Revolución Ambiente Revolucionario

CañonEn México, la historia también es para disfrutarse. Prueba de ello es “La Muralla”, una hacienda remozada de atmósfera bucólica, ubicada en Amealco, Querétaro, donde es posible “acuartelarse” con “la tropa”, en un “jacal”, y disfrutar así del ambiente revolucionario. ¡Ni Pancho Villa lo hubiera pensado!

Como si se tratara de un viaje en el tiempo, en La Muralla, de Hoteles Misión, se recibe la “bienllegada” de parte de un “dorado” de Villa o de un zapatista, y desde ese momento el huésped adquiere la categoría de acuartelado. La hacienda maneja todo el concepto de la revuelta armada de 1910 durante la estancia de los visitantes, incluyendo los trajes tradicionales, las soldaderas y reclutas, el lenguaje y la ambientación del lugar.

La hacienda guarda celosamente los secretos de las culturas de la región como la otomí, expone la belleza de sus artesanías, así como la riqueza natural queretana de los alrededores —pinos y oyameles, garambuyos, biznagas y chapulines, entre otros—. Así, es posible disfrutar del ambiente revolucionario, pero sin temor a cañonazos, fusilamientos o aplicación de “la ley fuga”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: