Exitosa conservación de especies a nivel local

Publicado Por

Si bien es un municipio joven, ha logrado ya posicionarse entre las administraciones que implementan prácticas vanguardistas e iniciativas sostenibles

 

Con la participación de 14 hoteles distribuidos a lo largo de los 18 kilómetros que tiene de extensión la playa, así como de la comunidad, el gobierno municipal de Puerto Morelos impulsa el rescate y conservación de la tortuga marina.

Se han logrado identificar tres zonas de mayor anidación de la especie: Punta Petempich, Punta Caracol y Punta Brava, distribuidas a lo largo de la costa de Puerto Morelos.

“En estas zonas es donde nos dedicamos a hacer la mayor vigilancia y protección de la tortuga marina, con un promedio de 8 a 10 brigadas que realizan recorridos diarios de manera diurna y nocturna”, señala Guadalupe Alcántara, Directora de Ecología del ayuntamiento de Puerto Morelos.

Mediante recorridos, las brigadas identifican los nidos y se hace la señalización del sitio, verificando que no haya depredadores tanto humanos como naturales que perturben la anidación de las tortugas, explica la funcionaria.

Asimismo, comenta que cuando Puerto Morelos pertenecía al municipio de Benito Juárez, la vigilancia y protección no era tan minuciosa ni había estrecha colaboración con instancias federales como ahora, debido a la distancia a la que se encontraban los puntos de anidación.

“Actualmente hacemos los recorridos en coordinación con otras entidades de la administración pública, como la Secretaría de Marina (Semar), militares y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), que se encarga de sancionar y de que se cumpla la normatividad establecida”, explica la funcionaria.

La captura de las tortugas marinas, así como su aprovechamiento y extracción de huevos, incluso para consumo humano o de supervivencia, está prohibida en México, por ser una especie en peligro de extinción, y esta especie está protegida por la NOM 059-SEMARNAT-2010.

De acuerdo con el Artículo 420 del Código Penal Federal, se sanciona con pena de uno a nueve años de prisión y multa de 300 y hasta 3 mil unidades de medida y actualización (UMA), a quien ilícitamente recolecte o almacene productos como huevos y subproductos de tortugas marinas. Además, se aplica una pena adicional de tres años más de prisión y hasta mil UMA de multa a quienes realicen esta actividad en áreas protegidas.

La Directora de Ecología del ayuntamiento dice que en 2016, cuando inició el Programa de Protección y Conservación de las Tortugas Marinas, se logró identificar 91 nidos de tortuga caguama y 1,007 nidos de tortuga blanca y verde. “El año pasado tuvimos un resultado asombroso, pues se superó en 72 los nidos de tortuga caguama y se identificaron 2,072 nidos de tortuga blanca y verde, con lo que se logró registrar la identificación de 234 mil 137 huevos de tortuga caguama y de la blanca. Esto se pudo lograr por el trabajo de campo que se lleva a cabo, identificando los nidos con la señalización, vigilancia y presencia en la zona de la costa.

“Para esta temporada (que dura de mayo a septiembre), explica, tenemos un registro de mil nidos, hasta el 24 de junio, por lo que probablemente registremos en lo que queda de julio, agosto y septiembre otra cifra similar a la del año pasado.”

Por otro lado, afirma que en los tres lugares donde hay mayor presencia de tortugas, la arena de la playa tiene una mejor calidad que las turísticas, ya que de acuerdo con la funcionaria, son playas donde no hay desarrollos inmobiliarios ni hoteleros. Donde hay hoteles se dan pláticas de capacitación al sector hotelero para que resguarden con corrales las áreas donde se depositan huevos.

“A los turistas no se les impide el paso a estas playas (donde anidan las tortugas), pero se les informa de los cuidados que deben tener, que conozcan que son playas de anidación, de preservación y conservación, que las cuiden”, dice.

Es prioridad apostar por la protección de la naturalezaPor Mario López

El compromiso medioambiental no sólo es de palabra. Se ha fortalecido con políticas públicas y reglamentaciones que favorecen el entorno natural, asegura Laura Fernández Piña, alcaldesa de Puerto Morelos.

Son tres los programas relevantes que la actual administración puso en marcha, uno es e l de P rotección y Conservación de las Tortugas Marinas, que consiste en la implementación de acciones para proteger el ciclo reproductivo de esta especie en peligro de extinción, con un permiso de campamento tortuguero y que incluye recorridos de supervisión, vigilancia de corrales y protección de crías hasta su liberación.

“En dos años hemos cuidado más de 3,224 nidos distribuidos por todo el litoral del municipio y nos ha permitido apoyar la liberación de 354 mil 40 crías”, comenta la entrevistada.

Otro es el Programa Municipal de Protección Ambiental, una política pública plasmada en un documento que incluye temas como marco jurídico; descripción del ambiente natural, recursos y problemas ambientales; diagnósticos, objetivos, metas y estrategias, todo enfocado al control de la contaminación ambiental y la protección ecológica.

El tercero es el programa Reciclatón, que tiene como objetivo contribuir a un municipio limpio y sostenible, así como a generar conciencia ambiental entre los ciudadanos al fomentar la separación y disposición adecuada de los residuos sólidos domésticos que son susceptibles de reciclar.

“Se han realizado 22 jornadas mensuales con resultados positivos, como la disminución en la cantidad de residuos sólidos que llegan al relleno sanitario, la valorización económica e incorporación de los residuos separados como subproductos al ciclo productivo y, lo más importante, la prevención de riesgos a la salud y al ambiente.”

Además, se ha llevado a cabo la aplicación del Programa de Ordenamiento Ecológico Local (POEL) y el Reglamento de Ecología y Gestión Ambiental del Municipio. El primero, dice, da certeza jurídica al desarrollo de obras en el municipio, pues ningún proyecto se autoriza si no cumple con las especificaciones de normatividad ambiental.

En tanto, el Reglamento de Ecología y Gestión Ambiental valora asuntos como factibilidad para otorgar permisos de chapeo o desmonte, desarrollo de obras y actividades, operación de establecimientos comerciales y de servicios, con una previa visita técnica de verificación y sólo se autorizan si se cumplen los requerimientos.

Comenta que adicionalmente se ha hecho limpieza de playas, tanto para retiro de residuos sólidos como de sargazo; limpieza de parques públicos y la reciente plantación de 2,500 árboles nativos en escuelas de nivel preescolar y básico, así como la reforestación de más de 2 mil metros lineales de camellones.

De igual manera se creó el Parque Urbano Punta Corcho, un área de más de 2.5 hectáreas con vegetación y fauna protegidas que ofrece espacios verdes para la sensibilización, recreación y esparcimiento familiar. Fernández Piña resalta además que se ha implementado en la zona agropecuaria una estrategia para emplear energías renovables mediante un Proyecto de Impulso a Sistemas de Riego con Paneles Solares.

Finalmente, añade que “en Puerto Morelos hemos logrado una gran sinergia entre sociedad y gobierno. En el primer semestre de la administración se instaló la Comisión Municipal de Ecología, en la que intervienen y participan autoridades de los tres órdenes de gobierno, académicos, organizaciones privadas y representantes de la sociedad civil, con el objeto de atender de manera corresponsable los problemas que aquejan nuestro entorno natural”.

Premio

“Hubo un reconocimiento del Consejo Internacional p ara I niciativas p ara l as Ambientales de Gobiernos Locales (ICLEI, por sus siglas en inglés). Presentamos el proyecto en Cuernavaca y ahí fuimos seleccionados en la categoría de Gobierno Local Responsable con la Biodiversidad como un municipio mediano, que realiza acciones de protección al medioambiente”, comenta Alcántara.

Sobre el tema, Paulina Soto, Subdirectora de Programas y Proyectos de ICLEI-Gobiernos Locales por la Sustentabilidad, Secretariado para México, Centroamérica y el Caribe, señala que éste es un reconocimiento para el gobierno local participante, que se otorga con base en la evaluación de un programa establecido.

Los factores que se consideran para otorgar el premio son, principalmente, políticas públicas aplicadas por el ayuntamiento, que es la vinculación con instrumentos normativos dirigidos a la conservación de la biodiversidad; iniciativas que favorezcan la sinergia interinstitucional en materia de conservación de la biodiversidad; administración de las áreas naturales protegidas y áreas de conservación; creación y administración de Unidades de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre; aplicación de programas y proyectos para la conservación de la biodiversidad.

Además, se toma en cuenta la vinculación con la ciudadanía a través de prácticas de educación ambiental respecto a la conservación de la biodiversidad; obtención de beneficios sociales y económicos de los servicios ambientales.

La característica principal del programa de Puerto Morelos es el fomento a la protección y conservación de tortugas a través de la creación de una Comisión Municipal de Ecología, en la cual se instaura el Comité de Tortugas Marinas, que se gestiona y coordina con los niveles del gobierno estatal y del Federal, además de la participación de institutos de investigación, organizaciones ambientalistas y de la sociedad civil, comunidad científica, sector hotelero, organizaciones sociales (turísticas y pesqueras), entre otros actores, puntualiza Soto. Al respecto, la especialista comenta también que las acciones de protección, vigilancia y conservación de las tortugas marinas hacen viables los trabajos emprendidos por el gobierno de Puerto Morelos, en beneficio de las especies que arriban a desovar en las playas del municipio con la naturaleza y sus habitantes.

También sostiene que las actividades de protección y vigilancia en las áreas de playa del municipio permiten integrar a la comunidad, gobierno y sector turístico en beneficio de la conservación de los recursos naturales.

Desembolsos para beneficio ecológico

De acuerdo con Ricardo Yepez, Director de la Fundación Yepez, organización civil especializada en la conservación de la tortuga marina, este tipo de proyectos llegan a costar alrededor de 1 millón 400 mil pesos anuales. Sin embargo, lamenta, todavía falta mucho para impulsar la conservación de la tortuga marina.

“Aún se requiere invertir en iniciativas como el programa de Puerto Morelos, por lo que el reto está en que las ONG que nos dedicamos a eso, podamos acceder a financiamientos como los otorgados a municipios.”

Frente a los cambios de administración municipal debe haber continuidad, para que los programas impulsados no se queden atorados con la designación de un nuevo edil; además de dar seguimiento para la protección y rescate de especies. “Se necesita capacitar a los alcaldes en esta normativa, reunirlos con los responsables técnicos para que se puedan involucrar en las actividades para que ellos sepan qué se puede hacer y las necesidades que cada campamento tiene.”

Por último, Guadalupe Alcántara agrega que para evitar que esta actividad se convierta en una política transmunicipal, las actividades que se realizan se han elevado a artículos reglamentarios en materia de Ecología y/o en el Bando Municipal.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: