenta con cuatro casas y un centenar de autos de lujo.

Según una investigación hecha por El Universal, el hoy fugitivo internacional, tenía el control de la mayoría de empresas que integran la red construida por él en tres países, además de contar con bienes que fueron creciendo a partir de la fundación de la sociedad financiera Ficrea.

Las empresas

Rafael Olvera, quien fuera empleado de la Secretaría de Hacienda, es buscado en 190 países por un fraude de más de dos mil 700 millones de pesos en agravio de más de seis mil ahorradores. No es claro de dónde obtuvo los recursos para iniciar sus empresas.

Según la investigación del diario, 49 de las 100 empresas están activas, y gran parte de ellas tienen la misma dirección que tiene en México, Estados Unidos y España; Leadman Trade, la empresa a través de la cual trianguló los recursos de los ahorradores de Ficrea.

Además de las conocidas empresas que conforman Grupo Trade (Leadman Trade, Ficrea y Baus and Jackman), existen entre otras, empresas como Vindu, que produce suplementos alimenticios y Monka Comercial, aunque esta última sólo existe en el papel, con la cual también pudo sacar fondos de México.

Los lujos

En la dirección fiscal de compañías como Trade Company, así como Rent Trade, se encuentra una propiedad modesta que contrasta con los lujos en que vivía el empresario, entre los cuales se cuentan cuatro casas que se ubican en el exclusivo Club de Golf Bellavista, en el Estado de México y 100 autos de extremo lujo.

El costo de las casas tiene un costo total en promedio de 40 millones de pesos. Una de esas propiedades era utilizada para guardar bajo un cobertizo más de 100 autos de lujo. Sólo una de ellas, en la que habitaba Olvera Amezcua o sus hijos, han sido aseguradas por las autoridades.

Entre los vehículos se encuentran diversos modelos de lujo, como Aston Marti, Lamborghini, Mercedes Benz, Rolls Royce, Viper, Mustangs clásicos entre otros, los cuales ocupaban una

Una de las propiedades dentro del exclusivo club de Golf ubicado en Atizapán de Zaragoza, era ocupado por Olvera Amezcua junto a su esposa, mientras que su hija y yerno ocupaban una segunda propiedad y un tercer inmueble se rentaba a terceros.

La cuarta propiedad era la que se usaba exclusivamente para albergar los más de 100 vehículos bajo un cobertizo. Sólo una parte del total de automóviles fue asegurado por las autoridades.

Cuando Olvera Amezcua llegó al exclusivo fraccionamiento, hace aproximadamente 10 años, rentó una casa y contaba con tres automóviles, ninguno de ellos de lujo. A partir de la creación de Ficrea, hacia 2008, las propiedades del empresario fueron en aumento.

Con información de: El Universal

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: