Levantan cimientos con educación de calidad

CaminoLa escuela primaria Escudo Nacional, ubicada en el poblado de La Viga, luce resplandeciente: recién pintada y sus paredes, techos y pisos son sólidos. Cuenta con tres salones de clase, un espacio para la dirección general, baños nuevos y un área de lectura. Apenas el año pasado, la infraestructura del plantel la componían cajas de cartón, láminas viejas y bolsas de plástico.

Difícilmente el entorno podía llamar la atención de los educandos, mucho menos en épocas de invierno donde esta comunidad del municipio de Naucalpan de Juárez —enclavada en una ladera rodeada de pinos— llega a registrar temperaturas cercanas a los cero grados centígrados. Debido a que carecía de lo más elemental, el plantel tampoco tenía horarios o programas por cumplir.

Primero los niños“Hubo una transformación brutal en los dos últimos ciclos escolares. Los padres que no traían aquí a sus hijos ya ven la escuela como una opción seria en su propia comunidad, pues antes tenían que desplazarse hacia otros sitios y eso los desmotivaba”, relata Jair Segura, asesor de instituciones de la Fundación Lazos.

Las acciones recientes forman parte de un proyecto establecido hace tres años entre HSBC, Fundación ARA y Lazos llamado Sólo Levanta la Mano, el cual consiste en desarrollar un modelo de inversión social para evitar la deserción escolar y mejorar la calidad educativa. El plan funciona por medio de tres ejes: apadrinamiento de niños (becas), mejorar la infraestructura en escuelas y llevar capacitación a los maestros.

“La educación es la base de todo. Es lo que te puede generar una mayor transformación social y un mejor futuro. Con educación das las herramientas para tener una población escolar sustentable y productiva”, menciona Miguel Laporta, director de Sustentabilidad Corporativa de HSBC.

A la fecha, el esquema de “apadrinamiento” ha favorecido a 1,700 infantes de primarias ubicadas en zonas de alta marginación, lo que incluye a niños de áreas rurales. La meta para 2012 es extender la beca a 2,600 niños y así atender sus necesidades de útiles escolares, uniformes y formación de valores.

PLAN ENFOCADO

Sólo Levanta la Mano es el programa bandera en educación de HSBC y opera desde hace tres años bajo el esquema de “apadrinamiento”, donde clientes y colaboradores de la institución adoptan un niño por medio de una aportación mensual de 250 pesos con cargo a su tarjeta de crédito.

Miguel LaportaLaporta añade que así como el negocio bancario tiene metas que cumplir en cuanto a crecimiento de tarjetas de crédito, créditos hipotecarios, personales o de automóviles, actualmente también hay un objetivo trazado en cuanto al esquema de apadrinar a más niños de manera integral en escuelas de educación básica del país.

“Cada vez que adoptamos una escuela significa que 100 por ciento de los alumnos tendrá una beca, porque mejoramos la infraestructura de estas escuelas, porque capacitamos a los maestros con el fin de elevar la calidad educativa y porque tenemos una participación activa de (nuestro) voluntariado”, explica el directivo de HSBC.

Los alcances de Sólo Levanta la Mano en estos años han sido más amplios, pues lo que busca es convocar la participación de otros actores en esta causa: más empresas interesadas, organizaciones no gubernamentales y gobiernos. Una muestra de esto son las alianzas alcanzadas en estos años con la Fundación Lazos en la formación de valores, y con la Fundación ARA en el mejoramiento de infraestructura con obras de remodelación y construcción de salones, baños y comedores.

Con ocho divisiones regionales en el país, HSBC tiene como meta adoptar una escuela en cada una de ellas, por año, y en cuatro años abarcar los 32 estados de la república.

EscuelaLaporta explica que de nada sirve si una escuela primaria perdida en el mapa tiene un equipo de cómputo poderoso si no cuenta con aulas bien construidas, baños dignos o áreas comunes bien instaladas; el punto es empujar un crecimiento orgánico por medio de atender las necesidades reales de cada plantel, indica.

“Queremos llegar a 32 escuelas, una por cada estado, lo que implica atender casi 6 mil alumnos, pero más que crecer en número, nos interesa ir consolidando el programa con acciones integrales”, sostiene.

Hacia adelante, añade, “buscamos generar un modelo que en verdad sea útil, que mueva la aguja en el tema de la educación”.

DE ALTO IMPACTO

Con base en datos de la Prueba ENLACE —operado por la Secretaría de Educación Pública (SEP)—, las fundaciones indican que por cada punto porcentual que un centro escolar de primaria suba en esta medición, su población puede acceder a un ingreso de 346 dólares en su vida profesional, mientras que a nivel preparatoria esta cantidad puede elevarse a 750 dólares.

De esta forma, un estudiante con la primaria o la secundaria terminadas, bajo el escrutinio de la prueba referida, tiene una mayor capacidad para involucrarse en la vida profesional de una manera más formal y activa.

Con el lema “Más de 15 años transformando la educación en México”, Fundación Lazos busca la evolución de las comunidades escolares, impulsando una educación integral basada en valores humanos para niños y jóvenes mexicanos de escasos recursos.

“Nuestro expertise, nuestra razón de ser, es la formación de valores. Adicionalmente, queremos niños competitivos donde los valores impartidos sean el fundamento para los logros académicos, para ser competitivos socialmente”, expresa Ignacio Meza, responsable de la Dirección de Instituciones y Cultura de Lazos, el motor mismo de la Fundación.

En breve GNO contra elEn el último año, la organización echó a andar el programa: Con Lazos Descubro lo Bueno, que pretende desarrollar habilidades del pensamiento con contenidos de valores para los infantes de manera transversal y con base en los planes de estudio que la SEP expone en sus libros en el terreno de la Ética y de Formación Cívica.

Estos valores se refieren a la dignidad, el orden, el respeto, la responsabilidad, la colaboración y la equidad en los primeros tres años escolares. En quinto y sexto año de primaria se enseña el peso de la honestidad, la perseverancia y la paz.

Si bien hace 10 años el reto en la educación básica era buscar la cobertura universal, hoy el desafío es elevar la calidad en la enseñanza. “Creemos que si trabajamos directamente con los docentes, niños y padres de familia, podemos desarrollar el saber, las habilidades y la parte del ser, que se refiere a la actitud y el valor con el que los niños enfrentan las cosas” dice Meza.

De acuerdo con el directivo, las escuelas cubiertas por Lazos muestran una tendencia de crecimiento en la Prueba ENLACE y que, de seguir esta tendencia, se puede alcanzar la media nacional o inclusive rebasarla.

Aunque el expertise de Lazos es un sello de todas las escuelas donde HSBC tiene presencia, el programa Los Amigos de Zippi representa este esfuerzo conjunto, va dirigido a los infantes de primero y segundo año, y se enfoca en desarrollar la inteligencia emocional con el fin de encontrar soluciones inteligentes a los problemas de la vida diaria.

EL VALOR DE LAS REGLAS

Jair SeguraJair Segura forma parte de una red de 24 asesores que laboran en las filiales que Lazos tiene distribuidas en el país, y su rol es el de un gestor educativo responsable de que los programas se vayan ejerciendo en tiempo y orden. En esta red también figuran los facilitadores, quienes se encargan de llevar a los maestros programas dirigidos, como los Amigos de Zippi.

“Nos desplazamos hacia las comunidades para garantizar que tengan programas de educación de calidad y espacios dignos, y lo que hemos encontrado en estos años es el apoyo de las asociaciones de padres de familia, de profesores, de alumnos”, afirma.

Carla RodríguezPara Carla Angélica Rodríguez, una de las tres profesoras que tiene la escuela Escudo Nacional, el apoyo de las fundaciones ha redundado en un mejor aprovechamiento de los escolares, pues ahora hay reglas que cumplir.

“En el salón de clases se pudo tener un ambiente de aprendizaje y de respeto gracias a los programas. Los niños aprendieron a relacionarse mejor y abordar temas difíciles, como el de la muerte. Ahora ya no vienen de mala gana, sino que están más animados, con más compromiso para estudiar”, afirma la joven docente de 23 años.

PAPÁS LEVANTAN LA MANO

Pese a que la escuela primaria de este poblado de Naucalpan ha tenido avances notables en varios aspectos, hay tareas pendientes que cubrir, como la pavimentación del patio de recreo, poner un muro de contención o construir otros tres salones para dejar atrás la posición de escuela multigrado, pues al carecer de más aulas los grados tienen que reagruparse de dos en dos.

No obstante, hoy se respira un ambiente diferente. La aventura de buscar recursos para las mejoras del plantel dio inicio con una ex directora de Escudo Nacional, quien puso la semilla entre los padres de familia para participar en la transformación.

“Vinieron las personas de Lazos y HSBC a preguntarnos si entrábamos en lo que ellos iban a hacer. Dijimos que sí y hoy hemos visto la respuesta con baños nuevos, una biblioteca y mejores instalaciones. Estamos contentos y agradecidos porque hubo gente que nos volteó a ver”, expresa Anita Juárez, que hace cuatro años montó residencia en La Viga, un barrio que carece de luz eléctrica, drenaje y agua. Además de tesorera, Juárez también es conserje en la escuela primaria.

Norma Angélica Sánchez, vicepresidenta de la Asociación de Padres de Familia, corrobora que en el pasado el plantel no podía funcionar. Afirma que hace un año, el supervisor escolar de la zona advirtió que la escuela podría cerrarse por cuestiones de inseguridad. Sánchez expresa que a la autoridad se le hizo más fácil cerrar que invertir. “Hoy ve uno la escuela y da un gusto enorme”, finaliza.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: