Aproveche los primeros 6 meses de gobierno

EstradoLos primeros seis meses de mandato de un alcalde normalmente son una especie de armisticio que la oposición y la población dan a la nueva administración. Es un pacto silencioso, en el que todas las fuerzas del municipio comienzan a observar lo que el recién nombrado mandatario determina como su estilo de gobernar.

Este plazo termina, y sólo quien supo utilizarlo bien conseguirá, de ahí en adelante, imponer su imagen y su estilo con mucha más facilidad que aquel que dejó pasar el tiempo pensando que lo que resta del mandato sería como los primeros 180 días. La primera imagen es la que queda, la que se puede trabajar más fácil.

Posteriormente empiezan los reclamos de la población y las acusaciones e impertinencias de la oposición. Y usted, como alcalde, no podrá decir ni pío: ganó la elección, se volvió una autoridad pública y todas las consecuencias que esto trae consigo. Todo lo que haga, diga, dé a entender o interprete será usado en su contra o a su favor. Usted es la noticia. Como entidad pública, será conocido por la imagen que presentó y no por lo que es.

CULTIVE SU IMAGEN

No se haga ilusiones: de la misma forma en la que su imagen fue diseñada en la campaña electoral, en los primeros 180 días se hace imperiosa la necesidad de planeación, estrategia, divulgación, comunicación y diversos estudios para que pueda conocer la idea que la población tiene de usted como administrador, ya no como candidato.

Desde el inicio de la carrera por el cargo de alcalde, usted pasa por tres etapas de desarrollo de la imagen: la preexistente, la de candidato y después la de administrador.

Esta última, que es la que aquí nos ocupa, comienza después de los primeros 180 días, y es el momento en que la población comienza a notarla y la oposición a combatirla, por lo que es fundamental que el primer estudio se efectúe en este punto. Es cuando el embrión de la imagen de administrador comienza a mostrarse, y es justo cuando todavía existe la posibilidad de interferir en su desarrollo.

En este primer estudio deben estar registrados todos los factores que influyen en el gobierno y en la imagen del nuevo administrador. Allí se deben notar sus éxitos, fracasos y las expectativas de la población.

En realidad, no basta con ese simple estudio, sino que es necesario el primer diagnóstico de la administración y de la sedimentación de la imagen. Usted es el líder del municipio y por eso es necesario que alcance absoluta sintonía con los sentimientos y emociones de su público, para que pueda entenderlo y satisfacerlo. Debe interpretar la información completa del diagnóstico y de los estudios de imagen para establecer sus objetivos.

GANE LA MAYORÍA

Normalmente usted habrá sido elegido por una minoría que gira alrededor de 30 a 40 por ciento del electorado, lo que quiere decir que su administración debe tener como uno de sus objetivos cautivar a la mayoría de los votantes. En esta dirección podemos decir, plagiando a Maquiavelo: “Política es el arte de conquistar, mantener y ampliar el poder”. Esto lo que un buen diagnóstico puede ayudarle a conseguir.

Hay que recordar que la receta para fracasar es intentar agradar a todos. Debemos tener en mente que necesitamos obtener el aval de la mayoría para que podamos gobernar en paz. Con la información del primer diagnóstico es posible definir cuál es la misión de su gobierno, así como sus principales objetivos. Con esto puede fijar y dejar en claro el rumbo de su administración para todos los que trabajan en ella. En este mismo sentido, no basta con hacer pesquisas para saber del ambiente externo, sino que también es necesario evaluar las condiciones de gestión internas.

Es a partir de allí que se pueden emprender acciones con objetivos claros y definidos, como conquistar a la ciudadanía y obtener una buena evaluación de la administración. Esto no se hace con palabras: sólo conseguiremos vencer las barreras con acciones, jamás con argumentos, y esto es fundamental para el futuro. Además está comprobado que hacer un buen trabajo en el ejercicio del mandato o ser un ejecutivo competente no asegura la victoria en una próxima elección.

Tenemos que aplicar el marketing poselectoral, y esto significa no sólo efectuar la publicidad convencional de gobierno, mediante la que se divulgan en la prensa los proyectos y las realizaciones; también debemos pensar en un proyecto de poder (reelección o sucesión) articulado, planeado y ejecutado.

Así arribamos al término de los primeros 180 días de gobierno. Es la hora de saber perfectamente lo que sucede en su municipio y evitar cualquier sorpresa. Por ello le recuerdo que para tener una imagen victoriosa, incluso como gobernante, es necesario que investigue, busque, planee y actúe.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: