Escuela segura para todos

FilaLas escuelas públicas en México enfrentan una problemática de seguridad ajena al control de las autoridades educativas. Tiendas que ofrecen alcohol, tabaco y drogas a los estudiantes, pandillerismo, falta de servicios públicos como alumbrado o vigilancia, son algunos de los componentes de este problema que amenaza la seguridad de la comunidad estudiantil.

Para hacer frente a la situación, la Secretaría de Educación Pública (SEP) creó el Programa Escuela Segura (PES) mediante el cual se promueve entre las escuelas de educación básica, la puesta en marcha de acciones que involucren a los directivos, profesores y alumnos para desarrollar competencias y habilidades para el autocuidado, así como a padres de familia y autoridades municipales para generar espacios escolares seguros donde sea posible prevenir situaciones de violencia y consumo de sustancias adictivas.

Municipios en la“La escuela debe construir una cultura de la prevención, en lugar de que estemos reaccionando ante hechos ya consumados. Uno de los principales logros del Programa es esta construcción de la cultura en favor de identificar los riesgos de manera anticipada, la reacción oportuna y la concertación, porque evidentemente no es un trabajo que le concierna sólo al director, y tampoco a la comunidad escolar, sino que hay un gran vínculo con el contexto de la escuela”, comenta al respecto José Aguirre Vázquez, coordinador del PES.

De acuerdo con el funcionario, existen 358 municipios prioritarios, algunos identificados por la SEP, y otros tantos por las autoridades estatales, donde está focalizada la implementación del Programa; sin embargo, la dependencia atiende a cualquier escuela que solicite su ingreso a éste. Al mes de junio de este año había 747 municipios participando en el PES.

CÓMO OPERA

En la implementación de esta iniciativa confluyen tres instancias: la Coordinación Nacional del Programa Escuela Segura (CNPES), 32 coordinaciones estatales del PES (CEPES) y las escuelas de educación básica. También participan organizaciones de la sociedad civil y otras dependencias gubernamentales estatales y municipales interesadas en atender el problema.

Uno de los principales objetivos del PES es que las escuelas realicen un ejercicio de planeación a partir del cual se desarrollen procesos de mejora de seguridad. El primer paso consiste en realizar una autoevaluación acerca del clima escolar y la convivencia, las condiciones de la infraestructura y del entorno del plantel, así como los recursos humanos y materiales con los que cuenta. Este ejercicio le permitirá identificar los factores que ponen en riesgo la seguridad de la comunidad.

Un segundo paso es la definición de objetivos, estrategias, metas y acciones para atender las situaciones que haya que mejorar en materia de seguridad. Al mismo tiempo, pueden identificar qué acciones le toca a la comunidad educativa y cuáles requieren de la colaboración con otras instituciones.

Las CEPES establecen mecanismos para capacitar, orientar, asesorar y supervisar a las escuelas en lo que se refiere a la autoevaluación y para diseñar su propia Agenda de Seguridad Escolar. Asimismo, establecen estrategias que atiendan las necesidades de las escuelas en vinculación con organizaciones de la sociedad civil u otras dependencias gubernamentales, a partir de las características del entorno de cada plantel.

También a través de las CEPES, se realizan los trámites necesarios para la incorporación de las escuelas al Programa y se administran los recursos federales transferidos a los estados para que lleguen a las escuelas en efectivo o en servicios, como orientación y capacitación.

VINCULAR ESCUELA Y MUNICIPIO

José AguirrePara Aguirre Vázquez, uno de los rasgos más importantes de este programa es propiciar que las escuelas se acerquen a las autoridades municipales para sensibilizarlas acerca de la problemática de seguridad, y que emprendan las acciones que les corresponden, como el mejoramiento y mantenimiento de servicios públicos e infraestructura urbana, sobre todo en lo que se refiere a temas como vigilancia, patrullaje, alumbrado público, pavimentación y construcción de banquetas, además del control de giros comerciales alrededor de los planteles y mecanismos de protección civil.

Comenta que en 2009 y 2011 se llevaron a cabo talleres de inducción a la gestión de la autoridad escolar desde la perspectiva municipal, donde participaron alcaldes de los 358 municipios más poblados del país, mismos que conforman la lista de entidades prioritarias para la aplicación del PES. En dichos talleres se analizó el fenómeno de la inseguridad escolar dentro y fuera de los planteles y se gestionó el acompañamiento de la autoridad municipal con las escuelas.

“Los maestros pueden hacer algo dentro de la escuela pero ¿qué pasa cuando el niño pone un pie fuera del plantel? Sabemos que ahí está el señor que vende dulces, nada más que algunos son como de 50 pesos, extrañamente. El director no puede salir y quitarlo, tenemos que ir cerrando la pinza porque las drogas no habían estado tan cerca de los niños como ahora. Cerrar la pinza por parte de las autoridades competentes”, destaca.

El funcionario apunta que no existe un requisito específico para que una escuela ingrese al Programa Escuela Segura, más allá de la voluntad de trabajar de manera puntual y concertada con la comunidad y las autoridades estatales y municipales.

Avances del PES

Dentro de las limitaciones presupuestales, afirma, la Secretaría no desatiende a ninguna escuela que desee incorporarse al Programa, aunque no se encuentre en uno de los 358 municipios prioritarios, si bien en éstos la cobertura es más amplia. Para ello, la escuela únicamente debe solicitar su ingreso a través de la autoridad educativa estatal.

“Sabemos que prácticamente todas las escuelas tienen un entorno donde hay violencia escolar, o bullying, violencia. Hay discriminación y otros tipos de agresiones que hay que contener y revertir, llevarlos a un efecto de prevención, atención y atenuación. No sé si logremos algún día erradicar la violencia pero sí prevenir, controlar y generar un ambiente de mediación interna con alumnos y maestros”, concluye Aguirre Vázquez.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: