Tecnologías de bajo impacto contra inundaciones

La Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) busca implementar un sistema de biorretención de agua con el objetivo de mantener un control en la erosión de suelos y evitar inundaciones. El sistema permitirá reutilizar además el agua de escorrentía, es decir, el agua que recorre la superficie de las ciudades, ya sea estacionamientos, banquetas y techos.Dicho proyecto es encabezado por la doctora en biotecnología Gabriela Alejandra Vázquez Rodríguez, quien es profesora investigadora en el área académica de Química de la UAEH, y cuenta además con una especialidad en el tratamiento biológico del agua.

La idea del sistema surgió como parte de las actividades del cuerpo de investigadores al que pertenece, “nos interesa todo lo relacionado con las tecnologías de conservación del agua”, comentó la doctora Gabriela Vázquez.

Las tecnologías de bajo impacto son aquellos sistemas tecnológicos de bajo costo que se incorporan al paisaje urbano de un modo muy sencillo y permiten restablecer el ciclo hidrológico que en las ciudades no funciona adecuadamente.

De acuerdo con la especialista, la UAEH ya tiene instalada una tecnología de bajo impacto que permite la infiltración y recolección del agua a través de una celda de biorretención. La eficiencia de este medio se medirá a través de un año de monitoreo para evaluar su calidad y así poder reutilizarla.

En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, la doctora Vázquez explicó que lo que las tecnologías de bajo impacto es permitir que el agua que naturalmente debería infiltrarse al suelo, lo haga. «Por lo general, en las ciudades existen superficies impermeables, por lo que dejan que el agua de lluvia resbale pero no se infiltra en el suelo. Esto es muy dañino para el ciclo hidrológico ya que se requiere justamente de la infiltración para continuar con un ciclo normal».

Gaby Vázquez y su equipo de trabajo.

Detalló que como en toda gran ciudad, desde Nueva York hasta Ámsterdam, se inundan durante una tormenta, «y en México este problema es muy grave porque tenemos una temporada de lluvias muy corta pero muy intensa, y en Hidalgo sucede esto, tenemos nueve meses donde casi no llueve, pero en la temporada de lluvias cae agua en exceso y esto causa muchos problemas ya que se inundan ciertas regiones y, por otro lado, no se permite la recarga de los mantos freáticos».

Con las tecnologías de bajo impacto se busca proporcionar superficies donde el agua pueda infiltrarse y hacer que el ciclo hidrológico se vuelva natural.

La doctora Vázquez señala que estas tecnologías están en crecimiento en todo el mundo, «los principales desarrollos que se han hecho han sido en países con clima templado y son realmente de bajo costo. Algunos ejemplos de estas tecnologías son los pavimentos permeables, las azoteas verdes y las celdas de biorretención».

Celdas de biorretención

La tecnología instalada en el campus de la UAEH es una celda de biorretención que, además de evitar un problema de inundaciones, permitirá reutilizar el agua de escorrentía que se genera.

La celda es como un filtro que se instala donde haya un hundimiento de terreno, que es el sitio más adecuado para construirlas ya que son en sitios con estas características donde fluye el agua naturalmente.

Una vez instalada se rellena la zona con material que permita la infiltración, como por ejemplo arena o tezontle, por mencionar algunos.

Estas tecnologías se pueden adaptar a cualquier tipo de vivienda, como edificios o casas individuales, «y estamos tratando de abarcar otros tratamientos de bajo impacto. Este mismo equipo de trabajo tiene un proyecto para el desarrollo de azoteas verdes y con pavimentos permeables que descontaminan el agua».

«Queremos que estas tecnologías se apliquen y, con un mínimo de interés y de dinero, colocarlas en cualquier parte», apuntó.

Con información de: Agencia Informativa Conacyt

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: