Alcaldías, pioneras en defensa de Derechos Humanos

La creación de oficinas defensoras como las que comenzarán a operar en las alcaldías de la Ciudad de México, son ejemplo de prácticas locales que contribuyen a la protección de estas garantías

Nashieli Ramírez Hernández.
FOTO: IXBALANQUÉ DANELL

En 2017, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) atendió más de 38 mil quejas por violaciones a derechos humanos en México. Para evitar que se incrementen estos casos, es necesario capacitar a los servidores públicos locales e implementar una cultura de los derechos humanos en los 2,446 municipios que existen en el país, sostiene el Secretario Técnico del Consejo Consultivo de esa institución, Joaquín Narro Lobo.

Por mandato constitucional, no se permite crear una figura ombudsman u ombudsperson a nivel municipal, incluso en las alcaldías de la Ciudad de México que cuenta con su propia constitución. No obstante, es posible la creación de figuras intermediarias reconocidas por la ciudadanía que brinden asesoría en materia de derechos humanos y que faciliten la presentación de una queja por una posible violación de derechos, frente a las instituciones estatales y federales, principalmente en los municipios que cuentan con comunidades indígenas.

“El Artículo 102, apartado B de la Constitución, establece que la atención de quejas está reservada a las autoridades federales, llámese la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, como a un organismo autónomo y a las Comisiones, Defensorías o Procuradurías de defensa de los derechos humanos”, detalla Narro Lobo. Además, el Artículo 1o de la Constitución establece que todas las autoridades en el ámbito de sus competencias “tienen la obligación de promover y proteger los derechos humanos de acuerdo con cuatro principios: universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad”, que incluye también a las autoridades municipales.

“Que exista esta posibilidad de habilitar a personas que defiendan los derechos humanos, abona políticamente a mandar un mensaje muy claro a todos los niveles de autoridad, de que los derechos humanos son la base y eje fundamental a partir del cual se construye una vida en democracia. Debido a su limitación constitucional, por carecer de esta base, no pueden atender directamente quejas, pero pueden atender una de las tareas más fundamentales que es la de promover los derechos y prever que no sucedan violaciones”, sostiene Joaquín Narro Lobo.

De acuerdo con el funcionario, en este contexto “la figura del ombudsperson municipal podría dar un gran resultado y es el de ser un vínculo, un defensor, un intérprete y traductor de los pueblos y comunidades; la de ser un facilitador en la presentación de quejas ante los organismos de derechos humanos y convertirse en un referente a partir de la representación de las víctimas”.

PERFIL TODOTERRENO

La Ciudad de México contará con oficinas defensoras de derechos humanos en cada una de las 16 alcaldías y éstas responderán a la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF). De acuerdo con su titular, Nashieli Ramírez Hernández, no van a ser organismos autónomos, pero serán módulos de atención cercanos a la gente que ha sido víctima de violaciones a derechos humanos y estarán operando desde su demarcación.

FOTO: JOSÉ I. HERNÁNDEZ /CUARTOSCURO

“En el caso de las alcaldías, lo que vamos a empezar a hacer es un proceso de mediación, porque hay muchas cosas en el meridiano. Lo que se hará desde las oficinas es mediación entre la autoridad y la sociedad. Luego se llevará un proceso de justicia restaurativa y se trata de no esperar procesos largos sino rápidamente llegar a un punto en el que el daño se repare. No sólo vamos a acercar la defensa desde las alcaldías, sino también la promoción y el ejercicio de derechos”, señala.

Lo ideal para las personas que estén al frente de la defensa de los derechos humanos, detalla la ombudsperson de la Ciudad de México, es que, además de que estén enteradas de los pactos y tratados internacionales firmados por México, y que tengan conocimiento de jurisprudencia; que sean “todoterreno en la defensa de los derechos humanos, desde la calle, con los ciudadanos; esas que se forman litigando con las víctimas afuera, ya que los grandes defensores de este país no son abogados, son defensores de derechos”.

La titular de la CDHDF detalla que las defensorías de derechos humanos desde las alcaldías deberán operar en su totalidad en abril de 2020. Sin embargo, comenzarán con algunos pilotos a partir del año próximo. Detalla que en los cuatro años que estará al frente de esta institución, será uno de los principales retos que deberá concretar, además de poner en marcha las 12 unidades móviles con que cuenta el organismo para llegar a las zonas más alejadas de la CDMX.

INSTANCIAS INDEPENDIENTES

Existe la necesidad de contar con instancias independientes para documentar, analizar, sugerir y proponer la defensa de los derechos humanos de los pobladores, sostiene en entrevista José Martínez Cruz, vocero de la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos (CIDHM). “En todos los municipios debería haber instancias que recojan las quejas por violaciones de derechos humanos cometidas por autoridades municipales, pero no por el aspecto burocrático institucional, sino por la capacidad de respuesta inmediata. Sería muy importante la descentralización de las instancias para que exista la cercanía con la gente.”

Martínez Cruz menciona que “una buena práctica es escuchar y tener empatía con la persona que ha sido víctima para que la gente sepa que sus derechos son respetados, defendidos y garantizados.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: