Obras para revivir la ciudad.

Publicado Por

InfraestructuraCuando el conquistador Hernán Cortés llegó al puerto de Veracruz, hace casi 500 años, decidió fundar ahí la primera ciudad de la América continental. Desde entonces, la urbe no ha parado de crecer al amparo de su patrimonio histórico y de su envidiable situación geográfica.

No obstante, en las últimas tres décadas, el Centro Histórico de la ciudad había perdido su brillo y daba muestras de abandono y deterioro. Lo anterior se debió, principalmente, a la creación de desarrollos habitacionales, áreas de esparcimiento y centros comerciales en la periferia de la ciudad, lo que provocó que muchos veracruzanos migraran del primer cuadro hacia las zonas conurbadas.

La devaluación de los inmuebles más cercanos al centro, el deterioro de las construcciones históricas y la falta de interés de los prestadores de servicios por permanecer en la zona fueron algunas consecuencias negativas del éxodo urbano.

 

Nueva imagen.

AplanadoEnrique Baños, director de Obras y Servicios Públicos del ayuntamiento de Veracruz, explica que las dos administraciones anteriores a la que actualmente encabeza la alcaldesa Carolina Gudiño Corro ya habían advertido la situación, por lo que se diseñó un proyecto de remodelación del Centro Histórico.

El funcionario apunta que al gobierno actual le correspondió ejecutar trabajos estratégicos, incluyendo la rehabilitación de lugares como el malecón, la Plaza de la República, la Macroplaza, el boulevard Manuel Ávila Camacho y la avenida Salvador Díaz Mirón, la cual conecta al centro con el municipio conurbado de Boca del Río, entre otras obras. Según cifras del ayuntamiento, para el rescate del primer cuadro de la ciudad se invirtieron cerca de 20 millones de pesos (mdp) con recursos propios.

En el malecón y en la Macroplaza se retiraron jardineras en mal estado y bancas deterioradas por el salitre, lo cual es un problema recurrente debido a la cercanía del lugar con el mar. Enrique Baños detalla que se colocaron bancas nuevas con recubrimiento de mármol para prevenir que se desgastaran con la humedad.

En el boulevard Manuel Ávila Camacho se construyó un muro que divide la zona de arena de la pista pavimentada. Antes de dicha adecuación existía un barandal metálico, pero se retiró porque el viento hacía que la arena invadiera la vialidad.

Las obras en la Plaza de la República se concentraron urbano deteriorado, como bancas y jardineras y se colocó el conjunto escultórico Veracruz Puerta y Puerto, del artista mexicano Moisés Avendaño, el cual está conformado por cinco arcos que representan, cada uno, un siglo de la vida de la ciudad.

Numeralia Veracruz

En el parque Zamora, uno de los más emblemáticos del puerto, se efectuaron trabajos de reforestación, se colocó piso de mármol y cantera, se le dio mantenimiento a las áreas verdes y se instalaron juegos infantiles. Asimismo, se construyó un inmueble en las cercanías del parque, para las asociaciones de comparsas que cada año desfilan en el carnaval.

Al mismo tiempo se rehabilitaron las fachadas de edificios importantes como el Recinto de la Reforma, la casa Museo Salvador Díaz Mirón, la Torre de Pemex, el Faro Venustiano Carranza, el Hotel Emporio, además del Teatro Clavijero, entre otros. En las calles que rodean al centro se colocaron pisos, bancas y luminarias nuevas, así como rampas para personas discapacitadas y contenedores para basura orgánica e inorgánica.

Tuberias“Con estas obras pretendemos que los turistas y la población local vengan y aprecien los encantos de la ciudad. Por eso le apostamos a que el Centro Histórico vuelva a tener la afluencia que hace años tuvo y que se vuelva a sentir vivo”, sostiene Enrique Baños, quien agrega que para dar sustento a los trabajos se creó la Dirección del Centro Histórico, así como el Fideicomiso del Centro Histórico, éste último conformado por el ayuntamiento, el Colegio de Ingenieros Civiles de Veracruz y las representaciones locales de la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles (AMHM), la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) y la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servytur).

Vialidad emblemática.

El rescate del Centro Histórico veracruzano se inserta en los esfuerzos de la alcaldía por cumplir con las metas de un ambicioso proyecto de infraestructura urbana que se planteó al inicio de la actual administración y en el cual se han invertido hasta el momento más de 1,500 mdp con recursos de los tres órdenes de gobierno.

La iniciativa tiene el objetivo de darle nueva vida a los espacios públicos más importantes, rehabilitar las principales vialidades y llevar servicios básicos como agua, drenaje, alcantarillado y pavimentación a más de 200 colonias, muchas de ellas con más de 30 años de rezago en la materia.

Carolina Gudiño Texto Carolina Gudiño

Enrique Baños explica que una de las acciones más importantes ha sido la remodelación y ampliación de la avenida Salvador Díaz Mirón a seis y ocho carriles, con concreto hidráulico, que conecta al centro de Veracruz con el municipio conurbado de Boca del Río.

La inversión para esta obra fue de más de 100 mdp en tres etapas. En la primera, el ayuntamiento destinó 50 mdp, mientras que el gobierno del estado aportó 16 mdp. La segunda etapa se financió con 25 mdp de los Fondos Metropolitanos y un monto similar, constituido por los remanentes de otras obras, se destinó a cubrir los costos de la tercera etapa.

“Desde hace 30 años hemos afirmado que se necesita del apoyo de los gobiernos Federal, estatal y municipal para que el centro no decaiga y se conserven los edificios históricos y las vialidades emblemáticas”, sostiene Andrés Hernández Baltazar, presidente del Consejo Directivo del Colegio de Ingenieros Civiles de Veracruz.

Pero no todo fue miel sobre hojuelas mientras se le daba nueva vida a la avenida Díaz Mirón, en la cual eran frecuentes los cuellos de botella, los baches, la prostitución y el comercio informal. Enrique Baños asegura que uno de los retos más importantes fue la reubicación de 140 vendedores ambulantes que ofrecían sus mercancías en el camellón y quienes desde un principio se opusieron a las obras. No obstante, el funcionario comenta que al final fue posible reubicar a los comerciantes en espacios ordenados sin necesidad de usar la fuerza pública.

Una vez que se pudo erradicar el comercio informal de la Díaz Mirón se sembraron 40 mil árboles y plantas de ornato, se colocaron bancas y botes de basura y se le dio mantenimiento a los semáforos. A la par de dicha vialidad se colocó concreto hidráulico y asfalto en otras avenidas como la Othón P. Blanco y la Yáñez.

Av Salvador Díaz

Buena planeación.

Etapas de InversiónAndrés Hernández explica que, si bien los recursos del municipio son escasos, la actual administración ha hecho un gran esfuerzo por buscar sinergias con el gobierno del estado y con la Federación, así como con empresarios para potenciar las posibilidades de invertir más en infraestructura.

El experto asegura que, aunque las obras iniciaron hace apenas dos años, se espera que redunden en una mayor plusvalía de los inmuebles, así como en mayores ingresos para los comerciantes del primer cuadro, por lo que destacó la importancia de que los futuros alcaldes continúen con el trabajo de las últimas administraciones.

“El plan de trabajo del municipio deja ver que existe un conjunto de estrategias, proyectos estructurados y propuestas específicas de inversión que buscan dar continuidad a las buenas prácticas. Esto permite que los veracruzanos cuenten con una mejor calidad de vida”, concluye Baños.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: