Para áreas verdes riego eficiente

Hassam HamdanEl cambio climático, la falta de organización en las áreas encargadas de la atención a zonas verdes y parques públicos y la disminución en el consumo de agua, son algunos de los factores que contribuyen a la instalación de sistemas de riego automatizados en el país.

“Normalmente cuando se aplica agua por medio de pipas y se sustituye por un sistema de riego, el consumo del recurso disminuye a la mitad. Mediante un sistema automatizado, estamos hablando de 50 a 60 por ciento en el ahorro de agua”, explica Hassam Hamdan, gerente regional de Rain Bird, una empresa especializada en sistemas de riego.

El directivo explica que existen dos modalidades de dichos sistemas: aspersión y goteo. La aspersión se emplea para regar áreas más extensas mediante dispositivos que generan pequeñas gotas en forma de lluvia, mientras que el goteo es ideal para las áreas con una gran densidad de plantas relativamente altas, justo en el lugar donde se necesita el agua.

El experto comenta que los municipios que van a invertir en este tipo de dispositivos deben tener en cuenta el tipo de plantas que existen en sus áreas verdes o, en su caso, las que van a adquirir para sembrar en las plazas y jardines públicos.

“Es una forma de genera ahorros y de asegurar la inversión que ellos ya hicieron.

Si no se dispone de un sistema de riego, tienen que invertir constantemente en plantas cada vez que éstas mueren”, apunta, y agrega que la falta de previsión en este punto se ha vuelto una constante, de tal manera que hasta que el agua escasea es cuando comienzan a preocuparse por instalar sistemas de riego.

SOLUCIONES COMBINADAS

AspersorLos sistemas de riego disponibles en el mercado incluyen emisores, que son los dispositivos encargados de aplicar la cantidad exacta de agua a la planta; dependiendo del largo de la tubería se les pueden adaptar válvulas para que abran y cierren el paso del líquido. También incluyen sensores que miden la humedad, temperatura y variación climática de las áreas verdes, lo cual permite regular el paso del agua.

Asimismo, en función de la complejidad geográfica, hidrológica y la situación financiera de cada municipio, se pueden diseñar esquemas para hacer más eficiente el uso del agua de riego.

También es recomendable combinar sistemas de aspersión o goteo eficientes con otros métodos de distribución del agua, con el fin de regar las áreas verdes de manera más sustentable. Es el caso del municipio de León, Guanajuato, donde se han puesto en marcha dos proyectos para hacer más eficiente el riego de parques y jardines.

“A través del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de León iniciamos un proyecto para la instalación de plantas de tratamiento en los parques conectadas a la red de alcantarillado, de tal manera que ahí mismo se lleve a cabo el tratamiento del agua y a través de otra red sea posible regar el lugar”, explica el director de Medio Ambiente Sustentable de dicho municipio, Fidel García Granados.

El proyecto fue puesto en marcha en el Parque México de esa demarcación, en el que se invirtieron 4 millones 93 mil pesos para la construcción de una planta de tratamiento. Asimismo, el año pasado se aprobó la construcción de otra planta en la deportiva “Luis Rodríguez”, la cual se espera que a mediados de 2014 comience a operar. En este caso se invirtieron 6 millones 874 mil pesos. “Otra de las ventajas es que no hay gasto en el traslado del agua para riego, porque el tratamiento se lleva a cabo en la zona”, explica.

García Granados añade que otra forma de mejorar los sistemas de riego es mediante el uso del agua que no se utiliza en las plantas productoras de hielo, la cual es limpia, pero no cumple con los parámetros para el consumo humano. En este caso, el municipio sólo tiene que pagar el traslado del recurso a los depósitos para el sistema de riego.

“Hoy día tenemos un proyecto piloto mediante el cual disponemos de 80 metros cúbicos diarios de agua que se desecha de una fábrica de hielo. Con los modelos tradicionales de riego, por medio de pipas, el municipio tenía que pagar entre 250 y 270 pesos por viaje, pero gracias a esta innovación calculo que podemos llegar a disminuir de 200 mil a 300 mil pesos anuales el costo del riego”, comenta el funcionario.

ALGUNOS EJEMPLOS

Entre 2010 y 2013, el municipio de Tepechitlán, Zacatecas, invirtió en un nuevo sistema de riego automático para el parque “El Silencio”. El sistema cuenta con un dispositivo electrónico que sincroniza la distribución de agua que se almacena en un tanque a través de sensores y válvulas.

Para esta obra se destinaron más de 477 mil pesos, los cuales fueron aportados por los tres órdenes de gobierno y por el club de migrantes “Familias Unidas de Tepechitlán en Los Ángeles”, en California.

En Gómez Palacio, Durango, se instaló un sistema de riego en el camellón central del bulevar Rebollo y Acosta. Los dispositivos y la adquisición de plantas de ornato, pasto y la renovación de la imagen urbana del camellón tuvieron un costo de 3.2 millones de pesos (mdp). En la obra se utilizaron 300 aspersores, se construyeron tres cisternas y se colocaron bombas sumergibles.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: