Transformación digital para crear Smart Cities

 

Hoy en día, más de la mitad de la población —55 por ciento— habita en áreas urbanizadas, según estimaciones del Banco Mundial, las cuales también revelan que en los próximos 20 años será 70 por ciento de la población global la que habite en ciudades.

Este comportamiento poblacional supone una serie de retos para los gobiernos locales, como la escasez de agua, deterioro de la infraestructura urbana y el constante incremento en la demanda de energía, a los cuales deben hacer frente, sin dejar de lado el cumplimiento de un buen nivel de servicios públicos y el compromiso de un desarrollo sustentable, así como asegurar su atractivo.

Por lo anterior, impulsar la transformación digital para crear ciudades inteligentes es clave. La aplicación de soluciones tecnológicas contribuye a hacer más eficiente la operación de los servicios urbanos y permite que las urbes rescaten recursos en estado crítico, ya que el manejo del agua, la energía, los residuos y el aire se vuelve óptimo. Las smart cities se valen de herramientas digitales para mejorar la vida de sus habitantes, resolver problemas de manera eficiente y aprovechar las oportunidades de desarrollo económico. Una ciudad de este tipo ofrece a la población más información con una visión enfocada hacia el desarrollo a largo plazo, optimización y control en relación con los recursos disponibles.

Como aliado estratégico para las industrias y ciudades, Veolia brinda soluciones para hacerle frente a los retos urbanos por medio de innovación y herramientas encaminadas a generar smart cities. Con más de 160 años de experiencia, la compañía ha adoptado un enfoque más amplio para implementar estrategias en sus tres áreas de especialización: agua, energía y reciclaje de residuos, lo cual brinda a las urbes un nuevo dinamismo al combinar sensores y contenedores inteligentes, modelos digitales de servicios así como la participación activa de usuarios, quienes ahora forman parte del diseño de servicios urbanos.

Un ejemplo es la próxima implementación de un centro de monitoreo llamado Hubgrade en Aguascalientes, que opera con base en una plataforma digital integrada capaz de generar indicadores que permiten controlar el buen funcionamiento de las instalaciones.

Esta instalación será la primera en monitorear y optimizar los flujos de agua, energía y residuos en tiempo real. Es capaz de activar alertas para intervenciones rápidas y eficaces al detectar un cambio de consumo o una anomalía de funcionamiento. En Europa, Veolia cuenta con más de 300 mil sensores inteligentes que envían, en tiempo real, datos a los más de 15 centros Hubgrade, donde trabajan más de 50 expertos de manera permanente. El análisis detallado de estos datos permite optimizar el consumo de estas instalaciones. Con ello es posible realizar mediciones de la calidad del aire de un edificio en relación con los datos de ocupación de los locales, lo cual permite ajustar los sistemas de climatización de manera continua para asegurar las condiciones de confort optimizando la eficiencia energética.

Además, con base en el desarrollo de formas innovadoras para crear accesos, preservar y recargar los recursos naturales orientados a responder a necesidades emergentes, Veolia brinda las herramientas que ayudan a las ciudades a potenciar su resiliencia, lo cual es importante para convertirse en una smart city. Lo anterior es posible a partir de comprender su vulnerabilidad para después impulsar su ecosistema y, en consecuencia, favorecer su contexto social y económico. Este acercamiento permite a las metrópolis reducir riesgos al contar con un plan de contingencia que las prepara para mitigar daños y tener una recuperación más rápida con un impacto económico menor, una ventaja que resulta en ciudades más competitivas y atractivas para sus habitantes.

Mediante el trabajo colaborativo entre los sectores público y privado, y los ciudadanos, con la implementación y adopción de innovación y herramientas digitales, las urbes pueden tomar un rol más activo ante el cambio climático, así como elaborar planes de prevención contra catástrofes y diversas crisis, reforzar la resistencia de sus infraestructuras básicas e impulsar la transformación hacia ciudades inteligentes. Al economizar y proteger los recursos naturales a través de un consumo racional con menor deterioro, se podrá garantizar su disponibilidad para el futuro.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: