Políticas para un municipio saludable

CorrerLos costos sociales e institucionales que se derivan de la creciente prevalencia de enfermedades no transmisibles representan una carga importante para la gestión pública. Esto lleva a la conclusión de que es importante establecer una estrategia municipal de prevención del sobrepeso y la obesidad, que son condiciones biológicas que preceden a la diabetes, a la hipertensión arterial, a enfermedades cardiovasculares y al colesterol elevado. Estas cuatro enfermedades representan más de 60 por ciento de las causas de muerte en México.

Después de realizar un análisis sobre cuáles son las acciones más costo-efectivas que se pueden desarrollar en una localidad, se diseñó un programa que por su bajo costo es accesible a la mayoría de los ayuntamientos. Éste se fundamenta en la utilización de la infraestructura ya existente, o en la implementación de instalaciones cuya construcción significa un menor costo y la motivación para que la sociedad civil se adueñe del proyecto.

UNA RECETA SENCILLA

Este tipo de políticas para el fomento de una buena salud se ha dado, por ejemplo, en el municipio de Saltillo, donde la administración local ha establecido acciones integrales junto con la sociedad civil. Las autoridades comenzaron con una ruta recreativa que consiste en la apertura de un espacio seguro en las calles para que las familias convivan y al mismo tiempo hagan actividad física. La ruta inició con el cierre de las calles principales a la circulación de vehículos en una longitud de siete kilómetros los domingos de ocho de la mañana a dos de la tarde. Se invitó a deportistas locales a que fueran los primeros en participar en el recorrido recreativo, motivando de esa manera a las familias.

También con la colaboración de la Fundación Mexicana para la Salud se han instalado gimnasios urbanos, que consisten en aparatos para diferentes ejercicios que se ubican en los parques, en la alameda o banquetas principales, donde la gente acude a lo largo del día a practicar ejercicio bajo la supervisión de un entrenador físico que les ayuda a establecer sus rutinas de acuerdo a su edad, sexo y estado de salud. Este concepto es muy popular en otros países donde las personas de la tercera edad son las que más aprovechan estas instalaciones.

Otra alternativa es el biblioparque, que se refiere a la transformación de terrenos baldíos de una zona marginada en un complejo deportivo y de estudio para la comunidad.

El biblioparque que se encuentra en Saltillo cuenta con campos de futbol americano, béisbol, futbol rápido, basquetbol, un espacio para ejercicios aeróbicos y un gimnasio urbano dentro de sus instalaciones.

También es sede de numerosos certámenes deportivos, tanto escolares como de alto rendimiento. El complejo cuenta con personal capacitado para asesorar a la población en las mejores rutinas para susalud y condición física.

EJEMPLO PARA TODOS

ComidaEl modelo piloto que se desarrolló en Saltillo es aplicable a cada municipio del país: donde se haya observado que la dieta no balanceada y la mínima actividad física están contribuyendo a aumentar el número de personas diabéticas, con hipertensión o con colesterol alto. Ahí existe una oportunidad de modificar esta tendencia moviendo a toda la población. La receta es sencilla y poco costosa, solamente requiere del liderazgo del presidente municipal y de la organización de los equipos de trabajo.

En la Fundación Mexicana para la Salud se está preparando un instructivo para ayudar a presidentes municipales a implementar un programa de actividad física que permita poner en marcha las acciones para, en un futuro, certificar asus municipios como activos y saludables.

Revertir el ambiente obeso génico mediante la modificación de la infraestructura urbana convirtiéndola en algo más amigable para la actividad física de la sociedad es el primer paso; sin embargo, hay que seguir trabajando en motivar a todos los grupos sociales de la comunidad para que participen en el cambio de estilo de vida y rompan con la tendencia de sedentarismo.

El Programa 5 Pasos, que forma parte de la estrategia nacional de salud, es una oportunidad para los gobiernos municipales, ya que con recomendaciones sencillas para la población induce al cambio del estilo de vida, no solamente en actividad física, sino también en hábitos de alimentación y en el consumo de agua, además de promover lavigilancia del peso y compartir la experiencia con la familia y amigos.

El efecto más importante que se logra es que, de manera coordinada, las autoridades, la sociedad civil y la iniciativa privada unan esfuerzos para establecer la meta de incrementar la actividad física en todos los ambientes: escuelas, lugares de trabajo, dependencias de gobierno, parques y calles.

Todas estas medidas iniciales están encaminadas a reducir el sedentarismo civil, que es uno de los principales factores de riesgo asociados con el incremento de enfermedades crónicas en la sociedad.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: