Fomente las casas sustentables

Los gobiernos estatales y municipales ya no tienen que batallar solos para levantar vivienda sustentable, porque actualmente cuentan con una guía general sobre los criterios básicos de calidad en este tipo de construcciones.

Se trata del Código de Edificación de Vivienda, elaborado por la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi), que se publicó por primera vez en 2007, y que constituye un instrumento para normar y hacer más eficientes los procesos de edificación de casas seguras y de calidad.

Jorge WolpertJorge Wolpert, subdirector general de Sustentabilidad de la Conavi, aclara que no se trata de un documento normativo, como los reglamentos de construcción de vivienda, sino de un instrumento informativo y de orientación, que ofrece elementos técnicos para regular la edificación de espacios habitacionales, y que está a la disposición de las administraciones locales con la idea de que lo adapten a sus respectivas normas.

El funcionario comenta que, en la segunda edición del Código de Edificación de Vivienda, publicado en 2011, se establecen parámetros técnicos para lograr que las viviendas y unidades habitacionales sean amigables con el medioambiente.

Entre otras recomendaciones, se sugiere la utilización de materiales porosos o reflejantes en el suelo y el uso de materiales reflejantes en techos de viviendas.

También se formulan especificaciones bioclimáticas para el diseño de los conjuntos habitacionales. Por ejemplo, en climas fríos se aconseja el aglutinamiento de casas entre sí y la instalación de áreas comunes cubiertas —para guardar el calor—, mientras que en zonas cálidas se sugiere espaciamiento entre las viviendas y áreas verdes arboladas.

Además, se acuñan conceptos como el “derecho al sol”, el cual se refiere al aprovechamiento de la energía solar para beneficio de los hogares, mediante colectores para el calentamiento de agua, o para el alumbrado interno, con paneles fotovoltaicos. Otras recomendaciones se refieren a la instalación de sistemas de ahorro de agua y gestión de residuos sólidos.

“Si bien no todo se enfoca en ecotecnologías, el sesgo de este código se orienta a soluciones de sustentabilidad: habla de estacionamientos, restricciones al paisaje urbano y diseño”, detalla Wolpert.

Para la realización del documento se analizaron más de 100 reglamentos locales, los cuales presentan una gran diversidad de conceptos de aplicación, definiciones y parámetros normativos. También hubo reuniones con representantes de todos los sectores involucrados en el tema.

“La construcción del Código no sólo se hizo con miembros destacados de la academia, sino con la participación de técnicos y autoridades estatales que nos ayudaron a generar un documento muy sólido. En todo este proceso nos acompañó también el Internacional Code Council (ICC), un organismo que estudia y analiza las mejores prácticas en esta materia”, explica el funcionario.

PARA ADOPTAR EL CÓDIGO

Casas sutentables

Jorge Wolpert comenta que algunas localidades que no cuentan con su propio reglamento de vivienda generalmente adoptan las normas de otros estados o municipios, lo cual no es recomendable debido a las condiciones específicas de cada lugar. En este sentido, dichas comunidades tienen la opción de utilizar los lineamientos del Código que mejor se adecuen a sus condiciones.

Para lograrlo, la Conavicuenta con un programa de capacitación y asesoría para los gobiernos municipales o estatales que demuestren tener interés en modificar o actualizar sus reglamentos de construcción. El programa consiste en un modelo mediante el cual se conforman grupos de trabajo temáticos, para definir cuáles serán las partes del Código que las localidades desean aplicar en sus regulaciones, conforme a su geografía y sus características técnicas, económicas y sociales.

“En ese tenor, la Agencia Alemana de Cooperación Técnica (GIZ por sus siglas en alemán) nos apoyó en la elaboración del manual y en el modelo de capacitación para lograr una mejor adaptación entre los gobiernos interesados. Este año buscamos atender a 10 municipios o estados que ya se han acercado con nosotros”, comenta el funcionario. Algunos de ellos son los estados de Aguascalientes, Tlaxcala, Veracruz, Quintana Roo, Baja California y el municipio de Mexicali.

Techo dignoWolpert apunta que, en el caso de Aguascalientes, el gobierno estatal ha tenido acercamientos más formales con la Conavi para adaptar el Código, no sólo a la reglamentación estatal, sino también a la de todos los municipios del estado.

Los gobiernos locales pueden ingresar al sitio web de la Conavi para conocer el Código y, en caso de requerir asesoría, deberán contactar directamente a la Comisión o bien comunicarse a través de los organismos estatales de vivienda.

“Lo importante es la expansión que se pudiera lograr, de tal forma que se contagie y nazca el interés de las autoridades locales por actualizar sus reglamentos y que entiendan que es una herramienta pública, con un gran trabajo detrás, y que puede contribuir a que las viviendas en todo el país sean cada vez mejores”, concluye Wolpert.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: