Urgente fortalecer las condiciones de seguridad vehicular en México

Por Martha Palma

Alcaldes de México | 20 de mayo de 2019.- La seguridad vehicular en México tiene un rezago de 20 años en comparación al contexto internacional, ocasionando 16 mil muertes al año relacionadas con accidentes viales.

“Los 140 mil vehículos que ingresan a circulación cada año no cumplen con los estándares mínimos de seguridad, dejando a 72 mil usuarios desprotegidos”, afirma Anette Ramírez, gerente de política pública en movilidad del World Resources Institute (WRI) México.

Durante la presentación del reporte: Vehículos más seguros: Más vida, menos lesiones, expertos de WRI México, El poder del Consumidor y Reflexiona A.C., dimensionaron la problemática de la seguridad vehicular en México, las condiciones del mercado para implementar una norma conforme a los estándares internacionales, así como los beneficios sociales en salud y equidad.

Según el reporte, los vehículos más vendidos en el país son los modelos de baja y muy baja seguridad, de la armadora Volkswagen Vento, Jetta, Tiguan y Polo de cuatro puertas, de la marca Nissan Sentra, March, NP300 y Versa, de la firma GM el Aveo, Cavallier de cuatro puertas, Beat y Beat de cuatro puertas.

La Norma Oficial Mexicana NOM-194-SCFI-2015, sólo contempla estándares de impacto frontal en vehículos, dejando fuera los otros seis dispositivos de seguridad recomendados por la Organización Mundial de la Salud.

Los accidentes viales en México generan un costo de 3.5 puntos porcentuales del PIB, derivados de incapacidades, lesiones, ingresos hospitalarios, consultas, ausentismo laboral y defunciones, explica Valentina Ochoa, directora de Reflexiona A.C. “Es posible salvar 2 mil vidas al año si los vehículos contaran con los dispositivos tecnológicos considerados en los estándares internacionales. Los jóvenes son el sector más vulnerable ´porque compran vehículos con seguridad mínima cuyo precio es inferior a 150 mil pesos”.

Actualmente, tener acceso a los mínimos estándares de seguridad tiene un sobrecosto para el consumidor mexicano que oscila entre 20 mil y 90 mil pesos adicionales al precio de un auto, mientras que a los fabricantes instalarlos les cuesta alrededor de 10 mil pesos.

El estudio Vehículos más seguros: Más vida, menos lesiones, revela que existen condiciones favorables para la modificación, adopción e implementación de una norma más fuerte por parte de la industria y las autoridades mexicanas, basado en 4 razones fundamentales:

1.-La industria cuenta con líneas de producción de vehículos seguros. En 2018 exportó 3.5 millones de vehículos, el 89 por ciento de la producción nacional a países con normativas más fuertes acorde a las recomendaciones internacionales, principalmente a Estados Unidos, Canadá y Alemania.

2.-La industria tiene capacidad de ejecución. Ha cumplido con la norma vigente y ha avanzo en la implementación de los dispositivos que ésta plantea. De igual manera, se ha avanzado significativamente en la incorporación de diferentes dispositivos de seguridad vehicular como bolsas de aire en un 97%, cinturones de 3 puntos en 80%, Isofix en un 75%

Anette Ramírez

3.-La dimensión del problema de bajas condiciones de seguridad vehicular está acotada a determinados modelos y permite identificar las prioridades de intervención. Nueve de los 69 modelos analizados en 2018 cuentan con condiciones de baja o muy baja seguridad para los conductores y pasajeros de vehículos, así como demás usuarios de la vía. “En total, las ventas de estos nueve modelos acumularon el 8.5% del total de vehículos vendidos en México (de origen nacional e importados). No obstante, el foco crítico de la situación se concentra en sólo 2 los modelos, pues son aquellos que no tienen ningún dispositivo de prevención y además sólo cuentan con alguno de mitigación; éstos acumularon el 4.3% del total de ventas en 2018”. Afirma Anette Ramírez.

4.-Acelerar la adopción de estándares de seguridad vehicular es congruente con los principios de equidad del Plan Nacional de Desarrollo. Los modelos con menores condiciones de seguridad vehicular están orientados al segmento de menores recursos y población principalmente joven. Invertir en los dispositivos brinda equidad en el acceso a la seguridad.

Habrá mesas de trabajo con la Secretaría de Economía para actualizar la norma de seguridad vehicular a finales de año o principios de 2020. “México ya tiene las condiciones para aplicar medidas justas y democratizar la seguridad sin presiones de la industria”, considera Stephan Brodziak, coordinador de la campaña de seguridad vial de El Poder del Consumidor.

Responsabilidad gubernamental en seguridad vehicular

Angélica Vesga

Los alcaldes y gobernadores preocupados por la seguridad vehicular y vial de los ciudadanos, tienen la facultad de solicitar mejores condiciones al gobierno federal para evitar lesiones graves y fatales en accidentes viales, asegura Angélica Vesga, directora de asuntos públicos y comunicación de WRI México.

“Algo que sí está dentro de la competencia de los gobiernos locales son las licitaciones públicas de vehículos, todas las flotas gubernamentales pueden tener condiciones mínimas de seguridad vial si así lo deciden”.

Afirma que las autoridades estatales de movilidad trabajan en una normativa que garantice condiciones de seguridad vehicular para usuarios y choferes de plataformas como Uber y Cabify.

Deja un comentario

75951
A %d blogueros les gusta esto: