Sólo 6% de municipios del país cuentan con librerías: Caniem

En México hay un déficit de librerías en los municipios, pues sólo 6% de ello cuentan con librerías, expuso el presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem), Carlos Anaya Rosique.

La Estrategia Nacional de Lectura suena interesante porque la política pública en torno a ese tema se encaminará en un solo esfuerzo, sin embargo falta crear más librerías y espacios de lectura en todo el país.

Este plan nacional incluye la creación de 130 librerías que, según Anaya Rosique, son insuficientes. Calculó que en todo el país hay 600 comercios especializados, 300 de ellos ubicados en la Ciudad de México. Hay un déficit enorme porque deberían existir cerca de 2 mil 400, al menos uno por cada municipio de la República.

“Las 130 librerías ayudarían muchísimo, creo que el reto como sociedad y como gobierno es que al final del sexenio tuviéramos una librería por municipio (..) hay un déficit impresionante, sólo 6 por ciento de los municipios tienen librerías, esas con las cosas que deben preocuparnos”, recalcó Anaya Rosique.

Comparó que la recomendación de la UNESCO es tener con una librería por cada 7 mil 500 habitantes, cuando en Ciudad de México la proporción es de un establecimiento por cada 16 mil personas.

“La Estrategia Nacional de Lectura me parece muy interesante, la idea de concentrar los distintos esfuerzos que el gobierno ha hecho a través de distintos organismos, en una solo para darle sentido y rumbo, me parece muy sabio”.

“Nos falta saber los cómos en esta estrategia, faltan las tácticas, qué pasa con los espacios de lectura, bibliotecas, librerías”, recalcó.

La iniciativa nacional también prevé la edición de fondos editoriales como Vientos del Pueblo, con títulos a un costo de 10 a 15 pesos, porque el alto precio es uno de los mayores obstáculos para fomentar la lectura, según explicó el encargado de despacho del Fondo de Cultura Económica, Paco Ignacio Taibo II.

“No leemos porque el precio de los libros está muy caro, vamos a desbaratarlo, vamos a regalar libros. Vamos a forzar a que la industria editorial baje sus precios”, afirmó Taibo el domingo pasado.

Para Anaya Rosique, Taibo quiso decir que se deben forzar los precios, no se refirió a obligar al sector a bajar el costo de los libros.

“Las negociaciones que se tienen, lo poco que ha ido platicando Paco Ignacio con las editoriales no hay la intención de obligar a nada; cuando él dice forzar, dice forzar los precios, no forzar a los editores, sino ajustar los precios lo más que se pueda”.

“Esto significa una política más amplia, en donde se tiene que contemplar con el papel, con la impresión y con algo fundamental y que hace que los precios puedan bajar, es decir, tener los espacios de mercado en donde los libros se puedan vender, si no tenemos sitios de venta es difícil que podemos hacer tiros más largos que es una manera de reducir costos”, recalcó el presidente de Caniem.

“Tenemos que tender puentes para que vayamos juntos al fin unos y otros tenemos los mismos objetivos y es, yo lo diría con palabras de Paco Ignacio, generar una república lectora”.

Con información de: Reforma

Deja un comentario

73470
A %d blogueros les gusta esto: