Fortalecen Ludoteca en Ixtapaluca para Impulsar el Crecimiento Familiar.

Los resultados de esta obra de beneficio comunitario se ven reflejados en el oriente del Estado de México, en la colonia Hornos Zoquiapan, en el municipio de Ixtapaluca, Estado de México. La ayuda llega de todos lados, la solidaridad y el empuje de la sociedad ha permitido cambiar la vida a quienes por muchos años creyeron que estaban destinados a ser la parte olvidada de la población.

El Centro de Desarrollo Comunitario construido por la asociación Un Mañana para la Comunidad atiende a más de 508 vecinos de la zona, ofrece consulta médica, orientación psicológica, servicio dental, educación preescolar, además de primaria y secundaria abiertas. Para consolidar este proyecto se requirió de la ayuda de asociaciones de segundo nivel, es decir, aquellas que se dedican a poyar a instituciones que tienen trabajo directo en la sociedad.

El apoyo. Hace cinco años grupo financiero Actinver consolida su área de Responsabilidad Social al integrar una asociación civil. “Tuvimos que enfrentar muchas trabas por parte de la Junta de Asistencia Privada para integrarnos como una IAP (Institución de Asistencia Privada), entonces nos recomendaron seguir como una asociación civil (AC). Así, lo que hacemos es destinar una cantidad de las utilidades del grupo, la cual es fijada por el Consejo de Administración y, si hay utilidades, sólo se destina un porcentaje a labores altruistas”, comenta Nancy Walker Cos, directora de Comunicación Corporativa y Marketing de grupo Financiero Actinver.

Los únicos proyectos que toman en cuenta son los relacionados con salud, educación y ecología. “A partir de 2011, que fue nuestra primera convocatoria, nos llegaron tal cantidad de solicitudes que nos era insuficiente el tiempo para analizarlas, entonces tuvimos que establecer políticas de a dónde queríamos llegar, y lo demás descartarlo, porque es una labor que si quieres hacerla a conciencia y bien, tienes que poner límites.”

En 2011, las instituciones que recibieron apoyo por parte del grupo fueron 11, al año siguiente fueron 13, y en el 2013 llegaron a 16. Walker Cos señala que para este año se han recibido más de 160 solicitudes, todas vía Internet, ninguna propuesta se recibe en papel, “porque a cada una se le asigna un número de folio para darle el seguimiento necesario y garantizar que todo el proceso sea transparente”. En la historia del grupo se han otorgado recursos a dos instituciones que no tuvieron que registrar su solicitud: Cruz Roja y el programa Bécalos, de la fundación de la Asociación de Bancos de México.

Para que las asociaciones que llevan a cabo trabajo directo en las comunidades puedan presentar sus proyectos, el plazo de inscripciones va del 1° de enero al 30 de abril. “En ocasiones fragmentamos los proyectos porque tratamos de aterrizarlos y canalizar recursos a actividades muy específicas y que podamos medir”, comenta.

La directora de Comunicación Corporativa explica que se apoyó la ampliación de una sala para niños enfermos de cáncer en el Hospital General de Occidente de Guadalajara. “En esa ocasión dijimos, tienen los recursos, sí y sólo si la Secretaría de Salud cumple con su parte. Cuando la Secretaría culminó su participación, Actinver Apoya donó los recursos para la sala.” El objetivo era que los menores no tuvieran que estar en el mismo espacio con adultos y enfrentar el tratamiento en un ambiente infantil, lejos de noticias y telenovelas, “que eran los programas que veían los adultos”, además al estar entre puros menores se pueden acompañar en el proceso.

INSTALACIONES FAMILIARES 

 

En 2013, Un mañana para la Comunidad A.C. presentó su solicitud para que el Programa Integral Comunitario (PIC) fuera considerado por el grupo financiero. El objetivo es desarrollar las habilidades y capacidades de niños, adolescentes y padres de familia a través de ocho áreas: ludoteca, trabajo social, atención psicológica, apoyo alimentario, regularización y alfabetización, atención médica y servicio dental.

El lugar donde se concentrará esa actividad es en la colonia Hornos Zoquiapan, conocida por los hornos de ladrillo que se localizan en los alrededores. El problema de la tenencia de la tierra es claro y se observa en las colindancias con los desarrollos habitacionales. El centro comunitario comenzó en una extensión de 500 metros cuadrados hace 15 años, ahora tiene una extensión de 2 mil metros y atiende a 508 personas, 150 son menores a los que se les da un seguimiento de talla, peso, alimentación y avance educativo porque forman parte del plantel de preescolar. “Nosotros estamos calificados dentro de la SEP como una de las mejores escuelas de calidad en comparación con las escuelas de la zona, tenemos el mejor nivel educativo”, asegura Vania Angélica Monterrubio Lozano, directora del centro.

En esta zona las familias están acostumbradas a trabajar en la elaboración de ladrillos, no cuentan con seguridad social, los niños no asisten a la escuela y los niveles de violencia intrafamiliar son elevados “Los jóvenes llegan con necesidad de afecto, de ser escuchados, con baja autoestima y con la intención de pertenecer a un grupo en el que no se sientan agredidos o etiquetados”, comenta Coral Santiago Aguilar, psicóloga juvenil. En promedio son jóvenes que en su casa existe la figura paterna y materna, el problema es que se carece de la función de los padres. “En muchas ocasiones el papá está ahí, pero ausente; la mamá está ahí, pero a lo mejor es muy impositiva o puede haber omisión total de ambos”, explica.
Ana Palafox, integrante del voluntariado, comenta que para que la gente valore lo que se hace en el centro, ninguno de los servicios se regala, todo se cobra a precios accesibles. “En el caso del comedor, comenzamos una vez a la semana, luego tres veces, sólo con comida, y ahora hay servicio todos los días y se ofrece desayuno y comida. Los niños de preescolar que están becados no pagan nada, los demás tienen una cuota de recuperación acorde al estudio socioeconómico que se les practica”, explica la voluntaria.

DESTACA POR SU ESFUERZO.
Estadistica ludotecaUno de los ejemplos de superación que han conseguido se observa en el caso de Virginia Lazo Martínez, que por muchos años trabajó elaborando ladrillos, no sabía leer ni escribir y acaba de terminar una carrera técnica en educación. Ella se encarga de apoyar a la maestra del grupo de maternal.
Doña Vicky, como la conocen en el centro, es madre de cinco hijos y tiene ocho nietos de entre 11 años y ocho meses. El trabajo en la ladrillera comenzó por “herencia”, porque de los cinco hijos que fueron, ella estuvo más apegada a su papá. Recuerda que el cambio comenzó hace 15 años, cuando las integrantes del voluntariado la invitaron a trabajar en lo que era el proyecto del centro. “En esa época nos reuníamos debajo de un árbol porque no teníamos nada, después nos prestaron un lugar que tenía pisos de tierra y después de cuatro años se construyó el centro.”
Para ser parte de este proyecto tuvo que cursar la primaria y secundaria abiertas a través del sistema INEA y el bachillerato lo acreditó en el Ceneval, con estos logros tuvo la oportunidad de cursar la carrera técnica de asistente educativo, la que concluyó el 8 de marzo de este año. Este logro significó un estímulo para su familia, toda vez que cuatro de sus hijos cursaron hasta la secundaria por falta de recursos; ahora una de sus hijas pudo ingresar a bachillerato y estudiar una carrera técnica en computación.
Doña Vicky insiste en que la mejor recompensa que ha recibido fue el reconocimiento y apoyo de sus hijos, porque durante la ceremonia en la que se le otorgó el certificado que la avala como asistente educativo, su hija destacó que gracias al ejemplo y apoyo de su mamá ella pudo cursar una carrera técnica. Además su ejemplo sirvió para que otro de sus hijos retomara los estudios.
LOS COMPROMISOS.
En el centro comunitario, comenta su directora, tratamos de hacer las cosas diferentes a como las venían haciendo las personas que viven en la zona, “para que tus hijos no repitan los mismos patrones que tú traes y esa desesperanza adquirida que tu familia ha acarreado a lo largo del tiempo desparezca”.
Cuando un niño es aceptado en preescolar los padres deben firmar una carta en la que se comprometen a apoyar el desarrollo del niño, si esto no sucede, el menor es dado de baja. “Porque estamos dando un servicio que es de calidad, aunque su costo sea bajo”.
Vania Angélica Monterrubio Lozano, directora del centro, señala que a lo largo de su experiencia ha entendido que las comunidades en pobreza estás acostumbradas a vivir su pobreza, y bajo esa situación, ellos creen que quienes tienen más están obligados a darles. “Tenemos que enseñarles que ellos también tiene fortalezas, que tiene posibilidades para hacer diferente su vida”, comenta la directora.
Y LAS AUTORIDADES.
La directora de Desarrollo Social del municipio de Ixtapaluca, Jazmín Sánchez Salinas, comenta que en la zona de los Hornos Zoquiapan, personal de la dirección de Obras Públicas trabaja en la introducción de la red de agua potable y drenaje. Sánchez Salinas señala que el principal problema que enfrentan, como autoridad, para poder incluirlos en los programas que llevan a cabo, es la falta de documentación que acredite la propiedad de la tierra.
Para incluirlos en el programa Ahorro y subsidio para la vivienda “Tu casa”, que tiene como objetivo la ampliación o mejoramiento de la vivienda y evitar el problema de hacinamiento, se requiere el título de propiedad. “Ahora tenemos que ver la manera de que los dueños que les donaron o prestaron, en algunas ocasiones el espacio, lo hagan legalmente, porque fue de palabra”, señala.
En estos momentos, la dirección de Desarrollo Social se ha enfocado en apoyar a las familias afectadas por la granizada del 15 de abril, y en la que más de 30 viviendas de la colonia Hornos San Francisco resultaron afectadas.
“En esa ocasión nos tocó apoyar con láminas, incluso, la siguiente etapa es la construcción de lozas o un cuarto firme, y otro de los apoyos es la construcción de un comedor comunitario que serviría para apoyar a la población vulnerable de la zona”, explica la directora.
Sánchez Salinas a segura que el objetivo es no brindar únicamente ayuda asistencialista, se requiere ofrecer ayuda permanente “por eso vamos a entrar con el programa de lozas y ampliación de recámaras”.

One Response

  1. LAURA VARGAS 11 julio, 2015

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: