Perspectiva no sexista en todo el ayuntamiento

Publicado Por

Se ha trabajado con las distintas áreas y dependencias locales para delinear un plan de acción que incluye capacitación y políticas públicas inclusivas en las dependencias

 

Predicar con el ejemplo es una frase que le va bien al ayuntamiento de Mérida, el cual en los últimos cinco años ha dedicado esfuerzos importantes al programa Transversalización de la Perspectiva de Género, con el fin de desarrollar programas y políticas públicas que permitan incorporar aspectos de no discriminación hacia el interior de la administración local.

Por medio del Instituto Municipal de la Mujer se ha realizado el acercamiento con las distintas áreas y dependencias locales, para trabajar el tema de perspectiva de género, en un esfuerzo conjunto que ha llevado a las autoridades municipales a obtener el reconocimiento nacional e internacional en el tema.

“Cuando hablamos de una transversalización en la administración pública, hablamos de cómo un enfoque de género va a permear distintas áreas de una administración. Se podría pensar que sólo el Instituto de la Mujer tendría este enfoque, pero no, así que se está trabajando en que este tema atraviese todas las áreas y dependencias del ayuntamiento de Mérida”, comenta Itzé Hernández, Coordinadora de Planeación y Fortalecimiento Institucional con Enfoque Intercultural y de Género, del Instituto Municipal de la Mujer de Mérida.

La instancia local lleva a cabo el programa desde 2014, con el apoyo del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres).

Como parte del programa de transversalización, comenta Hernández en entrevista con Alcaldes de México, se realizaron, en primera instancia, mesas de trabajo con asociaciones civiles, académicos y directivos dentro del ayuntamiento, para elaborar un diagnóstico sobre la situación de equidad de género al interior de la administración pública.

A partir de lo anterior se ha delineado un plan de acción para atender el tema por medio de capacitaciones y el desarrollo de políticas públicas inclusivas hacia el interior de las instancias del ayuntamiento.

“Sabemos que el tema es nuevo en la agenda de trabajo y precisamente por eso es que ha habido voluntad dentro del municipio para trabajar esta temática; y esta voluntad se ha visto reflejada en logros”, asegura.

Por ejemplo, destaca, fue aprobada en cabildo la inclusión de políticas que incorporen la perspectiva de género en el ayuntamiento.

“Ese es un gran logro”, asevera la funcionaria, “porque la planeación debe tener una perspectiva de género, y así las autoridades de planeación del municipio, junto con el Instituto, trabajan en una agenda para capacitar a quienes realizan, por ejemplo, los programas operativos anuales del ayuntamiento de Mérida. Es muy importante, porque si surge desde un acto de cabildo, es más fácil que permee en otras instancias de gobierno”, asegura.

Asimismo, como parte del Plan Municipal de Desarrollo, en el periodo 2015 a 2018, el Instituto de la Mujer capacitó a 297 funcionarios públicos del ayuntamiento de Mérida que laboran en las direcciones de Policía, Desarrol lo Social, DIF, Administración, Turismo y Promoción Económica, Cultura, Comunicación Social, entre otras.

 Se capacitará a funcionarios municipales en atención igualitaria

Por Lucero Escalante

Los actos de violencia contra las mujeres no distinguen clases sociales, etnias o edades, es una problemática que impacta tanto a hombres como mujeres, y a sus hijos; es por ello que las autoridades del municipio de Mérida, Yucatán, se han dado a la tarea de atender la situación desde la raíz, en lo que ha sido una estrategia que incluye diagnósticos, el rescate de infraestructura y el desarrollo de políticas públicas oportunas.

La violencia contra las mujeres es analizada por especialistas como una forma de expresión de las desigualdades de género, su conteo más reciente lo encontramos en la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (Endireh) la cual registra que 66.1 por ciento de las mujeres en México ha sufrido al menos un incidente de violencia a lo largo de su vida, apunta el Presidente Municipal de Mérida, Renán Barrera Concha.

Al respecto, el estado de Yucatán presenta una estadística en donde 66.8 por ciento de las mujeres entrevistadas presenció al menos un incidente de violencia a lo largo de su vida.

El Instituto Municipal de la Mujer del ayuntamiento cuenta con mediciones sobre el acceso de las mujeres a sus derechos humanos, lo cual permite desarrollar acciones pertinentes, apunta el edil.

En el sistema de Evaluación de Desempeño del Sistema Integral de Información del Municipio de Mérida se cuenta con el indicador “Porcentaje de mujeres que incrementaron sus derechos para una vida libre de violencia”, en donde se reportó que en 2017, 56 por ciento de las mujeres que acudieron a los servicios especializados de atención a la violencia del Instituto de la Mujer lograron un incremento en el acceso a sus derechos humanos.

En relación a la medición interna que realiza el Centro de Atención y Refugio para Mujeres (Carem) del municipio, que brinda apoyo a mujeres en situaciones de violencia, se reportó en el mes de julio de 2018, que 100 por ciento de sus residentes mantuvieron o incrementaron el acceso a sus derechos humanos, refiere.

“Trabajamos para fortalecer el acceso de las mujeres a sus derechos humanos a través de programas interdisciplinarios, que entrelacen diferentes disciplinas y desarrollen no sólo acciones, sino también procesos”, sostiene el edil.

Asimismo, el Instituto Municipal de la Mujer ha implementado, desde 2013 a 2018, el programa de Transversalización de la Perspectiva de Género, en colaboración con el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), el cual ha permitido desarrollar acciones para capacitar a los funcionarios públicos e incorporar dicho enfoque a las actividades y programas municipales clave.

Al frente del ayuntamiento en el periodo 2012-2015, Barrera Concha pudo rescatar el Carem, que había sido abandonado. A partir de esa acción se instituyó un presupuesto ordinario y fijo para el recinto.

El alcalde asegura que incluir las políticas de género en la administración pública municipal no sólo significa atender una problemática de alto impacto social, sino también una reestructuración e innovación en el sector gubernamental.

A partir de su experiencia en el ámbito municipal, Renán Barrera tiene ya considerada una agenda en el tema de equidad de género, en la cual se impulsará la capacitación a funcionarios municipales en perspectiva de género.

“Seremos un gobierno humano y sensible, una Mérida con oportunidades para todos”, puntualiza.

También se incorporará la perspectiva de género como eje transversal en todos los programas de la administración pública, y se trabajará para ampliar la atención a mujeres en las zonas mayas del municipio.

Canales abiertos

El programa de transversalización para el acceso a las mujeres a sus derechos humanos, le valió al municipio de Mérida el premio que la Unión Iberoamericana de Municipalistas (UIM) otorga a las buenas prácticas locales con enfoque de género.

Al respecto, Flavia Tel lo Sánchez, Directora del Gabinete Técnico de la UIM, e integrante del Jurado evaluador de los Premios UIM a las Buenas Prácticas Locales con Enfoque de Género, menciona que de la experiencia del municipio de Mérida se valoró su apuesta por la reingeniería institucional para asentar las bases de su política de igualdad, misma que comenzó por revisar la organización y la cultura interna del municipio, a través del análisis de los procesos y evaluación de los servicios.

“Uno de los errores f recuentes por los que las políticas de igualdad no tienen el impacto deseado responde, generalmente, a la ausencia de un diagnóstico de la problemática que se contextualice también frente a las capacidades y oportunidades para su solución. Y Mérida lo hizo”, sostiene.

“Desde su Instituto de la Mujer, Mérida trabajó no sólo en revisar la eficacia de sus acciones de lucha contra la violencia de género, sino que abrió espacios para escuchar y legitimar las voces de las mujeres, a la par que sensibilizó a las autoridades y al personal con el fin de transversalizar la perspectiva de género al conjunto de áreas municipales”, destaca la también Coordinadora de la Red Iberoamericana de Municipios por la Igualdad de Género.

Asimismo, agrega que la mayor fortaleza es haber apostado por abrir canales de participación, a través del Consejo de Colaboración Municipal de la Mujer, conformado por organizaciones civiles, academia y entes de gobierno relacionados con la atención de las mujeres, el cual tiene la misión de construir una agenda de acción y presentar propuestas de reformas municipales y políticas públicas a favor de los derechos de las mujeres.

La evidencia empírica de otras ciudades demuestra que es en este espacio de participación y consulta donde se consolida la sostenibilidad de la política pública, porque, por un lado, el diagnóstico y curso de acción es más coherente y, por otro, las mujeres organizadas aportan una constante revisión y monitoreo de los compromisos, al tiempo que contribuyen con conocimiento y gestión.

Respecto a la oportunidad de replicar este tipo de programas en otros municipios, Tello considera que de la experiencia de Mérida resalta la apuesta por consolidar los cimientos en la propia institucionalidad.

“Son numerosos los municipios en toda Iberoamérica que están desarrollando políticas contra la violencia de género, promueven la autonomía económica de las mujeres mientras al mismo tiempo realizan campañas de sensibilización en favor de la igualdad, dirigidas especialmente a la comunidad. Sin embargo estas acciones, si no van acompañadas de una voluntad política firme, de una institucionalidad de género legitimada y fortalecida con presupuesto, y de una cultura organizacional de género sensitiva, los proyectos este rubro están siempre a expensas del gobierno en turno”, apunta.

En Mérida, puntualiza Flavia Tello, se ha invertido en fortalecer esos cimientos, capacitando en transversalidad de género y comunicación no sexista a servidores de las distintas áreas municipales, así como a fuerzas de seguridad. La especialista confía en que esta estrategia implementada sea la piedra angular para una política institucionalizada, que contribuya a entender que la igualdad es inalienable a los derechos humanos y al desarrollo de los pueblos y naciones.

Otras acciones

Además del tema de transversalidad, el Instituto de la Mujer de Mérida ha trabajado de forma continua en el fortalecimiento de los programas y proyectos para el acceso de las mujeres a sus derechos humanos.

Itzé Hernández reconoce que en los últimos años se han alcanzado logros importantes en la atención a los casos de violencia contra las mujeres. Por ejemplo, el Instituto atiende entre 800 a 1,200 mujeres al mes mediante consultas psicológicas, jurídicas y de trabajo social; también se realizan talleres sobre violencia contra las mujeres, acciones de atención integral, respuesta ante emergencias, entre otros servicios.

“De 2012 a 2015 se realizó un proceso de reingeniería institucional, el cual implicó salir de estas zonas de confort que muchas veces hay en las instituciones públicas y echar a andar nuevas metodologías, y se innovó con nuevos servicios, como abrir áreas de servicio en lengua maya”, recuerda, como parte de los esfuerzos que continuarán hacia el futuro con la administración municipal que inicia en este año.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: