Humor social, clave para ganar una campaña

Publicado Por

Los candidatos a presidir una alcaldía están obligados a ser cercanos a la gente, a ofrecer soluciones y a resolver problemas cotidianos

CampañaCumplir con las promesas que se hacen en campaña, ser líderes con causa que busquen de manera efectiva construir municipios con una mejor calidad de vida, encontrar modelos de financiamiento sostenibles que permitan un endeudamiento razonable en el mediano y largo plazo, sin “hipotecar” la vida de las futuras generaciones de los ciudadanos y, eventualmente volver a ser elegidos para un nuevo mandato con un sustento de aprobación sobre la buena gestión realizada, son los desafíos que hoy día enfrentan los gobernantes en América Latina. Ésta es la reflexión que hace Antonio Sola, director de la firma consultora OstosSola y experto en gestión de campañas políticas.

Antonio SolaEn entrevista, y como una antesala de la VI Cumbre Mundial de Comunicación Política que se llevará a cabo en la Ciudad de México los días 4, 5 y 6 de diciembre, Antonio Sola habla sobre las campañas locales y los desafíos que tienen que enfrentar los líderes en la región. Además, destaca el rol de la estrategia, las encuestas y el “humor social” para lograr una campaña exitosa.

¿Cuál es el rasgo distintivo de las campañas locales?

Son más cercanas a la gente, más tangibles, más prácticas. Conforme te acercas al micromundo que viven las personas, te obligas a ofrecer soluciones que realmente resuelvan los problemas que tenemos todos de manera cotidiana. Los municipios son el último eslabón de la acción política pero, en realidad, representa el primero por ser el contacto más directo de los ciudadanos con sus gobernantes.

¿Qué es lo más importante en el diseño de una estrategia para una campaña local?

Es preciso detectar cuál es el motivador del voto. Toda elección es un dilema y es obligado de parte del candidato y de su equipo descubrirlo para hacer una buena elección y ganar.

¿Cuál es el rol de las encuestas en campaña?

La investigación cualitativa y cuantitativa es esencial en cualquier competencia electoral y para cualquier acción de gobierno. OstosSola, por ejemplo, ha desarrollado una metodología semiótica de investigación que nos permite comprender al ciudadano de manera más profunda: cuáles son sus anhelos, sus visiones y sus necesidades. La investigación es la base de una buena campaña.

¿Cómo se logra un equilibrio entre lo cualitativo y lo cuantitativo en el diseño de una campaña?

Con sentido común y dejándote asesorar por un estratega de campaña que no sea miembro del equipo. El ojo ajeno es más objetivo, imparcial y equilibrado. No es un gasto, es una inversión.

Antonio Sola, quien ha impartido clases en universidades de Estados Unidos, China, España y Colombia, refiere que la cercanía con los ciudadanos, así como la disciplina, son los rasgos más importantes que puede tener un candidato, los cuales abonan a una campaña exitosa.

¿Cuáles son las variables a tener en cuenta antes de comenzar a pensar en la estrategia local, más allá de las encuestas?

Lo más importante es conocer lo que denominamos el humor electoral y social de la gente en ese momento. Quien descubra en qué está el ciudadano, y sepa hablarle y construirle una narrativa con sentido tendrá muchas más probabilidades de ganar.

¿Se puede revertir un resultado en poco tiempo?

Siempre se puede. Por ejemplo: el actual presidente de Haití tenía cinco puntos cuando nosotros iniciamos los trabajos con él como candidato. Llegó al final de la primera vuelta presidencial con 24 puntos y ganó la segunda vuelta con casi el 70 por ciento de los votos. Todo esto sucedió en algo menos de tres meses; poco tiempo para ganar una presidencia.

¿Podría contarnos alguna anécdota de una campaña local que haya liderado?

Una de las campañas más divertidas que viví fue la de Jorge Ramos como candidato a alcalde de Tijuana, Baja California, en México. Fue una campaña atrevida, distinta, muy joven y con una dinámica especial: el candidato tenía más de una veintena de guardaespaldas que hacían complicada su presencia en público. Esto te indica, de alguna manera, los riesgos que vivía nuestro candidato en ese entonces.

¿Cuál fue el mayor obstáculo con el que se encontró en este tipo de campañas?

El dinero; casi siempre es un obstáculo en este tipo de campañas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: