Hay “soporte” para el campo

Collage 3En la comunidad Señor, del municipio Felipe Carrillo Puerto, Quintana Roo, la apicultura es una actividad complementaria del ingreso familiar. Según datos del Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal (Inafed), en dicha localidad existen más de 32 mil colmenas que producen miel decalidad de exportación.

A pesar de que la región quintanarroense tiene un amplio margen de oportunidad para el desarrollo apícola por sus condiciones florísticas y climáticas —que casi todo el año son favorables—, la mayoría de los productores no consideran a la apicultura como un negocio, debido a las adversidades que plantean fenómenos meteorológicos como los huracanes, que si bien son más esporádicos resultan más destructivos.

En 2008 se constituyó el grupo “Flor de Tzitzilche”, integrado por 15 apicultores, quienes se acercaron a la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), con el propósito de recibir asesoría técnica y capacitación, a través del Programa de Soporte al Sector Agropecuario.

Este instrumento fue diseñado precisamente para apoyar la gestión técnica, económica y sanitaria de los productores agropecuarios, acuícolas, pesqueros y rurales, para que les permita una inserción sostenible de sus productos en los mercados nacionales e internacionales.

SINERGIA

Con la finalidad de impulsar la producción de miel en la región, Flor de Tzitzilche tenía definidas sus metas: aumentar el número de apicultores en la comunidad de Señor — que en ese entonces era de 15—, duplicar el número de las colmenas y los volúmenes de producción y mejorar sus procesos. De esta forma, la apicultura se transformaría en una actividad de gran relevancia para la región, con capacidad para colocar a sus productores en un mercado global y, en consecuencia, una oportunidad de desarrollo para sus habitantes.

Lo anterior es de gran importancia ya que el desarrollo integral de las zonas rurales del país, mediante una sinergia entre los productores y las autoridades municipales, estatales y Federales, es vital para impulsar a las economías locales y así abatir la marginación de las comunidades.

Juan de DiosEn plática con Alcaldes de México, Juan de Dios del Castillo Toledo, director de Fortalecimiento de la Oferta de Servicios Profesionales de la Sagarpa, explica que a través del Programa de Soporte —que en 2010 contó con un presupuesto de 6,105 millones de pesos— se busca el desarrollo humano de las regiones agropecuarias y elevar la competitividad de los productores.

Los temas o componentes que integran Soporte consisten en sanidad e inocuidad, asistencia técnica y capacitación, innovación y transferencia de tecnología, planeación y prospectiva, desarrollo de mercados y promoción de exportaciones y ferias, inspección y vigilancia pesquera y acuícola, además de que incorpora al Sistema Nacional de Información para el Desarrollo Rural Sustentable.

EL PAPEL DEL EDIL

Sector agropecuarioEl Programa de Soporte impulsa proyectos anuales de trabajo creados por personas y organizaciones que se dediquen a las actividades agrícolas, pecuarias, acuícolas, pesqueras, agroindustriales y del sector rural. También involucra a organizaciones de investigación —quienes actualizan a los asesores del productor—, así como a entidades federativas y ayuntamientos, que se encargan de difundir el programa.

Los presidentes municipales interesados deben presentarse ante el jefe de distrito de Desarrollo Rural de la Secretaría que corresponda a su área, para pedir información sobre la convocatoria del Programade Soporte, así como de las fechas y las características propias de cada componente y los procedimientos para la solicitud, explica Juan de Dios del Castillo.

Todos esos elementos tienen que darse a conocer al Consejo Municipal de Desarrollo Rural Sustentable y a los productores para que puedan llenarse las solicitudes, cumplir con los requisitos necesarios y presentar los documentos en las fechas oportunas. Así, las alcaldías tienen un papel fundamental en la difusión del programa y la gestión de los recursos asignados.

Posteriormente los productores deben presentar en las ventanillas de gestión de la Sagarpa su programa anual de trabajo, la distribución presupuestal por componente, las prioridades estratégicas por regiones, el sistema producto, las actividades económicas y los tipos de productores a apoyar dentro del proyecto.

El funcionario de la Sagarpa refiere que las Reglas de Operación indican que, a más tardar el 15 de febrero de cada ejercicio fiscal, las ventanillas de gestión deberán estar abiertas en todo el país; pero si un ayuntamiento no tiene ventanilla los solicitantes pueden acudir al municipio vecino para gestionar los apoyos.

Por lo tanto, son los productores los beneficiarios del Programa y los municipios representan unidades de gestión y de planeación. Del Castillo detalla que los recursos se otorgan de dos maneras conforme a las capacidades de cada ayuntamiento: existe una modalidad en la que los municipios reciben el dinero en una cuenta bancaria y ellos, a través de reuniones de Consejo, autorizan los proyectos. Pero si los productores del municipio requieren más apoyo, pueden acudir a los Centros de Apoyo al Desarrollo Rural (Cader) para colocar otros proyectos, obtener asistencia técnica y conseguir activos productivos entre otras cosas más, comenta el funcionario.

Sin embargo existen alcaldías que no tienen un departamento de Desarrollo Rural, lo cual es un requisito para entregar los fondos al municipio. Juan de Dios del Castillo Toledo explica que en este caso “el Fideicomiso Fondo de Fomento Agropecuario en los Estados (Fofae) —un fideicomiso que recibe todo el dinero Federal y lo mezcla con el estatal—, les forma un ‘fondo virtual’ que se les entrega directamente a los proyectos previamente autorizados”.

PLAN RECTOR

Para lograr un íntegro desarrollo rural, el funcionario de la Sagarpa recomienda a los presidentes municipales la planeación territorial, porque es fundamental al momento de organizar un plan rector que defina el rumbo del ayuntamiento. “Es una visión a futuro que tienen que construir a través del Plan Rector del Desarrollo del Municipio, de tal forma que, si ese plan se socializa en un Consejo Municipal de Desarrollo Rural Sustentable, les da oportunidad de hacer congruente su plan”, dice del Castillo.

CAMBIO DE MENTALIDAD

Collage 4Juan de Dios del Castillo es el responsable del componente de Asistencia Técnica y Capacitación. Dentro de su área puede afirmar que este programa, que data de 2008, surgió “porque la asistencia técnica, el desarrollo humano, los desarrollos y las personas no están lo suficientemente aptos para generar innovación ni para generar un cambio tecnológico”. De modo que “son bastantes los cambios necesarios, tanto de mentalidad como en los procesos, para ajustarse a las condiciones del mercado”, refiere el funcionario.

En tan sólo tres meses y con una inversión de 62 mil 580 pesos, Flor de Tzitzilch logró pasar de 380 a 500 colmenas, incrementó a 24 el número de apicultores y produjo 150 abejas reinas, lo que significa también un aumento en la producción. Otro de los cambios más importantes en este caso es que, de acuerdo con el informe de resultados del grupo, la mayoría de los apicultores ya tiene una visión empresarial, pues ahora ven la actividad apícola como negocio y no como actividad complementaria.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: