Oportunidades para el urbanismo tras la pandemia de COVID-19

“No hay otra forma de vivir, vamos a seguir viviendo en ciudades”, comentó el arquitecto Enrique Norten, en la charla titulada “Un nueva forma de hacer ciudad”.

En esta intervención planteó las oportunidades que se están generando para el urbanismo y la arquitectura ante la actual pandemia ocasionada por el Covid-19. “Si algo ha creado en nosotros esta contingencia, ha sido el enorme temor a la enfermedad y a la muerte, este miedo que hemos estado viviendo ha despertado y ha creado, en muchos de nosotros, una animadversión y un cuestionamiento hacia la idea de ciudad”, además explicó que no es la primera vez que la humanidad se enfrenta a cuestionamientos de este tipo.

Recordó que las sociedades industriales dieron origen a las ciudades modernas, a finales del siglo XIX y principios del XX, y que éstas padecieron otra gran pandemia: La Gripe Española, la cual replanteó la vida de las ciudades y provocó grandes migraciones en la búsqueda de mejores condiciones sanitarias.

El doctor Moisés Rosas, responsable de Enlace cultural de la Universidad de las Américas-Puebla, durante la apertura de la segunda conferencia de la serie de 14 que conforman la Cátedra de Artes, destacó la importancia de que una figura de la arquitectura internacional participe en este ciclo.

Subrayó la importancia de que la vida académica se enriquezca al compartir las experiencias de Enrique Norten a lo largo de tu carrera.

Actualmente, se están presentando grandes oportunidades para el urbanismo, para la arquitectura y para la forma de vivir las ciudades. “Necesitamos ciudades más justas y más equitativas; más diversas y más integradas, más sustentables y más armoniosas con el medio ambiente y con la naturaleza y que además nos ofrezcan a nosotros, a sus habitantes, condiciones más parejas y más justas para el crecimiento y desarrollo tanto individual como colectivo”.

Asimismo, Norten consideró que la ciudad se ha convertido en el “chivo expiatorio” de la pandemia, ya que existen condiciones que de cierta manera han propagado los contagios, sin embargo, consideró que “la densidad no necesariamente quiere decir ni hacinamiento, ni promiscuidad, ni violencia, ni insalubridad”.

Para el fundador de la firma Ten Arquitectos, equivocadamente la densidad se ha confundido con estas condiciones de vida que han sido desatendidas, sobre todo las referentes a la integración social, lo cual ha provocado desigualdad, inequidad y pobreza. Lo que sí ha ocasionado estas brechas ha sido la especulación inmobiliaria y la corrupción de las autoridades, cosas que tienen que comenzar a cambiar para crear mejores condiciones en la ciudad.

El ganador de la Medalla Bellas Artes en 2018 añadió que una mejor calidad de vida implica un reordenamiento de la ciudad, con lo cual quienes viven en ella estén cerca se los servicios y la cultura, caminando o utilizando bicicleta. Así se generarían barrios de uso mixto, balanceados y equilibrados que permitan un tejido armónico, coherente y sustentable.

Explicó que “ante el inminente crecimiento demográfico, la ciudad sigue siendo y seguirá siendo nuestra única opción. Ofrece la mejor oportunidad, movilidad social y, por ende, la mejor oportunidad de crecimiento económico y la mejor oportunidad de reducción de la pobreza, que es lo que necesitamos para poder enfrentar otro tipo de contingencias que seguirán viniendo, no necesariamente sanitarias. Necesitaremos mejores condiciones de vida para enfrentar mejor lo que nos traiga el futuro por venir”.

Con información de: La Jornada

Deja un comentario

86011
A %d blogueros les gusta esto: