México entre los países con manejo responsable de biotecnología agrícola

Publicado Por

Alcaldes de México

La adopción de la biotecnología moderna, y la utilidad y ventajas que ofrecen las aplicaciones en  la producción agrícola nacional, llevó a México a tener uno de los marcos regulatorios más rigurosos y estrictos a nivel mundial.

Por más de una década se discutió sobre los cultivos genéticamente modificados (GM), y gradualmente este debate fue convirtiéndose en aportes valiosos que en la actualidad vienen a consolidar su importancia en el marco de su aprovechamiento sustentable, y el manejo seguro y responsable.

AgroBio México señala que legisladores, gobierno, representantes de la academia, de la sociedad civil organizada y productores involucrados en la cadena agroalimentaria, han participado en todo tipo de foros en los que igualmente han encontrado puntos de coincidencia.

En este contexto, ha quedado de manifiesto que en nuestro país se aplican otras leyes y reglamentos en materia sanitaria, ambiental y agrícola, haciendo del desarrollo, cultivo, comercialización y consumo de cultivos genéticamente modificados una de las actividades más reguladas en México.

Para esta asociación civil sin fines de lucro, es fundamental para nuestro país ceñirse a cada lineamiento como el Protocolo de Cartagena sobre Seguridad de la Biotecnología. Sí, efectivamente un Protocolo de Bioseguridad.

Es un Tratado internacional negociado en el marco del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), suscrito y ratificado por México. Su objetivo: contribuir a garantizar un nivel adecuado de protección en la esfera de la transferencia, manipulación y utilización seguros de los organismos vivos modificados resultantes de la biotecnología moderna, centrándose concretamente en los movimientos transfronterizos -importaciones y exportaciones- y previniendo cualquier efecto adverso para la conservación y uso sostenible de la diversidad biológica, considerando los riesgos para la salud humana.

Así, el marco regulatorio mexicano está integrado por los siguientes instrumentos normativos:

1.- Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados (LBOGM).

2.- Reglamento de la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados (RLBOGM).

3.- Régimen de Protección Especial del Maíz (contemplado en el Reglamento de la ley)

4.- Acuerdo por el que se determinan Centros de Origen y Centros de Diversidad Genética del Maíz

5.- Norma Oficial Mexicana NOM-164-SEMARNAT/ SAGARPA-2013, que establece las características y contenido del reporte de resultados de la o las liberaciones de organismos genéticamente modificados realizadas, en relación con los posibles riesgos para el medio ambiente y la diversidad biológica y, adicionalmente, a la sanidad animal vegetal y acuícola.

6.- Norma Oficial Mexicana NOM-001-SAG/BIO-2014, Especificaciones generales de etiquetado de organismos genéticamente modificados que sean semillas o material vegetativo destinados a siembra, cultivo y producción agrícola, entre otros.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: