USO EFICIENTE DE LA ENERGÍA: Soluciones en ahorro energético

Para que los gobiernos locales puedan adoptar medidas eficientes, primero deben evaluar el uso de la energía e implementar los cambios de manera disciplinada y ordenada. El Gobierno Federal, así como el sector privado, ofrecen soluciones desde la elaboración de proyectos hasta la implementación de dispositivos

De 1990 a 2015, el consumo de energía se incrementó en un 74.1 por ciento en México y sigue siendo un país altamente dependiente de hidrocarburos

La eficiencia energética, conocida también como uso eficiente de la energía o ahorro energético, hoy más que nunca cobra relevancia, ya que la humanidad cada vez se hace más consciente del daño que ocasionan los combustibles y la electricidad derivados de fuentes fósiles. Usar de manera eficiente la energía representa ahorros económicos y un menor impacto al ambiente.

Para contribuir con la austeridad en el gasto que impulsa de manera decidida el Gobierno Federal, reducir la huella ambiental y combatir el cambio climático, los estados y municipios del país deben adoptar con más rapidez acciones de eficiencia energética.

En México, de acuerdo con el Informe Nacional de Monitoreo de la Eficiencia Energética de México 2018, los programas para el mejor aprovechamiento de la energía se remontan a principios de la década de 1980, cuando la Comisión Federal de Electricidad (CFE) implementó el Programa Nacional del Uso Racional de Energía Eléctrica (Pronuree) para difundir información sobre ahorro de energía entre los usuarios en 1980 y, de manera institucional, en 1989 con la creación de la Comisión Nacional para el Ahorro de la Energía (Conae), un órgano técnico de consulta en materia de ahorro y uso eficiente de la energía.

Foto: Dreamstime

En 2008, con la entrada en vigor de la Ley para el Aprovechamiento Sustentable de la Energía (LASE), la Conae fue reemplazada por la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (Conuee) como el órgano de carácter técnico en materia de aprovechamiento sustentable de la energía, con autonomía técnica y operativa, y encargado de promover la eficiencia energética.

De 1990 a 2015, el consumo de energía se incrementó en un 74.1 por ciento en México y sigue siendo un país altamente dependiente de hidrocarburos, ya que entre 1990 y 2015 aproximadamente el 85 por ciento del consumo nacional energético dependió del petróleo y del gas natural, así como de sus respectivos derivados.

Schneider Electric señala en un comunicado que “nos estamos convirtiendo en una sociedad cada vez más electrificada. Las telecomunicaciones, la refrigeración, los motores industriales, las computadoras, la atención médica avanzada y otros productos básicos de la vida moderna requieren energía. Como resultado, la demanda mundial de electricidad está creciendo más rápido que para cualquier otra forma de energía y estamos inmersos en una red eléctrica convencional que produce altos niveles de dióxido de carbono”.

Tendencias locales

Foto: Tercero Díaz / Cuartoscuro

En México, el consumo energético de los servicios públicos representa 0.7 por ciento del total nacional. El alumbrado público y bombeo de agua representan un alto porcentaje del presupuesto municipal, que aunado a los altos niveles de endeudamiento limitan su acceso al financiamiento.

Las principales tendencias actuales en relación al consumo de energía de los servicios públicos incluyen:

• El diseño e implementación de planes de acción locales para identificar y llevar a cabo acciones que atienden la vulnerabilidad de las ciudades y para aprovechar el potencial de acciones de mitigación de emisiones de gases con efecto invernadero.

• La iniciativa de un gran número de ciudades mexicanas para renovar sus sistemas de alumbrado público.

• Interés de gobiernos locales para implementar códigos de conservación de la energía que incluyen normas de eficiencia energética.

• Interés de gobiernos locales para adoptar e incentivar sistemas de transporte público más eficientes y sistemas no motorizados.

• Algunas entidades federativas cuentan con instituciones o departamentos dedicados a la promoción y aplicación de medidas de eficiencia energética.

Fuente: Hoja de Ruta en Materia de Eficiencia Energética de la Conuee.

EVALUAR EL CONSUMO

Foto: Isaac Esquivel / Cuartoscuro

En los estados y municipios ha permeado la cultura de la eficiencia energética de manera paulatina, sin embargo, es relevante repasar algunas de las opciones que tienen para disminuir la huella ecológica, aprovechar de manera más eficiente sus recursos y reducir su facturación energética.

Ernesto López, Vicepresidente de la División de Power Products de la empresa Schneider Electric, opina que los gobiernos estatales tienen muchas oportunidades de subirse al uso eficiente de la energía y refiere que en los últimos 10 años se ha convertido en una tendencia.
Para que un estado, municipio u organización pueda adoptar medidas de eficiencia energética, primero debe evaluar sus costumbres en el uso o abuso de la energía. En los edificios adiministrativos y de atención a los ciudadanos, los gobiernos pueden sustituir las lámparas o focos por unos de mejor tecnología y menor consumo energético, recomienda.

Una vez que se mide el consumo de enegía hay que cambiar lámparas, equipos de aire acondicionado, sistemas de bombeo, cafeteras, equipos para calentar o enfriar el agua, las computadoras y los televisores, entre otras tecnologías, pero se tiene que saber cuánto se va a ahorrar porque el uso eficiente de la energía no se resuelve con recetas de cocina. En Schneider “tenemos equipos que son más eficientes que otros, pero que combinados ofrecen una solución”, explica.

Foto: Dreamstime

El directivo considera que los ayuntamientos y gobiernos locales tienen disponibilidad para adoptar medidas de eficiencia energética, “pero no hay el recurso”, así que considera que deben hacer los cambios de manera disciplinada y ordenada. El ayuntamiento es como una economía doméstica, pero en macro: si uno en casa gasta más de lo que tiene tarde o temprano colapsa. En los ayuntamientos hay buena voluntad y disposición, pero no hay recursos económicos suficientes, así que tienen que ver para qué les alcanza y establecer prioridades, apunta.

“Cuando los ayuntamientos empiezan a ahorrar, tienen recursos para invertir en otras obras o servicios, así que estamos convencidos de que las alcaldías se van a seguir sumando al uso eficiente de la energía y eso vendrá también del convencimiento del mejor aprovechamiento de los recursos. Dejaremos de ver edificios públicos iluminados desde las seis de la mañana, a pesar de que laboran desde las nueve de la mañana”, cita como ejemplo.

Por otra parte, los municipios también tienen la facultad constitucional de regular las edificaciones nuevas a través de los reglamentos municipales de construcción, por lo que es una opción adicional que tienen para contribuir con la eficiencia energética.

Regulaciones y política pública

Foto: Dreamstime

Se han diferenciado cinco ejes rectores para la implementación de acciones y políticas públicas que permitan transitar hacia la implementación de tecnologías y combustibles más limpios. Al respecto las acciones recomendadas forman parte de 5 ejes rectores:

1. Regulación y política pública que garanticen: la creación de marcos propicios para establecer estrategias del gobierno y del sector privado; proporcionar financiamiento y recursos; fijar mecanismos de supervisión y seguimiento de resultados; proporcionar una base legal para las reglas, reglamentos y normas de desempeño energético de sistemas consumidores, energías limpias y almacenamiento.

2. Instituciones que coordinen el análisis de las políticas, la gestión de los proyectos y
la evaluación de sus acciones.

3. Capacidades técnicas de las instituciones para organizar, dotar de personal y presupuestar las actividades necesarias, de manera adecuada, para lograr las metas deseadas.

4. Mercados y mecanismos de financiamiento para cumplir con la ejecución de las políticas o acciones.

5. Investigación, desarrollo e innovación en tecnologías para que las metas de descarbonización puedan alcanzarse.

Fuente: Hoja de Ruta en Materia de Eficiencia Energética de la Conuee.

NUEVAS TECNOLOGÍAS

Leopoldo Arnaiz Eguren, Secretario General de la Asociación de Municipios Mexicanos y Ciudades Inteligentes (Ammeci), comenta en entrevista que las tecnologías están evolucionando día con día, prueba de ello es que un panel fotovoltaico hoy cuesta la quinta parte de lo que valía hace 10 años, de tal manera que la incorporación de ecotecnologías es una opción cada vez más viable para hacer un consumo eficiente de energía.

Foto: Dreamstime

Los cambios tecnológicos son rápidos e influyen en una forma tan determinante en la posibilidad de aplicar ese conjunto de tecnologías, que cada municipio tiene que hacer un esfuerzo de regulación y seguimiento en infraestructura y en opciones más eficientes de sectores como transporte, agua y otros sevicios públicos.

Los vehículos de transporte particular y público, así como la iluminación de áreas públicas son algunos de los temas recurrentes que se asocian a la contaminación y es fácil que los gobiernos locales puedan resolverlos porque están dentro de su marco de control. Pueden renovar el alumbrado público y generar condiciones para que los vehículos contaminen menos o para promover la incorporación del transporte eléctrico y de transportes alternativos, añade.

El directivo de la Ammeci coincide con el ejecutivo de Schneider Electric en que se deben ofrecer soluciones a la medida de cada municipio. Lo primero que necesitan es información de los sistemas que tienen y, en función de sus capacidades, evaluar sus opciones. Ese es un problema que existe prácticamente en todo México y en toda Latinoamérica, pero el costo de la energía no es el mismo en todos los países, así que deben utilizar las aplicaciones tecnológicas que resuelvan sus problemas.

En los edificios administrativos los gobiernos pueden sustituir las lámparas o focos por unos de mejor tecnología y menor consumo energético

Asimismo, asegura que los gobiernos municipales deben establecer las prioridades y ponerse al día en aplicaciones de tecnología que resuelva esos problemas, porque en la actualidad la ciudadanía conoce y usa esas aplicaciones, por lo tanto las demanda. “Los ciudadanos, a nivel personal, en ocasiones tienen mayor avance tecnológico que los propios municipios”, precisa.

Entrevistado al respecto, Gianmaria Zanabori, Gerente de Área de América Latina y Estados Unidos de la empresa de iluminación Litek SRL, señala que en Europa, el costo de la energía es muy alto. Italia, por ejemplo, no tiene gas ni petróleo, así que la legislación premia a las empresas con alto desarrollo y eficiencia energética, por eso Litek ofrece tecnología de iluminación con eficiencia energética que supera los estándares internacionales.

Los gobiernos municipales deben establecer las prioridades y ponerse al día en aplicaciones tecnológicas

LA IMPORTANCIA DEL ALUMBRADO PÚBLICO

Al referirse a las tecnologías de iluminación en la vía pública, como las lámparas de vapor de sodio, el entrevistado aclara que “el sodio no es malo, simplemente pertenece al pasado. Hay lámparas de diodo emisor de luz (LED), que son eficientes como las de sodio, lo que cambia es la vida útil y que requiere menos mantenimiento”. La bombilla o foco incandescente requiere más matenimiento y tiene una vida más corta que la lámpara de LED, además no tiene cromaticidad y todo se ve de color naranja.

México, sostiene, se encuentra en la ruta de un cambio tecnológico muy importante, empujando las reformas que concretó hace cuatro años. Hay muchísimos municipios y estados con potencial para mejorar la eficiencia energética en iluminación, no sólo en las vialidades sino también en sus centros históricos, mercados, museos, parques, iglesias y sitios culturales, considerados como Patrimonio de la Humanidad, entre otros.Señala que en los centros históricos de Guadalajara, Guanajuato, San Miguel de Allende y la zona del Teatro Degollado, en Guadalajara, llevaron a cabo proyectos de iluminación con tecnología que permite embellecer las áreas, pero también disminuir el consumo de energía.

En México hay 10 millones de sistemas de alumbrado público

Foto: Margarito Pérez Retana / Cuartoscuro

El Director General de la Conuee, Odón de Buen Rodríguez, señala que en México hay 10 millones de sistemas de alumbrado público y hay dos universos: por un lado, las grandes ciudades que tienen resuelto ese tema como Guadalajara, Monterrey y la Ciudad de México, y por otro lado los municipios que requieren instalaciones menores y que dependen de actores como la Conuee para ayudarles a determinar el potencial de ahorro que tienen, ver si están haciendo bien sus proyectos y apoyarlos en el diseño, con una contratación adecuada de proveedores.

De 2013 a 2018 se ejecutaron 44 proyectos de municipios y ciudades que solicitaron ingresar al Proyecto Nacional de Eficiencia Energética en Alumbrado Público Municipal, mediante el cual los municipios invirtieron cerca de 2,500 millones de pesos (mdp) para el cambio de luminarias, que permitieron ahorrar alrededor de 179 millones de kilowatts hora al año por la sustitución de equipos.

De los 44 municipios y ciudades que participaron en el proyecto de sustitución y modernización del alumbrado público, 66 por ciento instalaron lámparas LED.

Aunque el proyecto está detenido, dispone de 15 mdp que podrían ser utilizados en un plan piloto para incluir el tema del cambio tecnológico que implica el Internet de las cosas con el uso de dispositivos electrónicos, medidores de contaminación ambiental, del tránsito, cámaras de seguridad y todos los sistemas de automatización que caracterizan a las ciudades inteligentes. Se trata de un proyecto con visión de futuro que tiene implicaciones más alllá del alumbrado eficiente o el transporte.

Gianmaria Zanabori refiere que la empresa obtiene de México aproximadamente 80 por ciento de sus ventas, así que es el país más importante para Litek en América Latina, debido a su dimensión territorial, su posición geográfica que resulta estratégica, su alto mercado y porque marca tendencias para otros países de la región. Lo anterior es una muestra del potencial que tiene el país para las inversiones en el mercado de la iluminación.

No obstante, admite que a partir del cambio de administración federal, los proyectos que estaban en marcha continúan, pero “se detuvo un poco el barco de la iluminación”. Se concluyeron proyectos muy grandes el año pasado y se espera un 2019 tranquilo con pequeños proyectos y una reactivación del sector en 2020, estima.

En ese contexto, el Secretario General de la Ammeci, considera que México tiene un interés especial por la innovación en muchos aspectos, por lo que puede avanzar en la eficiencia energética al mismo ritmo que lo están consiguiendo otros países.

Programa sectorial de Estados y Municipios

Con base en el Plan Anual de Trabajo 2019, el Programa Sectorial de Estados y Municipios de la Conuee tiene como objetivo propiciar el uso eficiente de la energía, mediante el apoyo al desarrollo de proyectos y capacidades institucionales de estados y municipios para la identificación, cuantificación e instrumentación de programas y acciones en materia de aprovechamiento sustentable de la energía, en los siguientes rubros:

• Alumbrado público
• Sistemas de bombeo
• Edificaciones
• Calentamiento solar
de agua
• Movilidad y transporte

Fuente: Conuee.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: