Mancuerna con IP en recolección de basura

La implementación de un esquema de colaboración exitoso con una empresa privada ha permitido que el acopio de desechos sea más eficiente

 

Antes de 2012, el municipio de Cajeme, Sonora, tenía un serio problema de recolección de basura. Hoy es un caso exitoso en la colecta, gestión y disposición final de residuos sólidos urbanos (RSU) no peligrosos gracias a que impulsó un esquema público-privado para atender ese fenómeno que afectaba el ambiente, la salud de la población y la imagen de la localidad.

Cajeme tenía un tiradero a cielo abierto, hoy cuenta con un relleno sanitario que cumple con la normatividad; carecía de una planta de transferencia de desechos y el ayuntamiento prestaba un servicio deficiente de recolección en las viviendas, pero todo eso quedó atrás. Hoy día es un ejemplo para otros municipios en la gestión de la basura.

Marcelo Calderoni Obregón, Secretario de Imagen Urbana, Servicios Públicos y Ecología del ayuntamiento de Cajeme, recuerda que la administración local operaba el servicio de recolección de 9 mil toneladas al mes de RSU, pero el personal realizaba la separación de los residuos reciclables durante el desarrollo de sus labores con fines de lucro personal, lo que retrasaba la continuidad en la recolección.

No había un control de salida del parque vehicular y en ocasiones los operadores se trasladaban a sus hogares en dichas unidades con el argumento de que terminaban tarde sus jornadas; la “ordeña” de combustible a las unidades era un problema grave porque no existía un control de carga en los vehículos, se realizaban cobros excesivos a la población por el servicio y las unidades estaban sucias y en ocasiones eran obsoletas.

Era un tema que tenía que atender la autoridad municipal ya que el manejo de los RSU y residuos de manejo especial (RME) es una actividad realizada por los municipios, de acuerdo con el Artículo 115, fracción III inciso c) de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Dicho artículo establece que los municipios tendrán a su cargo las funciones y servicios de limpia, recolección, traslado, tratamiento y disposición final de residuos.

 Con la recolección a cargo de una empresa privada, la ciudad goza de un servicio eficiente

Por Esther Arzate

En el municipio de Cajeme, Sonora, la recolección y gestión de residuos sólidos urbanos (RSU) dejó de ser un problema social y de contaminación ambiental a partir de que el ayuntamiento buscó el apoyo de una empresa privada especializada.

Ahora, en lugar de recibir quejas de la población por los problemas en el sistema de recolección de basura, el municipio obtuvo el Premio Escoba de Oro que otorga la Asociación Técnica para la Gestión de Residuos, Aseo Urbano y Medio Ambiente (Ategrus), como reconocimiento a su sistema eficiente de recolección y gestión de desechos.

El Presidente Muncipal de Cajeme, Faustino Félix Chávez, asegura que hasta 2012 el municipio no contaba con un relleno sanitario que cumpliera con la normatividad y sólo tenía un tiradero a cielo abierto que generaba una contaminación descontrolada.

Además, existía un deficiente servicio de recolección de RSU, ya que no había rutas ni control de días y horarios para la recolección y contaba con escaso equipo adecuado para el personal recolector.

Con la implementación del sistema de acopio a cargo de la empresa Técnicas Medio Ambientales de México (Tecmed), 410 mil habitantes y sus comisarías: Cócorit, Esperanza, Providencia, Pueblo Yaqui, y Marte R. Gómez y Tobarito gozan de un servicio eficiente de recolección domiciliaria, asevera el alcalde.

Ahora, hay un ambiente sano libre de gérmenes, basura y tiraderos; una recolección apropiada y eficiente de los desechos sólidos en el medio urbano; un transporte efectivo hasta las instalaciones de descarga, así como la certeza de que se cumple con la recolección de residuos en los domicilios de los cajemenses, con equipo especial y de calidad, sin aumentar el costo del servicio, afirma.

El edil añade que con el nuevo sistema de recolección y gestión de RSU, habilitado mediante un convenio de concertación con Tecmed, se han reducido 95 por ciento las quejas por ausencia o deficiencia en el sevicio, ya que la ciudadanía está conforme con el sistema de recolección porque es más rápido y eficaz.

Para el ayuntamiento, el beneficio fue que se libró de invertir en compra y mantenimiento de maquinaria y equipo para la prestación del servicio de recolección en las viviendas.

En ese sentido, el Presidente Municipal asegura que haber transformado el sistema de recolección y gestión de RSU representa una gran satisfacción por contribuir al cuidado del medioambiente de Cajeme y lo que eso implica: ahorro en tiempos de recolección y de traslado a su destino final, así como de dinero en mantenimiento a unidades obsoletas, que resultaba una gran inversión para el ayuntamiento.

El Premio Escoba de Oro que obtuvo Cajeme “puede potencializar a nuestro municipio para atraer nuevas inversiones de negocio y de servicio, con lo que garantizaremos el adecuado tratamiento de origen y destino final de los residuos, cumpliendo con su normatividad ambiental”, considera Félix Chávez.

El alcalde admite que el caso de éxito puede ser replicado en otros municipios con problemáticas similares a las que presentaba Cajeme, por lo que recomienda a sus homólogos evaluar la situación actual, poner en la balanza el beneficio que recibe la población en cuanto a la calidad del servicio o apoyarse en la iniciativa privada, cuidando los aspectos legales, técnicos, costos y calidad en el servicio que se otorgaría.

“Se debe seguir fomentando la participación de la ciudadanía para iniciar con otros procesos ambientales, como la separación de residuos en casa, barrido de sus banquetas, limpieza y poda de árboles”, sostiene.

Colaboración exitosa

De acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), desde la publicación de la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de Residuos en el 2003, hasta la publicación e implementación del Programa Nacional de Prevención y Gestión Integral de Residuos en 2009, las actividades de las entidades federativas y municipios, así como la participación del sector privado se han incrementado gracias al reposicionamiento en la atención pública del manejo de los RSU y a la necesidad de incrementar el aprovechamiento de los materiales contenidos en los residuos.

Juan Carlos Hernández, Director General de Técnicas Medioambientales de México (Tecmed), empresa con la que el municipio de Cajeme inició en 2012 la transformación del servicio de gestión de desechos, afirma que el tratamiento de los RSU “es un fiel reflejo de la problemática que enfrentan los municipios en otras áreas de gestión” por factores como la falta de recursos económicos de lugares adecuados, de preparación en una materia específica por parte del empleado público y de masa crítica para afrontar los problemas a un costo razonable.

El directivo explica que en Cajeme la participación de Tecmed inició en 2012 con la concesión para la construcción y operación del relleno sanitario; en 2015 se realizó el convenio de concertación para la operación del centro de transferencia y finalmente, en 2016, inició el servicio de recolección domiciliaria.

El municipio localizado en el sur de Sonora tenía un tiradero a cielo abierto, así que concesionó a la empresa el relleno sanitario construido con base en la Norma Oficial Mexicana NOM- 083-SEMARNAT-2003 la cual rige la ubicación, infraestructura y parámetros de cumplimiento de los sitios de disposición final de residuos.

El relleno está ubicado a las afueras del municipio; cuenta con ocho celdas con una superficie de 38 hectáreas cada una. Su vida útil es de aproximadamente 40 años y recibe diario alrededor de 350 toneladas de basura.

El funcionario detalla que entre las ventajas de este relleno sanitario destaca la atracción indirecta de empresas que requieran certificaciones ambientales en sus procesos; el probable aprovechamiento de generación eléctrica por la producción de biogás; la posibilidad de que las empresas locales puedan contar con su constancia de cumplimiento ambiental al depositar su basura, así como la posibilidad de obtener recursos federales por cumplimiento de objetivos ambientales.

Además, cuenta con una sección de acopio de llantas y manejo de residuos peligrosos, por lo que ofrece dicho servicio a industrias y comercios que lo requieren.

Después de crear el relleno sanitario, Tecmed desarrolló la estación de transferencia para recibir los residuos de los vehículos recolectores y pasarlos a un vehículo de mayor capacidad para transportarlo al sitio de disposición final.

Las operaciones del centro de transferencia iniciaron en junio de 2015 y, desde entonces, se reciben aproximadamente 350 toneladas al día de RSU que se transportan al relleno sanitario.

Con el centro de transferencia y el relleno sanitario se atendió el problema de gestión y disposición final de los residuos, pero persistían los problemas en la recolección domiciliaria, así que el 18 de julio de 2016 se aprobó —por unanimidad de votos— en sesión de cabildo, que la administración municipal realizara un convenio de concertación con Tecmed para la recolección de RSU y se firmó el contrato el 8 de noviembre de ese mismo año. Las operaciones iniciaron el 1o de diciembre.

Desde ese día, 94 empleados a bordo de 22 camiones nuevos, con capacidad de entre ocho y 14 toneladas cada uno, recolectan los residuos en 110 mil casas habitación tres veces por semana en cada colonia; tienen rutas establecidas y horarios fijos para el acopio de la basura, de tal manera que los habitantes reciben un servicio eficiente y los tiraderos al aire libre han desaparecido, lo que ha contribuido a mitigar la contaminación en el municipio.

En tanto, el personal sindicalizado del ayuntamiento que colabora en Servicios Públicos lleva a cabo la recolección de residuos en comercios, instituciones educativas y edificios públicos gubernamentales.

Escoba de Oro

Juan Carlos Hernández considera que los resultados en proyectos como el de Cajeme, responden a que “la empresa busca adaptar el conocimiento adquirido en más de 50 años a las peculiaridades de cada ciudad”.

Asimismo, refiere que Tecmed opera con plantas y equipos para servicios de recolección municipal, transferencia de residuos, rellenos sanitarios, biogás y generación eléctrica en los estados de Baja California, Puebla, Sonora, Hidalgo, Guanajuato y Tamaulipas.

El directivo apunta que una de las ventajas que aportan las empresas privadas en la gestión de RSU es que cuentan con diferentes esquemas de inversión, y los costos, en la mayoría de los casos, son inferiores comparados con los que efectúan los municipios.

Ante el resultado exitoso en Cajeme, la Asociación Técnica para la Gestión de Residuos y Medio Ambiente (Artegus), constituida en 1965 en España, que abarca todos los sistemas de gestión de residuos, aseo urbano y medioambiente, y que reúne a gobiernos municipales, empresas y técnicos del sector con el fin de compartir sus experiencias e intercambiar criterios, otorgó en junio pasado el premio Escoba de Oro al ayuntamiento de Cajeme.

Dicho galardón fue otorgado en la modalidad de convenio realizado con la empresa privada para la prestación del servicio público de recolección y traslado, al centro de transferencia, de los RSU generados en el municipio, promoviendo de esta forma el equilibrio ecológico y la mejora ambiental.

Como se puede apreciar, el sistema integral de manejo de RSU instaurado en Cajeme ha derivado en una mejor imagen para el municipio, cumpliendo con un sistema eficiente de recolección y gestión de residuos sólidos, lo cual era primordial para la administración al cumplir con uno de los compromisos con la ciudadanía, asevera Calderoni Obregón.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: