Optan por bicis y benefician medioambiente.

Como usuario apasionado de la bicicleta, Adolfo Garza, originario de Cuautitlán Izcalli, había notado el creciente interés de los mexiquenses por el uso de este medio de transporte. Garza comenzó a hacer registro sobre esta dinámica en la estación terminal del Tren Suburbano (Cuautitlán México), donde llegó a asentar hasta 400 interesados diarios.

En relativamente poco tiempo, por medio de su Asociación Civil y otras organizaciones sociales, estaba haciendo propuestas sobre la mejor manera de tener “de su lado” un espacio que brindara comodidad y seguridad al beneficiario de bicicletas en una zona tradicionalmente industrial y habitacional, pero que carecía de la infraestructura propia para la movilidad de las “bicis”.

La empresa Ferrocarriles Suburbanos —el primer transporte ferroviario de uso masivo en el país cuyos ejes principales en responsabilidad social son la movilidad, el medioambiente y el fomento cultural— fue receptiva a los planes.

En sus proyecciones de expansión incluyó estas propuestas y en julio de 2012 el bici-estacionamiento más grande de México estaba siendo inaugurado. Junto con un proyecto de Brasil y otro de Colombia, representan los tres espacios de mayor capacidad en América Latina, donde el de nuestro país reporta hoy hasta 1,200 ocupaciones diarias.

Señalización Bicis_Mayo2014“El estacionamiento se encuentra en el municipio de Cuautitlán, Estado de México, por la concentración que se tiene de personas que utilizan bicicleta; sin embargo, en todas las estaciones se cuentan con bici-estacionamientos también”, indica Mauricio Trejo, vocero y director comercial de Ferrocarriles Suburbanos.

La empresa ganó en 2005 la licitación para operar un transporte ferroviario masivo que permitiera comodidad, seguridad y ahorros en el usuario, con una proyección de transporte de hasta 300 mil pasajeros por día.

En 2008 comenzó a operar una ruta que recorre 27 kilómetros, abarcando desde la Ciudad de México, las estaciones de Buenavista y Fortuna y cinco estaciones en el estado de México: Tlalnepantla, San Rafael, Lechería, Tultitlán y Cuautitlán. El tiempo de transporte se redujo de 2.5 horas a menos de 24 minutos.

Esta zona tiene una densidad de 4 millones de habitantes y antes de 2008, sólo contaba con recorridos en unidades de baja capacidad, como microbuses y camiones.

Conciencia ecológica Adolfo Garza encabeza la A.C. Bici-Verde y recuerda que hace cinco años era común observar cómo los propietarios de “bicis” que utilizaban este medio de transporte para llegar al Tren Suburbano y de aquí trazar su ruta hacia la Ciudad de México dejaban sus bicicletas acordonadas en las inmediaciones de la estación Cuautitlán.

“Empezaron 100 (usuarios), y después ya éramos 200”, relata este ingeniero en sistemas que se dio a la tarea de comenzar a realizar conteos regulares para tener un punto de partida antes de tocar las puertas con la empresa y las autoridades.

Posteriormente se les dio un espacio dentro de la estación y la afluencia se elevó a 400 usuarios.

Si bien el bici-estacionamiento cuenta con una capacidad de 818 lugares llega a reportar 1,200 ocupaciones por día, pues muchos propietarios de bicicletas dejan por un menor lapso su vehículo. Lo importante es saber que actualmente hay un espacio seguro y económico que contribuye al uso de este medio de transporte.

“Para muchos impulsores del uso de la bicicleta el tema se relaciona con la preservación del medioambiente. Pero otros también toman en cuenta la cantidad de tiempo invertido. Cualquier viaje en camión al Toreo (hoy desaparecido) te lleva cerca de tres horas; si usas tu bici y después te desplazas en el Suburbano, no te importa pagar 15 pesos, contra los 12 que te cobra el camión, si el mismo recorrido te lleva 35 minutos”, ejemplifica Garza.

La AC Bici-Verde nació hace cuatro años en Cuautitlán Izcalli y forma parte de un movimiento llamado Red Nacional de Ciclismo Urbano. Garza indica que una vez que el bici-estacionamiento inició operaciones, otros habitantes de municipios como Tultepec han comenzado a ver la utilidad de su uso, no tanto ya en sentido deportivo o de entretenimiento, sino como medio de transporte. “Se empezó a generar un movimiento en toda la zona de más pro ciclismo”, señala.

Otro de los proyectos fue proponer la construcción de una ciclovía de cinco kilómetros en Cuautitlán Izcalli, donde se tiene previsto crecer a 11 kilómetros para finales de año. El uso del bici-estacionamiento tiene un costo de 3 pesos por día. En la misma estación de Cuautitlán hay también opciones para los automovilistas y motociclistas que viajan por el Suburbano hacia el DF. Existe un ecoestacionamiento de carros, con un costo de 30 pesos por día y con una capacidad de 600 cajones; y otro para 181 motos, con un costo de 10 pesos diarios.

Mauricio Trejo_Mayo2014Tiempos, ahorros y calidad de vida Luis Armando Rojas trabaja en una fábrica de salchichas y diariamente, desde hace dos años, utiliza el Tren Suburbano para desplazarse a su centro de trabajo, donde labora prácticamente todo el día.

Rojas es propietario de una bicicleta, que coloca en el bici-estacionamiento de Cuautitlán por espacio de 12 horas, por el que paga 6 pesos; en total hace un gasto de 12 pesos, lo que significa un gran ahorro respecto lo que invertía anteriormente para desplazarse, cerca de 25 pesos.

Lo mismo pasó con Miguel Medina, originario del municipio de Teoloyucan, quien redujo su tiempo de transporte trayendo su moto y tomando el Suburbano. “Me lo recomendó un amigo hace un año. Y de una hora 20 minutos, mi recorrido bajó de 15 a 20 minutos”, menciona.

El sistema de seguridad de estos espacios actualmente consta de 14 cámaras; Mario Quintanar, representante de la empresa encargada de administrar el bici-estacionamiento señala que, entre sus beneficios, el tema seguridad es innegable. En un principio, cuando cerca de 400 bicicletas estuvieron estacionadas en la terminal, sin un lugar adecuado, se llegaron a reportar hasta siete robos diarios.

Recuperar espacios públicos

Los dos ejes que rigen a los Ferrocarriles Suburbanos en materia de responsabilidad social son la movilidad y cuidado al medioambiente, pues con la aplicación de estos valores hay una recuperación sustentable de los espacios públicos.

Hay un aspecto más que se preserva: el fomento a la cultura, con lo que se favorece no sólo a los usuarios del Tren sino a los vecinos y al público en general.

“Se empieza a tomar esta serie de consideraciones desde el proyecto, para poder dar un beneficio que en ese momento no existía en el país. Empezamos la operación en 2008 de manera comercial, ya con el desarrollo de una estructura de empresa socialmente esponsable”, explica Mauricio Trejo.

De forma directa, el sistema de Tren Suburbano ha propiciado una disminución de contaminantes equivalente a 1,600 toneladas de partículas liberadas en cinco años.

“Es un sistema totalmente ecológico que opera a través de electricidad y hay otro tema de beneficio social importante: la reducción del tiempo, mejorar la calidad de vida de las personas que diariamente se desplazan del Estado de México al DF, principalmente por cuestiones laborales”, menciona.

Desde el arranque de operaciones en 2008, el crecimiento de los aforos ha ido en aumento, y el último dato es que este sistema es el medio de desplazamiento de 150 mil usuarios cada día. En el tema del biciestacionamiento, Mauricio Trejo explica que se tuvo contacto desde un principio con los directamente involucrados y que la respuesta de los usuarios ha sido muy positiva.

Con esta base, los planes del Tren Suburbano apuntan a dar opciones para que en la zona norte del DF se cuente también con un bici-estacionamiento, y contribuir con la confluencia de varios sistemas de transporte.

La estación de Buenavista tiene conectividad con tres líneas diferentes de Metro-Bus, con una línea de Metro, lo que hace que esté integrada a una red de transporte de pasajeros (RTP).

“Estamos viendo la factibilidad de que exista también una bahía de ecobici aquí en la base de Buenavista, lo que generaría además un edificio bastante grande para la movilidad y el fomento de un sistema más amigable con el medioambiente. Estamos en ese proceso con las autoridades”,

adelanta.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: