Protegen la salud de la mujer.

Avon Noviembre 2013En México, cada hora fallecen dos mujeres debido al cáncer de mama, según cifras de la Secretaría de Salud federal. Ante esta situación, algunos grupos preocupados por prevenir, así como por brindar atención a personas que padecen dicha enfermedad, han realizado acciones y programas para hacerle frente, y aunque a veces la labor parece insuficiente, siempre han procurado llevar un mensaje de esperanza y de ayuda. El ejemplo lo ha puesto la empresa de cosméticos Avon. En 1992, la compañía lanzó la campaña mundial Cruzada contra el Cáncer de Mama. Dos años después el programa llegó al país, donde se convirtió en una pieza clave para detonar iniciativas similares de instituciones gubernamentales. A la fecha, la compañía ha destinado 780 millones de dólares (mdd), es decir, alrededor de 100 mil dólares diarios para prevenir dicho padecimiento en todo el mundo. En México, la ayuda suma cerca de 174 millones de pesos (mdp). Una de las principales estrategias ha sido el establecimiento de alianzas con diversas organizaciones de la sociedad civil. Asimismo, su base de distribuidoras ha Salud de la Mujer 3sido fundamental para ese fin. “Invertimos en cuatro cosas: educación, prevención, investigación y tratamiento. Es decir, proporcionamos apoyo integral. Este esfuerzo nos ha permitido detectar que la gente llega a atenderse en fases tardías de la enfermedad. Por ejemplo, 80 por ciento de los pacientes comenzaron a atenderse en las etapas 3 ó 4, lo que significa que ya hay metástasis en órganos vitales como el cerebro, huesos, hígado y pulmones”, explica Laura Ramírez, directora del área de Responsabilidad Social de la compañía. La representante apunta que uno de los programas estrella de la Cruzada de Avon es la Carrera-Caminata contra el Cáncer de Mama que se realiza cada mes de octubre en varios países. Hoy día, la competencia cuenta con 20 mil participantes en México. El dinero que se recauda por concepto de inscripción se destina íntegramente a acciones de prevención y atención. DETECCIÓN OPORTUNA. Antes de 2000, el tipo de cáncer mortal más frecuente entre mujeres era el cervicouterino, no obstante, los avances científicos permitieron detectar que el virus del papiloma humano — causante de este mal cuya proliferación obedece a motivos genéticos e incluso a hábitos de vida— se podía combatir. A partir de tal hallazgo, la incidencia de este tipo de casos, así como los índices de mortalidad, comenzaron a descender. “Nuestra única herramienta es la detección oportuna. No obstante, los casos se replican debido a condiciones como la edad, elementos de riesgo presentes en el ambiente y por factores genéticos, es decir, por el simple hecho de vivir”, apunta Laura Súchil, doctora especializada en patología y miembro del área de Vinculación y Serviciosal Paciente del Instituto Nacional de Cancerología (Incan), de la Secretaría de Salud federal. Laura Ramírez refiere que las mujeres no están acostumbradas a hacerse mastografías. Incluso cuando afirman sentir algún dolor, reconocen que no se han practicado ningún estudio de este tipo. En consecuencia, desde hace una década, el cáncer de mama se volvió una de las prioridades para el Incan, donde se proporcionan cerca de 300 consultas diarias. Asimismo desarrolla investigación y formación de recursos humanos especializados en la atención a pacientes. Desde hace cinco años, la dependencia trabaja en un proyecto de educación sobre este padecimiento, con el apoyo de un módulo de atención telefónica, un centro de información y un sitio web.
“Contamos con especialistas que pueden ayudar a los pacientes a comprender por lo que están pasando. Nos preocupamos por difundir el mensaje de que este tipo de enfermedades son curables si se detectan a tiempo”, comenta Laura Súchil. PRIMERAS MEDIDAS. Tony Crestani, presidenta de Grupo Reto, una asociación civil fundada hace 30 años para apoyar a mujeres en su lucha contra el cáncer de mama, alerta que la autoexploración es vital para identificar a tiempo tumores malignos, los cuales también afectan a los hombres, aunque Salud de la Mujer 2en menor proporción. Esta institución ha organizado foros para enseñar a las personas a explorarse a sí mismas. “Acudimos a escuelas secundarias, preparatorias y universidades. También ofrecemos nuestros servicios a empleados de empresas privadas, así como al público que asiste a ferias de la salud y en mercados. A donde nos requieran nosotros vamos”, explica la directiva. En Breve Salud Mujeres 1 Noviembre 2013 En Breve Salud Mujeres 2 Noviembre 2013Reto —que se ubica en el Distrito Federal— cuenta con programas de apoyo para las personas que ya han sido diagnosticadas, quienes son atendidas por un equipo capacitado para comprender las repercusiones anímicas, personales y emocionales. Casi 80 por ciento del personal de esta asociación ha padecido la enfermedad. “La sesión es de tipo psicológica para las mujeres que han sido diagnosticadas, así como para aquellas que han sido intervenidas quirúrgicamente y que actualmente reciben tratamiento médico. Queremos que ellas sepan que cuentan con una opción para externar sus emociones y compartir sus sentimientos.”   Tony Crestani llegó a Reto hace 20 años, luego de que hiciera metástasis en su hígado, por lo que sus posibilidades de sobrevivir eran mínimas. “Después de acudir a algunas terapias, el médico que me atendía me dijo: ‘Yo no sé qué haya hecho, pero para mí su caso es un verdadero milagro´”, comenta. Las voluntarias del colectivo asisten una vez por semana a diferentes instituciones como el Incan, el Hospital General de México, el Hospital Militar, el Instituto Nacional de Perinatología y algunas clínicas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Asimismo, Reto cuenta con un centro de diagnóstico equipado con tecnología de punta, que es atendido por radiólogas, un médico y personal de apoyo técnico. Tony Crestani refiere que el mastógrafo que poseen fue donado por Avon y que cada año, desde hace cuatro, la empresa se encarga de su mantenimiento. Estadística Salud de la MujerReto también administra un establecimiento de prótesis fabricadas a base de polímeros a precios económicos, los cuales, al igual que los estudios, están por debajo de los precios del mercado. “Somos un reflejo de lo que hemos experimentado y tenemos el convencimiento de que, como sobrevivientes, podemos dar nuestro tiempo para que otras mujeres se salven. Si bien en México las instituciones dedicadas a la atención y prevención del cáncer de mama trabajan sistemáticamente para erradicar el mal, la historia sobre el combate de este flagelo es muy reciente. Una muestra es que en 1997 el país no contaba con mastógrafos. “La cruzada de Avon es un parteaguas en materia de salud. En la década de 1980, los medicamentos se traían de Estados Unidos, lo que dificultaba la recuperación exitosa de los pacientes. Muchas personas morían con sus tumores luego de pasar dolores espantosos”, apunta Mayra Galindo, directora de la Asociación Mexicana de Lucha contra el Cáncer (AMLCC), una institución establecida en la capital del país que recibe el apoyo de la empresa fabricante de cosméticos. Laura Súchil precisa que la demografía del país y los malos hábitos son factores que propician que el número de casos se incremente de manera gradual. “Hay algunos padecimientos que no se pueden prevenir, pero el cáncer de mama sí”, apunta. La especialista agrega que para detectar a tiempo el mal es preciso seguir tres acciones básicas, que son: autoexploración, practicarse estudios de mamografía y una revisión médica anual. “Es necesario que esto se vuelva una estrategia de tipo ganar-ganar, en la que las mujeres puedan tener opciones viables de curarse y que a las instituciones de seguridad pública y privada les resulte menos costoso”, finaliza Laura Súchil.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: