Soluciones políticas para empoderar a las mujeres en la economía

Alcaldes de México | 3 de agosto de 2021.- La eliminación de la brecha en años de escolaridad y participación en la fuerza laboral entre hombres y mujeres en un mismo país daría como resultado un aumento de aproximadamente USD $20 billones del PIB mundial en 2050 en relación con un escenario de persistente desigualdad, estimó un estudio de Bloomberg.

Adriana Dupita, economista de Bloomberg Economics, señala que en un escenario menos ambicioso, se estima que si el acceso de las mujeres al empleo y la educación convergiera con el de países que comparten características sociales comunes, pero que ya han alcanzado un mayor nivel de igualdad de género, aún agregaría alrededor de USD $17 billones al PIB de 2050.

La economista explica cuáles son las políticas necesarias para colocar las oportunidades laborales y educativas disponibles para las mujeres en una trayectoria cada vez mayor.

Las prioridades varían de un país a otro.

En general, aumentar el acceso de las mujeres a la educación postsecundaria, brindar servicios de cuidado infantil subsidiados, crear leyes para la igualdad de género en el trabajo, promover contratos laborales flexibles y, en los países en desarrollo, subsidiar la compra de electrodomésticos que faciliten el trabajo manual, como lavadoras, traería un gran impulso.

El índice de igualdad en el lugar de trabajo de la mujer ofrece una medida del progreso entre países hasta la fecha. Un breve vistazo a los datos revela una gama considerable de oportunidades de mejora:

  • 10% de los países, no hay educación primaria gratuita y obligatoria. En el 27%, no hay servicios públicos de cuidado infantil. En ambos casos, la responsabilidad del cuidado de los niños es generalmente de las mujeres, lo que limita las opciones de empleo.
  • 60% de los países, no existe una ley que obligue a la igualdad de remuneración, lo que pesa sobre el potencial de ingresos de las mujeres y reduce el incentivo para ingresar a la fuerza laboral.
  •  65% de los países, no existen políticas, o son inadecuadas, para impulsar el acceso de las mujeres al crédito, lo que crea una barrera para el espíritu empresarial.

Existen diferencias en el progreso de la igualdad de género entre regiones según el Índice de igualdad en el lugar de trabajo de la mujer del Consejo de Relaciones Exteriores.

También el índice muestra qué países y regiones han avanzado más y cuáles tienen un largo camino por recorrer. Evidentemente, Oriente Medio, Asia Meridional y África Subsahariana están muy por detrás. Desde una perspectiva positiva, la correlación entre los países que tienen políticas adecuadas y los países donde los resultados educativos y laborales de las mujeres son más altos es un recordatorio de que, con las políticas adecuadas, el progreso es extremadamente alcanzable.

Una salvedad importante, señala Adriana Dupita, es que el análisis se ocupa únicamente del lado de la oferta de la economía. Para que el PIB aumente, no es suficiente que las mujeres tengan más educación y oportunidades de participar en la fuerza laboral, también debe haber una demanda de más trabajadores. Si esto no sucede, tal vez porque los avances en la automatización eliminan puestos de trabajo, el resultado sería más desempleo, no un mayor crecimiento. Esto resalta la importancia de considerar las políticas de igualdad de género junto con una revisión más amplia para que los mercados laborales funcionen.

 

Descubre más.

Deja un comentario

92038
A %d blogueros les gusta esto: